Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,248,626

HILERA DE CASAS O CALMECAC-Fragmento de la novela Daany Beedxe

Hits:7237

El recinto de Hilera de Casas era más grande que el de La Casa de los Jóvenes, aunque vivían ahí un menor número de personas. La institución poseía cuatro edificios entorno a la plaza, en el centro de ella había una construcción de medianas proporciones, de forma redonda y que estaba consagrada al Dios Serpiente Emplumada. En el edificio que servía de habitación había pequeñas celdas en las que vivían maestros, sacerdotes y alumnos, en ellas apenas había lugar para una base de piedra estucada, que servía para dormir, un pequeño baúl de madera y piel de venado, en la que se guardaban los escasos objetos personales, la habitación no tenía ventanas y tenía una pequeña entrada que servía de acceso, en la que existía una cortina de yute. Ahí la vida era en principio similar a la de la primera institución, las diferencias eran de fondo. En principio los grupos eran de cuatro jóvenes y la vida se desarrollaba más hacia el interior de la institución, dedicando gran parte del tiempo al estudio y al culto de los Dioses.

 

Cada año que entraban cuatro nuevos estudiantes al recinto de Hilera de Casas, se les asignaba un tutor entre los maestros, que tenía la responsabilidad del grupo en lo general y de cada estudiante en particular. El tutor tenía la obligación de conocer profundamente al aspirante, porque en su momento tendría el compromiso de solicitar, para beneficio de la comunidad; un lugar en el gobierno, la administración o en el sacerdocio. Ese año el tutor del grupo fue Serpiente de Fuego, uno de los maestros más sabios que había tenido la institución en su centenaria existencia.

Serpiente de Fuego era un hombre de apariencia juvenil, ligero, flexible y sobre todo, muy jovial. Sin embargo, su mirada era profunda y penetrante, parecía que tenía el poder de penetrar las mentes y los corazones, pero a pesar de esto, su mirada no era desafiante o peligrosa. El peso de su mirada, hacia misteriosamente que las personas se intranquilizaran en su interior. Era difícil calcularle la edad, se sabía que ya tenía más del atado de años, pero su cabello blanco, recordaba a esos jóvenes que encanece prematuramente.

 

Una de las características de la vida en Hilera de Casas, es que no existían las rutinas, salvo los cultos religiosos. La enseñanza y la vida misma, estaban diseñadas de tal forma, que todo resultaba imprevisible. Decían los maestros que con las rutinas el ser humano atrofia al espíritu y la mente; así que los jóvenes trabajaban, estudiaban y rendían culto a sus dioses, de noche o de día, lo mismo en la montaña que en el templo o en el salón de clases. Las actividades se dividían en tres partes equitativas: una para aprender el culto a los dioses, dirigida por los sacerdotes; otra para investigar la sabiduría de los Viejos Abuelos, asesorada por los maestros y, una tercera, para analizar y reflexionar los conocimientos adquiridos y su directa relación con ellos mismos, guiados individualmente por el tutor. La vida en esta institución, era perfecta y ajustada como la cuenta de los días y sin embargo, al mismo tiempo se sentía fresca y renovante.

 

En la institución Hilera de Casa escuela de altos estudios, donde se capacitaba a la élite, el fruto por florecer de la comunidad, se sentía "la mano" de los Viejos Abuelos. Las centenarias paredes emanaban sabiduría; cada piedra, cada norma, cada grabado, encontraban allí su lugar perfecto; el equilibrio y la armonía invitaban sutilmente al estudiante a llegar al centro profundo de sí mismo; balance perfecto entre espíritu y materia, entre el cielo y la tierra.

