Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,597,319

LA INTELIGENCIA Y LA TOLTECÁYOTL. 2/2

Hits:740

LA INTELIGENCIA Y LA TOLTECÁYOTL. 2/2
Por: "tlahuilcoatl toltecayotl
Segunda Parte.
Junto con la resiliencia vienen las capacidades de residir a la paradoja, no vivirse en el extremo, evitar apresurarse, darle el tiempo justo a cada cosa, ser paciente, contemplar y evitar proyectar la realidad en el deseo propio. La psicología ?moderna? considera algunos de estos atributos como aspectos estructurales de la inteligencia.
En definitiva, para el mundo de la Toltecayotl el guerrero interno se desarrolla con prácticas y conocimientos que le posibilitan la integración de sus polaridades, entender su naturaleza humana y comprender un Universo dual para que logre el fin último de la vida que es mantenerse en equilibrio. Este equilibrio es acompañado de un profundo autoconocimiento para que los defectos y pasiones propias no sean los ejes determinantes de la personalidad y así lograr que afloren los talentos, cualidades y atributos espirituales que surgen con todas nuestras relaciones.
Quien logra hacer florecer su corazón y alcanza al equilibrio desde esta perspectiva de la Toltecayotl puede ser considerado un Tlamatini, o sea un verdadero sabio y conocedor que tiene la capacidad de hacer congruente su vida interna con su vida externa, entendiendo la impermanencia de las cosas, contemplando la realidad desde los sentidos internos y sacrificar su corazón dándose al servicio de sus semejantes.

Por lo tanto, un Tlamatini es aquella persona que pone en funcionamiento sus capacidades múltiples con el propósito de darle el sentido y justo lugar a cada cosa y cada evento de la vida. Si esto lográramos traducirlo a los términos con los que hoy se maneja la ciencia ?moderna? en las diversas ramas de la psicología diríamos que es una persona sumamente inteligente.
Como podemos ver, para muchos de nosotros en el intento de descolonizar nuestra mente consideramos imprescindible voltear, mirar y situar la atención en nuestra filosofía ancestral, en nuestra herencia cultural porque en ella hay un conocimiento que aún no hemos explorado en su totalidad y que tiene todos los elementos para crear un puente que conecte a esta humanidad desubicada y doliente con una forma de vida que tenga un sentido y un propósito verdadero que no es otro más que formar un rostro propio y un corazón verdadero. Así lo aprendimos de nuestras sagradas tradiciones y así hacemos nuestro mejor intento.
El error mas frecuente que comete la ciencia moderna gira en torno a considerar que lo antiguo es retrógrada, simplista y sustentado en la mera superstición, sin embargo esa es la gran evidencia de nuestra profunda ignorancia por dos razones, la primera porque desconocemos e ignoramos la esencia de la Toltecayotl y la segunda porque dejamos de considerar que nosotros venimos de lo antiguo, que somos el resultado de todo aquello que dejaron para nosotros nuestros ancestros.
En la Toltecayotl está el profundo conocimiento de La Vida y del Ser Interno, el profundo conocimiento de la esencia dual con la cual está estructurado el Universo y fue precisamente éste el conocimiento que posibilitó que nuestros sabios abuelos de Anahuac pudiera vivir en equilibrio y armonía durante más de mil años en lo que se ha denominado el periodo clásico.
Hoy día con nuestra ciencia y desarrollo de tecnología estamos encaminados con toda seguridad a la devastación de nuestro entorno, la destrucción de nuestras relaciones y el absoluto desequilibrio de nuestro ser interno, por lo tanto nuestra capacidad intelectual está muy limitada al estar centrada en el desarrollo de aspectos sumamente básicos y fundamentales que fortalecen al animal racional.
Es tiempo de mirar a nuestro origen porque ahí está nuestra verdadera esencia y el conocimiento que tarde o temprano tendremos que retomar para darle sentido a esta humanidad. En lo particular yo sí creo en la humanidad y estoy seguro que daremos paso a un nuevo Sol que nos alumbre, tal vez este despertar se dará después de un proceso de mucho dolor porque, a fin de cuentas, vivimos determinados por nuestras polaridades y rodeados de un Universo dual.

Buscar