Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,476,951

USTED...¿PARA QUÉ VIVE?

Hits:3749

La conciencia de Ser, es un gran logro para una persona del mundo moderno. En efecto, el Estado Moderno necesita de ciudadanos inconscientes, enajenados, consumistas e individualistas. El Objetivo del Estado Moderno es la creación de la riqueza, en el supuesto que, la riqueza, resolverá todos los problemas de la sociedad y del individuo.

Estados Unidos es el primer país del mundo. Antes de 1776 no existían los estados nación. Este concepto surge de la necesidad de crear un “nuevo orden mundial” dirigido por “los dueños del dinero”. Las monarquías europeas serán derrocadas y en su lugar se implantarán repúblicas, en donde el Mercado diseñará la nueva forma de vivir. Los pueblos dejarán sus tradicionales formas de vivir e iniciarán la ruta de la “modernidad”. La creación de la riqueza será el objetivo de los gobiernos, las familias y las personas. Para que la economía crezca se requerirá que los ciudadanos produzcan y consuman. Ese fue el principio.

El ser humano dejó de vivir de acuerdo a como habían vivido sus padres, abuelos y tatarabuelos por centurias. La “vida moderna” requería dejar atrás la vida tradicional, es decir, dejar de producir su propio alimento, educar en el seno de la familia, practicar una religión y encontrar la felicidad existencial en “la tradicional forma de vivir” de su comunidad.

El ciudadano moderno tendrá que trabajar fuera de su casa, de su pueblo, e incorporase a las nacientes ciudades en donde se encontraban las fábricas, los grandes talleres, los comercios o regiones mineras. Tendrá que rentar, comprar su alimento e incorporarse a “la vida moderna”, es decir, comprar lo que el mercado le ofrece. Los niños tendrán que ir a la recién creada escuela, para que sean instruidos con conocimientos que les permita incorporarse al naciente “mercado de trabajo”. Las escuelas y la “educación” en el mundo moderno no pretenden FORMAR y preparar para la vida, sino capacitar a los futuros empleados, obreros y profesionistas, que la modernidad requería para hacer más y más dinero.
 
Del siglo XIX al siglo XXI, primero en Europa y Estados Unidos, y después, en todos los países recién creados como periferia de los países generadores de la modernidad, caerán en el dominio de “las fuerzas del Mercado”. Las democracias serán compradas y dirigidas por las fuerzas económicas. Los gobiernos pasarán a ser empleados del capital, los ciudadanos pasarán a ser consumidores y sus diferencias estarán determinadas por su capacidad de consumo.

Poco a poco, la modernidad irá corroyendo las milenarias formas de vida en todo el planeta. Las religiones y sus fieles irán menguando. Las fiestas, tradiciones, usos y costumbres, también irán, poco a poco, “desapareciendo” para  modernizarse y homogenizarse en rituales de consumo, los Valores ancestrales serán remplazados por “valores comerciales”. Las formas de producción tradicionales, de alimentación, de salud, de vestido, de insumos domésticos, etc., irán desapareciendo, por formas modernas de producción-consumo intensiva y masificada, sea con la agroindustria, el mono cultivo, la fábrica o las mega empresas trasnacionales.

El ciudadano moderno irá perdiendo su forma de vivir ancestral y se atrapará en una enloquecida y siniestra carrera por el consumo, que llegará a niveles de la deshumanización total. El dinero sobre cualquier valor y el consumo como la felicidad suprema. Como una droga, irá creciendo su adicción en la medida del “consumo”. El imperio del “Becerro de Oro”.

Pues bien, amble lector, toda esta reflexión para llegar a la conclusión de que, el ser humano moderno, VIVE PARA HACER MÁS RICOS A LOS DUEÑOS DEL DINERO. La vida moderna, llena de trabajo, compra y pago, de artículos y productos que no necesitamos, pero que nos dan la sensación efímera de realización existencial: una lujosa casa, un auto, ropa de marca, sitios “de lujo”, tiendas de prestigio, tecnología de punta y la permanente compra irracional de “cositas” que no sirven para nada, es la forma en la que los dueños del dinero…hacen más dinero.

El ser humano moderno es un objeto para hacer dinero, para eso está diseñada su vida…”moderna”. Usted, qué piensa.

Buscar