 

Serpiente de Fuego se reunió con los cuatro aspirantes y les dijo: "Jóvenes: preciosas plumas de quetzal, esperanza de nuestros queridos abuelos; a partir de hoy, todos seremos uno, yo seré su centro por breve tiempo. Todos juntos haremos una flor; a partir de hoy seremos "Cinco flor". Cada uno de ustedes será un pétalo de esta mágica flor; cada uno de ustedes será una dirección, un color, un elemento. La energía que desarrollen cada uno de ustedes, convergerá en el centro, punto en que yo estaré para regularla y en su caso equilibrarla. De su esfuerzo y de mi conducción, dependerá que la energía se mezcle equilibrada y suba en busca de los espacios luminosos de la conciencia humana, lugar de "La quinta posición"; o que por nuestra torpeza y descuido, caigamos en los abismos degradados de la estupidez humana. Esto es la maravilla de ser hombre, el prodigio de estar vivo y el desafío inconmensurable de la vida.

 

Es mi deber en esta primera plática con ustedes, ofrecerles a su corazón, estas viejas palabras de nuestros sabios abuelos, que desde tiempos inmemoriales se guardan en el corazón y en la lengua, de sus hijos, para que solo acabados los hombres en la tierra, se pueda borrar la memoria de estos sabios:

 

- "Los hombres lo preguntamos:

 

¿Acaso deberás se vive con raíz en la tierra? No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se quiebra, aunque sea oro se rompe, aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: sólo un poco percibo lo secreto, lo oculto: !Oh vosotros señores ¡Así somos, somos mortales, de cuatro en cuatro nosotros los hombres, todos habremos de morir en la tierra."" Ha bajado aquí a la tierra la muerte florida, se acerca ya aquí, en la Región del color rojo la inventaron quienes antes estuvieron con nosotros. Va elevándose el llanto, hacia allá son impedidas las gentes, en el interior del cielo hay cantos tristes,

con ellos va uno a la región donde de algún modo se existe."

 

Águila Nocturna sentía que en su interior todo se equilibraba. Las palabras de Serpiente de Fuego habían producido un efecto de bienestar interior. El espíritu de Águila Nocturna y la institución se afinaban en una sola nota, que reverberaba en todo su cuerpo y lo hacía vibrar como a un caracol marino. Serpiente de Fuego continuó diciéndoles a los aspirantes: - Amados hijos nuestros, ustedes son el fruto por florecer de la comunidad. Como el nopal que florece en su fruto, ustedes han florecido en la casa de los jóvenes y ahora son la esperanza de los Viejos Abuelos de que su espíritu continúe en esta su amada tierra. Ahora su responsabilidad es mayor, pues al tomar la decisión de estar aquí. Significa que están aptos para dar lo mejor de sí mismos; y dispuestos a todos los sacrificios y a la más rigurosa disciplina; Significa en una palabra, que están preparados para morir si es preciso, por respaldar la decisión que han tomado de conocer la sabiduría que nos han legado nuestros nobles antepasados; Porque ustedes queridos jóvenes, son la tuna del nopal con la esperanza de florecer. De esta noble institución que hoy les abre sus puertas, mañana saldrán los que han de servir al pueblo. No solo los conocimientos de la tinta negra y roja, no solo las matemáticas y la mecánica celeste bastan para servir al pueblo, acaso los más importante es la piedra preciosa que todos ustedes debe de pulir en su interior. La virtud es la que trasciende el conocimiento, porque la ciencia sin sabiduría nos conduce a la destrucción… a la muerte. Por ello su responsabilidad es doble y absoluta. Tienen que profundizar en la sabiduría de los Viejos Abuelos y al mismo tiempo florecer su corazón. Cuando estas dos cosas se hagan una solaen su interior, solo entonces podrá a aspirar a ser “el corazón del pueblo”, el esperado fruto florecido.”

A partir de ese día la vida de Águila Nocturna cobró mayor intensidad, el bienestar iba en aumento, la institución era lo que el espíritu de Águila Nocturna necesitaba, los muros de aquél recinto lo reconocía como parte de ellos.

