EN LOS LABERINTOS DE LA IDENTIDAD

Hits:2669

Los ciudadanos de este país, como dijo Octavio Paz, nos encontramos atrapados en un “Laberinto de la Soledad”. Sorprende una nación con orígenes milenarios, poblada por diversos pueblos y culturas ancestrales que exudan maravillosos y diversos “elementos culturales”, y que, en su esencia más íntima, sufran tan obsesivamente los estragos de no tener certeza de su identidad.

 

Esta falta de sustento, de cimiento, de raíz, entra en contradicción al contemplar los vestigios ancestrales de una de las seis civilizaciones con origen autónomo más antiguas del planeta. Con sus vigorosas culturas populares y la prodigiosa cultura de apropiación de elementos culturales de otros pueblos y que hoy forman parte indisoluble de su ser, el mexicano vaga a tropezones en busca de una identidad perdida en el plano consiente, pero que se mantiene vigorosa y acendrada en los sótanos del inconsciente colectivo.

Una probable explicación podría ser, por una parte la implantación, a sangre y fuego, de la pérdida de las lenguas, la memoria histórica, los conocimientos, los espacios y la espiritualidad (la Quíntuple Recuperación de Leonel Durán) de los pueblos anahuacas por el sistema colonial durante tres siglos. Y la otra, que en los dos últimos siglos del periodo Neocolonial de la ideología criolla, a la mayoría del pueblo que es mestizo cultural y racialmente, se ha hecho pensar que el mestizaje es reprochable, negativo y vergonzante.

Reprochable, porque el símbolo oficial del mestizaje es Martín Cortés “el bastardo”, hijo del conquistador-violador y de la traidora violada. El mestizo no es reconocido por el padre quien tuvo a otro hijo con su esposa española a quien también llamo “Martín Cortés”, pero este reconocido como “El marqués del Valle de Oaxaca”.

Negativo, porque en el sistema de castas neocolonial encubierto hipócritamente, el mestizo es “de poco pelo y de baja monta”. Es decir, porque si bien se expulsó a los gachupines en 1821 con la sangre de indígenas y mestizos, los criollos pasaron a ocupar su lugar en el poder económico, político, social, religioso y cultural. El mestizo, como dijo la hija del Presidente Peña, es “la prole”, los indios, los morenitos, nacos, prietos, y ahora son los proletarios del país.

Vergonzante, porque los nuevos explotadores a través de “la ideología criolla”, han hecho sentir al mestizo que existe una supuesta superioridad en el color claro de la piel, en el fenotipo europeo, en los modelos y arquetipos de “su cultura madre o madre patria”.

De esta manera el mestizo “desculturizado” se auto inferioriza, se siente impotente e inseguro. Se trata de disfrazar como su opresor/explotador, se pinta el cabello de rubio, usa cremas supuestamente “blanqueadoras”, se inventa antepasados extranjeros, olvida y huye de sus tradiciones y sus costumbres.

Como lo definió Guillermo Bonfil, en la búsqueda de una nueva identidad el mestizo queda como “indio-desindianizado”, es decir, trata de borrar/ocultar su identidad primigenia y busca un “nuevo rostro”. En la Colonia fue el del gachupín, en el siglo XIX fue el francés y en el siglo XX el gringo.

El mestizo desculturizado (moderno), se quedó como “el perro de las dos tortas”. Sin la riqueza de la cultura ancestral indígena y sin poder asumir como “propia-suya”, la cultura europea. La ideología criolla la ha educado como “extranjero inculto en su propia tierra”. Despreciando lo indígena y siendo rechazado por los extranjeros avecindados. Desarraigado, sin raíz, sin lengua, sin tradiciones y costumbres ancestrales. Aferrado a una modernidad cambiante e inasible, tomando de los medios masivos sus modelos, modas y arquetipos. Suspendido en la nebulosa y confusa marea del consumo chatarra y pirata. Vulgar, mal educado, grosero, sucio, abusivo, irrespetuoso, pendenciero y bravucón (“así nos quieren, así nos necesitan”); vaga perdido y desolado en el laberinto de imágenes y valores ajenos, buscando un rostro propio en “el otro”. Incapaz de dirigir su mirada a su ser interior, impedido de reconocerse a sí mismo por la carga de prejuicios cinco centenarios de su “ser”. Masa amorfa envilecida, mirando siempre “hacia afuera” en búsqueda de su identidad negada. “Así nos quieren, así nos necesitan”.

Buscar
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,186,545