CABALLERO DON DINERO

La humanidad hoy más que nunca esta corriendo un grave riesgo de destrucción. El proyecto civilizador que ha dirigido Occidente desde el siglo XVI esta llegando a sus límites. El culto a la materia, el comercio y la guerra, que ha movido a los europeos en estos 5 siglos, no sólo tiene al borde del colapso al planeta, sino a los seres humanos.

 

En efecto, los valores universales de el mundo y la vida, que por más de 9500 años dirigieron el desarrollo de los pueblos, fue cambiado a partí de la expansión ideológica, política, económica y culturalmente de los europeos.

 

Los problemas de contaminación son un efecto de la destrucción de los valores internos de los seres humanos. La explotación irracional de la naturaleza en favor de una industrialización salvaje, la implantación del neoliberalismo, así como la globalización económica, son los resultados de la perdida del sentido espiritual de la vida. Hoy en día a las naciones como a los individuos lo único que les importa es el dinero... a cualquier precio.

En estos momentos tal vez valdría la pena pensar que nuestros Viejos Abuelos no inventaron ni usaron la moneda. Esto podría pensarse de manera simplista como una falta de ¿desarrollo?, sin embargo podría no serlo. Los antiguos mexicanos son una de las civilizaciones más antiguas e importantes de la humanidad. Desarrollaron el conocimiento humano a planos que hoy, nos es difícil entender. Fundamentalmente porque su campo primordial era el espiritual y no el material.

 

¿Qué podría significar que los Viejos Abuelos no usaran la moneda?. En principio que no la necesitaban. Y sí no la necesitaban era porque su proyecto humano de desarrollo no estaba sustentado ni en la guerra ni en el consumo.

 

Hoy en día, en las comunidades indígenas y campesinas, la circulación de la moneda es más restringida que en las ciudades. El trueque y la cultura de austeridad y frugalidad, son a pesar de la T.V. y las empresas de productos y alimentos chatarra, debido en gran medida a la herencia cultural de miles de años.

 

Que los antiguos mexicanos no iniciaran la creación de un “valor de cambio” sino hasta los últimos cien años antes de la llegada de los españoles, revela que su sociedad no estaba fundamentada en los valores materiales del mundo. Sería muy probable que si nuestra civilización, que inició aproximadamente 6000 años antes de Cristo, hubiera necesitado de la moneda, la habrían inventado y probablemente a la llegada de los españoles !los hubieran recibido con tarjetas de crédito!

 

No existió la moneda en los 7400 años de desarrollo cultural endógeno del México Antiguo, sencillamente porque no estaba en los valores y necesidades de nuestros antepasados. ¿Eso es una deficiencia?, por supuesto que no. Por el contrario, bien podría ser tomado como un elemento más de su alto desarrollo civilizatorio. Imagínese usted, amable lector, que para construir Monte Alban a lo largo de 1400 años, nuestros antepasados no usaron la moneda. ¿No le parece maravilloso?

 

Hoy en nuestros días, en el Mercado de Abastos se sigue practicando el trueque o el “feriado” entre los más humildes comerciantes, que llegan de los pueblos a vender sus productos que ellos mismos producen.

 

Si los mexicanos no fuéramos “extranjeros incultos en nuestra propia tierra”, valoraríamos con mayor profundidad estas formas culturales que han sobrevivido a lo largo de 8 mil años y que en verdad, nos dan “un rostro propio y un corazón verdadero”.

Buscar
Visitantes

26,901,744