 

La vida en Hilera de Casas era muy intensa y llena de obligaciones. Los sacerdotes y maestros harán más exigentes y rigurosos, que en La Casa de los Jóvenes. Los conocimientos que aquí se impartían, en principio versaban sobre lo aprendido en "La Casa de los Jóvenes", la diferencia es que en la nueva institución, a los jóvenes se les enseñaba con mayor profundidad y de manera más personalizada.

 

Los sacerdotes profundizaban sobre el sentido filosófico de la religión y sobre entendían que el rito, ya lo habían aprendido en La Casa de los Jóvenes. En una de las primeras sesiones de enseñanza Viento del Norte, el Supremo Sacerdote les habló así a los jóvenes:

"Es nuestro deber enseñarles a ustedes los augustos misterios de nuestra religión. Todo en el mundo tiene "forma y fondo". Todo está compuesto de una parte visible y otra parte invisible. La unidad está formada de un par complementario y opuesto. Así tenemos; el día y la noche, lo frío y lo caliente, lo positivo y lo negativo... la vida y la muerte. Los Viejos Abuelos, hace muchos atados de años, que hoy ya nadie puede recordar. Nos legaron nuestra religión. Patrimonio espiritual del pueblo. Instrumento que nos da equilibrio y guía, para hacer nuestro paso por la tierra más positivo. Nuestra religión guarda en su profundo seno, inconmensurables verdades y maravillosas normas de conducta, que le permiten al pueblo vivir en armonía y equilibrio, primero consigo mismo, después con los demás seres vivos del mundo, sean estos: astros, montañas, personas, animales, árboles o insectos. Porque para los Viejos Abuelos, todos los seres vivos del mundo somos iguales en tanto que: estamos vivos, sentimos y nos vamos a morir. De modo que nuestra religión es el camino dónde el espíritu encuentra el y el pueblo, el punto de comunicación de la espiración más genuina de su existencia. La religión es el legado de sabiduría de los Viejos Abuelos para el pueblo. Por ello los Viejos Abuelos nos dejaron los conocimientos entre los ritos y las historias, entre dioses y las parábolas. El conocimiento dado de una manera sencilla y simbólica, pero al mismo tiempo eficaz, que le permita al hombre dirigirse a su vida en busca del equilibrio y la trascendencia.

 

Por ello, se necesita de hombres preparados que conozcan el fondo y la forma de nuestra religión. Hombres que hayan asumido las enseñanzas de los dioses y la apliquen en la vida cotidiana. Hombres virtuosos y humildes, que estén dispuestos a dedicar su vida por completo y sin reservas, a la religión que un día nos dieron los sabios y Viejos Abuelos. Nuestra responsabilidad, es despertar en ustedes el sentimiento de amor y sacrificio por el desarrollo espiritual de nuestro pueblo. Será su responsabilidad, encontrar el camino florecido de su vida, para poder servir mejor a su pueblo y honrar la memoria de nuestros sabios antepasados Águila Nocturna entendió entonces la pasión milenaria de su pueblo por la religión. El profundo misticismo que envolvía todas las actividades de la vida cotidiana del pueblo. La religión estaba presente absolutamente en todo, y esto mismo era la expresión más pura de la espiritualidad; precisamente !la herencia más preciada de los Viejos Abuelos¡. De esta manera Águila Nocturna y sus compañeros, descubrieron a través de la instrucción, el trasfondo filosófico de su milenaria religión. Poco a poco, sin prisas, los jóvenes iban construyendo un templo a la sabiduría de los viejos abuelos en lo profundo de su corazón y al mismo tiempo, sin darse cuenta, se iba creando un sentimiento de responsabilidad y compromiso con el destino de su pueblo.

Viento del Norte les enseñó que atrás de cada dios, existía un valor o una verdad. Que los dioses eran símbolos metafóricos que ayudaban a través de los ritos a los seres humanos a orientar su existencia.

