Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,801,541

LA MILENARIA CULTURA NAHUA Y LA RECIENTE CULTURA MEXICA 1/4

Hits:355

LA MILENARIA CULTURA NAHUA Y LA RECIENTE  CULTURA MEXICA 1/4
La civilización del Anáhuac, en tiempo y espacios diferentes, fue enriquecida por muchas culturas diversas, pero todas unidas por una misma raíz, que las unificó en una sola matriz epistémica que en lengua náhuatl se llama Toltecáyotl, pero que, en cada una de las ancestrales tuvo su propio nombre. Actualmente el Estado mexicano reconoce la existencia de 68 culturas ancestrales, sin embargo, existen culturas no reconocidas pero que siguen en su lucha de resistencia, como los dneé apaches, y los numunuu o comanches.
Por sus vestigios materiales tenemos algunas culturas más conocidas, especialmente por la publicidad turística, pero no más importantes, porque para el Anáhuac, uno de los logros más importantes fue ?la unidad en la diversidad?. Es decir, el hecho de no construir centenarias edificaciones, pintar códices o esculpir espectaculares estelas e impresionantes monolitos, no significa que no conocían y utilizaban la milenaria sabiduría, que no contaran con personas de conocimiento ancestral y que no estuvieran en contacto con los pueblos del Sur.

Sin embargo, actualmente son muy conocidas a nivel mundial las culturas maya y mexica. La primera por las investigaciones de las universidades e instituciones extranjeras, que han venido financiando y realizando los trabajos de exploración, rescate arqueológico e investigación han difundido profusamente sus hallazgos. La cultura mexica es importante, porque el Estado mexicano la usa institucionalmente como símbolo del pasado ?prehispánico? de México. Existen otras culturas menos difundidas por el Estado, y que en general, son usadas como atracción turística, más como un plus para atraer al turismo, como son las culturas olmeca, zapoteca, olmeca, purépecha, y totonaca. De ellas, se utiliza el patrimonio cultural tangible, pero se desatiende el patrimonio cultural intangible. Las culturas son usadas para la materia turística, es decir, atracciones como zonas arqueológicas y museos; no como valiosos instrumentos para reforzar la memoria histórica y la identidad cultural ancestral del pueblo.


La cultura mexica, que ha sido utilizada como un instrumento de neocolonización del Estado mexicano, para hacer creer al pueblo, que fue la cultura más importante, de lo que ellos llaman colonizadamente ?historia prehispánica?. Con esta estrategia pretenden diluir la existencia e importancia, no solo de las otras culturas, sino que, además, desparezca de la memoria del pueblo los miles de años de los periodos Preclásico, con casi ocho mil años y el periodo Clásico con más de mil años.

LA MILENARIA CULTURA NAHUA Y LA RECIENTE  CULTURA MEXICA 1/4


El proyecto de identidad del Estado mexicano pretende reducir la milenaria historia del país a menos de dos siglos de la cultura mexica (1325-1521), justificando el nombre indebido que arbitrariamente le pusieron un puñado de criollos y gachupines en 1824, al bautizar su nuevo país como México, inspirándose en el título del primer libro formal de historia, publicado en 1780, titulado ?Historia Antigua de México?, por el padre e ideólogo del criollismo, el jesuita Francisco Javier Clavijero.
El proyecto de país fue, desde un principio ir contra la pluralidad y diversidad milenaria. Los criollos han diseñado ?su país?, con estas características: mono cultural y mono lingüístico. Con una sola nacionalidad, una sola lengua, una sola identidad, una única religión; y es, justamente aquí, donde entra la idea de que todos los ciudadanos son mexicanos, es decir, descendientes de los mexicas, desapareciendo el milenario nombre que siempre tuvo esta tierra de Anáhuac, y contribuyendo a la desinformación sobre el origen de una misma identidad civilizatoria de todos los pueblos y culturas.

