Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,863,536

EL OUTSOURCING HERENCIA COLONIAL

Hits:1673

EL OUTSOURCING HERENCIA COLONIAL
Tres dogmas coloniales para hacer legal y cristiana la explotación de los pueblos invadidos y la depredación de sus recursos naturales.
Las premisas para justificar e imponer el sistema colonial, es decir, la explotación deshumanizada de los invadidos y la depredación de sus recursos naturales fue: afirmar que no tenían alma y por tal no eran seres humanos, establecer que eran pueblos guerreros, salvajes y caníbales, decretar que su cultura era demoniaca e idolátrica. Con estos tres dogmas coloniales, se inició uno de los peores crímenes de lesa humanidad del planeta desde el siglo XVI hasta nuestros días.

EL OUTSOURCING HERENCIA COLONIALLos empresarios nacionales y las empresas transnacionales se unen para negociar e impedir la erradicación del trabajo subcontratado que es la explotación inmisericorde y deshumanizada del trabajador. Es decir, empleos de hambre, sin prestaciones, sin vacaciones, sin antigüedad, sin aguinaldo y sin reparto de utilidades.

Esta aborrecible práctica no es utilizada por los pequeños y medianos empresarios y comerciantes, es una estrategia de explotación de las grandes empresas y en algunos sectores gubernamentales.
Quien tiene el capital, quiere imponer las condiciones y estar por encima de los demás y del propio gobierno. Los grandes empresarios pretenden ?negociar? con el gobierno los derechos más esenciales del trabajador. Ellos evaden de muchas formas el pago de los impuestos. Pareciera que, entre más grande es una empresa, más derechos pretende abrogarse, no solamente las empresas trasnacionales, sino también las mega empresas nacionales.

Esto nos lleva a la reflexión filosófica sobre la verdadera naturaleza de las sociedades modernas y la importancia del dinero. El rico tiene el control social, legal y hasta político de las sociedades modernas. El dinero pretende estar por encima de la Constitución y los empresarios pretenden estar por encima del gobierno y del pueblo.

Qué clase de seres humanos, -si es que lo son-, puede carecer de sentimientos y conciencia para explotar a otro ser humano, hasta llevarlo a la miseria, para quitarle lo que por justicia es fruto de su trabajo. Estas ?personas?, no tienen conciencia social ni responsabilidad histórica y menos llenadera, entre más tienen más quieren. Carecen no solo de alma, sino de amor a este país y su pueblo. Sus sagradas ganancias inmorales están por encima del bien común, de el bienestar de sus trabajadores, sus familias y de la nación.

El individualismo extremo de estos empresarios y los altos directivos, es suicida, irracional y deshumanizado, con un cinismo esquizoide, comparable solo a la de los funcionarios que se corrompen con ellos, robando al erario sumas de miles de millones de pesos. Para qué quieren tener tanto dinero a cambio de la pobreza y sufrimiento de millones de trabajadores y sus familias.
No pagan lo justo, no dan prestaciones, sus empresas son pobres y los dueños son ricos, evaden pagar impuestos, en muchos casos sus empresas son altamente contaminantes y cuando causan accidentes como el del Río Sonora, se resisten a pagar los gastos de limpieza y las compensaciones a los afectados y a las poblaciones.

Las empresas mineras son un ejemplo del vandalismo, la depredación y el saqueo a la nación. Pagan pocos impuestos, extraen riqueza de la nación y se niegan a generar bienestar en las regiones en donde operan. No solo es la contaminación y la creación de polos de pobreza, sino que, llegan al extremo, de tener verdaderos ejércitos de asesinos y extorsionadores, que operan en contubernio con las corruptas autoridades locales, como el caso de la desaparición de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa. Las grandes empresas en la provincia mexicana están destruyendo el tejido social, la cultura popular y crean regiones donde no existe el Estado de derecho.

En síntesis, los empresarios tratan de negociar que se reduzca o desaparezca el reparto de utilidades para 11 millones de trabajadores, es decir, para que, aproximadamente 44 millones de mexicanos vean mermados sus, ya escasos, ingresos familiares, si pensamos que cada trabajador integra una familia de cuatro personas.

Los empresarios aducen que con la entrega de utilidades y sin el outsourcing ?pierden competitividad?. Amble lector, de la miopía e insensibilidad de estas ?personas? se construye el mundo en el que vivimos. Sus antivalores, es decir, la mezquindad, la inconsciencia, la avaricia y la irresponsabilidad social e histórica, forman la cultura de la Modernidad. El problema se hace más grande, cuando mucha gente común, piensa y actúa igual que estos empresarios. Necesitamos romper la inercia de la Colonia que sigue dictando nuestra relaciones económicas, políticas y sociales en pleno siglo XXI.
La mayoría de las grandes empresas son extranjeras y los empresarios nacionales más poderosos son criollos, 16 familias tienen el dinero suficiente para pagar la deuda externa. Los pobres son decenas de millones de mestizos desculturizados y los 12 millones que viven en la pobreza extrema son anahuacas. Amable lector, como ve usted, estamos exactamente igual que en la Colonia. Educayotl AC. Descolonizar es dignificar.

Buscar