 

Que en verdad sólo existía un solo dios, que nadie lo creó, ya que él se inventó Así mismo. Este dios está en todas partes; es invisible e impalpable. Los Viejos Abuelos le decían "El Dueño del Cerca y del Junto", ya que siendo el dueño del espacio y la distancia, estando junto a todo, todo está también junto a él.

 

La primera representación humanizada de esta divinidad, era El Dios Dual, de donde se desprende: de los dos el Señor y de los dos La Señora. Entendiendo que toda unidad está constituida de un par complementario, masculino y femenino.

 

El conocimiento más importante que los sabios y Viejos Abuelos dejaron en la religión, es que todo en el mundo estaba constituido por dos clases de energía. Una es la energía aluminosa, que nos llega en principio del Sol. Esta energía arriba a la tierra en su estado más puro, como luz; pero que a través de condensaciones sucesivas va formando todo cuanto en la tierra vemos y tocamos: animales, vegetales y minerales.

 

La segunda energía, opuesta y complementaria a la primera; es la energía Espiritual, que es la que le imprime vida, la conciencia de ser, a la primera energía. Así, la energía espiritual hará la diferencia entre una piedra y un conejo; porque en principio los dos están constituidos de la misma energía, !la luminosa ! La diferencia radica en la energía espiritual que está depositada en la energía luminosa del conejo y que no está en la energía que conforma a la piedra. Este conocimiento los Viejos Abuelos lo representan en la religión, por medio de dos dioses; que son la estructura básica más importante, para entender el conocimiento antiguo. De esta manera, la energía luminosa está representada en el "Dios del Agua", porque el agua es más que la representación de la vida...! Es la vida misma ¡Al adorar al Dios del Agua, el pueblo está ponderando la importancia del fenómeno de la vida misma. Pero la energía, opuesta y complementaria, la energía espiritual está representada en “el Dios del Viento”, en tanto que representa el soplo divino; es el que le otorga a la conciencia a la energía lumínica, produciendo el fenómeno de la “vida” tal y como lo entendemos los seres humanos.

 

De esta manera el Dios de la Lluvia y el Dios del Viento, serán en la religión de los Viejos Abuelos, el par complementario y al mismo tiempo opuesto. Generadores del maravilloso fenómeno de la vida, en todas sus expresiones inimaginables en la tierra.

 

Como toda la sabiduría de los Viejos Abuelos, ellos la supieron adaptar a la naturaleza. De modo que siendo atento observador, el ser humano encontraba en la naturaleza a la maestra ejemplar y perfecta. Así la lluvia es siempre precedida y anunciada, por el viento. De la misma manera que la vida, es precedida del soplo divino de la conciencia.

 

El objetivo de la vida, es llegar a la trascendencia espiritual de la existencia. El Dios del Viento tiene una importancia suprema en la religión y en la vida del pueblo. La propia institución Hilera de Casas está bajo su protección. El Dios del Viento tiene otra advocación, es conocido también como "La Serpiente Emplumada".

 

La sabiduría misma de los Viejos Abuelos, está representada por "La Serpiente Emplumada", pues no solamente posibilitó la creación de los hombres de este quinto Sol en el que vivimos y le dio su alimento, sino es quien le ha dado a la humanidad, todos los conocimientos que hacen posible su existencia.

 

Este fue uno de los conocimientos que más cimbró a Águila Nocturna; pues por una parte, entendió la forma de ser y sentir de su pueblo que es, total y absolutamente ESPIRITUAL; y por otra, entendió por qué en todas partes su pueblo representaba la figura de la Serpiente Emplumada; lo mismo en los sencillos bordados de las prendas de vestir, que en los libros de la tinta negra y roja, o en las impresionantes esculturas y bellos grabados en piedra, de los edificios públicos.

_____________________

La novela la puede bajar completa y gratuitamente de:

http://toltecayotl.org/tolteca/index.php/2014-03-30-23-46-16/libros/401-daany-bexe

 

Buscar