Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,142,472

LA DEMOCRACIA? a la barandilla

Hits:6321

LA DEMOCRACIA? a la barandilla
La democracia, entendida como la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes, es muy antigua y nace en las civilizaciones más antiguas de la humanidad. Sin embargo, el sistema trata de hacer creer que la democracia es el juego de los partidos políticos y los políticos, cuando el término democracia se refiere a una forma de gobernar y administrar a un pueblo. Han existido muchas democracias sin los partidos y los políticos en la historia de la humanidad.
En el Anáhuac, la democracia participativa tolteca, ya se aplicaba por lo menos en el 1500 aC. con la llamada cultura olmeca, y representa la democracia más antigua y en funciones del mundo. Solo en Oaxaca existen 417 municipios que se rigen por sus principios de la Asamblea y el mandar obedeciendo. La democracia tolteca es comunitaria en donde los ciudadanos sirven al bien común, sin recibir remuneración alguna.

El pensamiento colonizado hegemónico, hace creer a las personas que la democracia es de origen griego. Totalmente falso. Por principio, la cultura griega no es de origen autónomo, de hecho, los propios filósofos y pensadores griegos reconocen que el conocimiento, ellos lo tomaron de Egipto y Mesopotamia. La democracia griega es de los patricios y para los patricios. En la República de Platón, el filósofo señala que una república debía tener un pueblo esclavo para su servicio. En la democracia griega ni siquiera participaban las mujeres. En esta democracia el pueblo esclavo es parte fundamental para que los patricios puedan dedicarse a la guerra, el comercio y la política.

Esta reflexión pretende analizar la inutilidad de los políticos y el gran perjuicio que le representan al pueblo y la nación, porque fueron creados para servir a los dueños del dinero. En efecto, la democracia impuesta por los mega banqueros, los dueños de la Reserva Federal, el banco privado que vende los dólares al mundo, es una democracia para servir a las ?personas morales?.

Así es, estimado lector, en el mundo de la economía y el derecho, solo existen dos clases de personas: las físicas y las morales. Las leyes, el sistema de impartición de justicia, la política, los partidos políticos y desde luego, los políticos, fueron creados para garantizar el desarrollo, bienestar y libertad de las ?personas morales?.

Los ricos de Europa, fundamentalmente, los banqueros, financiaron y conspiraron para la destrucción de las monarquías. Ellos lucharon para ejercer ?La libertad, la igualdad y la fraternidad? entre los patricios, o sea, los ricos de siempre, que estaban hartos de estar sujetos a las monarquías. Los banqueros tenían en dinero y el poder económico, pero no el poder y el gobierno.

LA DEMOCRACIA? a la barandilla



Pero ellos, son muy astutos, y en el Nuevo Orden Mundial (capitalismo), que inició con la supuesta ?Revolución Francesa?, crearon ?los derechos del hombre y del ciudadano? en 1789, pero, inmediatamente crearon las personas físicas y las personas morales, es decir, les dieron la categoría de ser ciudadanas a las empresas.

Pero su ambición y perversidad no paró ahí, porque crearon las sociedades anónimas y las de capital variable o limitado, para no dar la cara y evadir responsabilidades. Los verdaderamente ricos y poderosos aprecian y cuidan mucho su anonimato.

Para operar este nuevo orden, necesitaban tener ?operadores? que se ensucien por los intereses de ellos, y es aquí en donde aparecen, por primera vez en la historia del mundo, ?los políticos y sus partidos?. La gente desechable, sinvergüenza, corrupta, simuladora, que trabajará por los intereses de los ricos, luchando, sin ideología, sin bandera, siempre dispuestos a ?trepar? al poder, por el medio que sea.
Los partidos políticos son realmente empresas o carteles que tienen como finalidad, dividir y enfrentar a los ciudadanos, para que el poder económico sea más fuerte y no tenga resistencias o fuerzas de nivel que se opongan a sus intereses. Mientras los ciudadanos crean que los partidos políticos pueden recoger sus demandas y luchar por ellas, se inmoviliza al pueblo, se neutraliza la organización comunitaria.
Y, déjeme decirle, amable lector, que los políticos y sus amos, crean, recrean y refuerzan la narrativa, de que la política nació con el ser humano, que el ser humano es un ser político por naturaleza, pero eso es falso. En la verdadera historia de la humanidad, no han existido los políticos, en los imperios, reinos, sultanatos, federaciones y confederaciones, han existido líderes y estadistas, más no políticos. Porque en la democracia, el pueblo no necesita de intermediarios que lo representen. En la democracia tolteca ancestral del Anáhuac, en el sistema de cargos de las comunidades, no se necesitan políticos, porque es el mismo pueblo, con su servicio a la comunidad y la Asamblea, el que se gobierna a sí mismo, la Asamblea toma la decisión y la autoridad manda obedeciendo.

La democracia tolteca durante por lo menos 3500 años, ha creado un sabio sistema de capacitación, entrenamiento y selección de ciudadanos en el servicio. Desde adolescentes prestan su tequio en el cabildo y poco a poco, van aprendiendo la administración comunitaria, conociendo los usos y costumbres de gobernar, y a lo largo del tiempo y su servicio, adquieren experiencia en cargos que cada vez requieren mayor experiencia y atributos para servir eficientemente al pueblo. De esta manera se forman los cuadros dirigentes, que no políticos.

En México los políticos crean puestos e instituciones políticas a manos llenas, saturadas de corrupción e incapacidad, se sirven del pueblo y usan el erario para robar y darse vida de sultanes, con la venia y complicidad de sus amos los grandes dueños del dinero.

Para qué le sirven al pueblo los diputados federales y estatales, así como los senadores, el INE y todas esas instituciones pantalla. Para nada. No solo es un gasto inútil, sino que ellos sirven a las empresas para que las leyes beneficien a los ricos y perjudiquen a los pueblos y consumidores. ¿Para qué sirven los partidos políticos?, solo para simular y medrar del pueblo y de la nación.

Los diputados federales y locales son cabilderos del poder económico. No tienen contacto con sus votantes, no conocen ni vistan los supuestos distritos que representan. Apenas llegan a la diputación, inmediatamente están buscando el siguiente puesto en el acenso político del sistema. Son verdaderos parásitos.

El mejor ejemplo es la realidad que vivimos. ¿Qué son en verdad el PRI, PAN y PRD? A quiénes sirvieron. Pero el ejemplo más patético es Morena, quiénes la integran en las cúpulas estatales y en la nacional, son los mismos gatos, pero revolcados, sus amos son los mismos, las grandes corporaciones nacionales y extranjeras. Vean como se están pelando como hienas por la sucesión, están usando las mismas viejas prácticas políticas de cloaca tercermundista. Este circo y sus payasos es de los ricos.

Se necesita la democracia comunitaria, necesitamos aprender del pasado y de las comunidades anahuacas. Se requiere que el servicio al pueblo sea sin remuneración alguna. Se necesita que la democracia se arme de abajo hacia arriba. Es urgente la organización comunitaria, por pequeñas comunidades, municipios, regiones, se requiere que las bases sociales sean representadas por su propia gente. De menor a mayor, sin dinero o prebendas de por medio. Los políticos son un cáncer para la nación y una carga para el pueblo. Educayotl AC. Descolonizar es dignificar. www.toltecayotl.org

Buscar