El hecho de que el país se llame México impone, el no reconocimiento de la existencia de una milenaria civilización, con un sistema de conocimiento asombroso y extraordinario que ha contribuido en gran medida al conocimiento y bienestar humano, como es la invención del maíz, la cuenta perfecta del tiempo, el chocolate, la milpa, la primera matriz de cálculo el Nepohualzinzin, el primer sistema de educación pública y la más antigua democracia participativa en funciones hasta la actualidad, llamada despectivamente por la cultura dominante ?sistema de cargos?, que se ejerce cotidianamente en cientos de municipios anahuacas del país, por citar solo algunos de sus impresionantes logros.
Pero, sobre todo, que mantiene los dogmas coloniales que afirman que nuestros antepasados eran salvajes, violentos, primitivos e idólatras, que gracias a la invasión europea se han ido civilizando, entendiendo el concepto como europeizado. Esto impide que el pueblo posea una fortaleza identitaria a partir de mantenerlos en la ignorancia de su milenario y grandioso pasado. El despojo de su memoria histórica y su identidad cultural ancestral, los condena a sentirse permanentemente derrotados, y justifica, que los extranjeros se apoderen de su fuerza de trabajo y de sus recursos naturales hasta nuestros días, por una falsa superioridad étnica, cultural, lingüística y religiosa.

De esta manera, la construcción de un fantasioso e inexistente ?imperio azteca? y una narrativa fundacional plagada de mentiras y falsas conjeturas que alimentan un patrioterismo pueril, que no se sostiene al conocer como el Estado mexicano, históricamente tiene en la pobreza, la injusticia y el abuso permanente al pueblo de este país. Un pueblo permanentemente excluido, despreciado y explotado. En el que una pequeña élite de poderosos económica y políticamente, integrada en su mayoría por descendientes de extranjeros o de avecindados, que no tienen empatía y respeto por los descendientes culturales de los pueblos y culturas ancestrales.

La negación sistemática de la identidad cultural ancestral, permite a los detentadores del poder económico, político y cultural, desde 1521 hasta la actualidad, mantener a un pueblo sumiso, amnésico y frívolo, ajeno a sí mismo, que asume como propio, el país que nunca le ha pertenecido y como suya, una cultura en donde siempre ha estado excluido.

La otra cultura más conocida es la maya. No por interés del Estado mexicano, sino por el tiempo, el dinero y los estudios que han hecho los extranjeros, desde los inmorales saqueos del cenote de Chichen Itzá, de Edward Thompson, hasta las asombrosas investigaciones de Yuri Knózorov sobre la escritura maya. Efectivamente, han sido, en especial en el Siglo XX, las Universidades de Estados Unidos y las europeas, así como los museos y centros de investigación, los que financian y estudian la cultura maya. Para el Estado mexicano la cultura maya no ha tenido mayor valor, solo ha sido utilizada como un recurso turístico. Un ejemplo de esta actitud irresponsable es que, hasta el día de hoy, no existe un museo nacional de la cultura maya, a pesar de la importancia que tiene de manera nacional e internacional, una de las culturas más conocidas en el mundo.

La política cultural del Estado mexicano, que es totalmente neocolonial y es claramente visible en el Museo Nacional de Antropología e Historia, en el que la sala principal se encuentre la cultura mexica. El mensaje subliminal al pueblo y al mundo es que, el Estado encuentra sus cimientos históricos y culturales en la cultura mexica, lo que justifica que el país lleve el nombre de México, a pesar de que la mayoría de los habitantes no son mexicas.

El nacionalismo mexicano se estructura en su parte ?ancestral prehispánica? con los doscientos años de los mexicas, más nada. La supuesta independencia de España por un puñado de criollos, comenzando con lo que llaman ?el Padre de la Patria?. En efecto, Miguel Hidalgo y sus conspiradores no tenían como principal objetivo lograr una verdadera independencia de España, sino, quitar a los gachupines del poder para usurparlo los criollos. Hidalgo al verse descubierto pidió el apoyo de los anahuacas prometiéndoles la libertad, para finalmente traicionarlos. En el grito de Dolores termina diciendo ?es hora de matar gachupines?vivan los reyes de España?.

De esta manera, la ideología criolla, es iniciada por Cortés, sus hijos y sus secuaces, con la amenaza de traicionar a la corona española si no lo nombraban virrey. Cortés se independizaría, como lo hizo de Cuba, y crearía el reino de México, donde él sería su primer rey. Los criollos durante el periodo colonial fueron vistos con desconfianza, porque ellos se asumían como los ?dueños originarios? de las tierras, que habían sido ganadas por sus antepasados, y alimentaban un sentimiento de rechazo a los peninsulares o gachupines que iban llegado, tanto enviados por la corona a gobernar y administrar, como los que venían a hacer negocios. Hasta nuestros días, el pueblo colonizado tiene la idea que ?lo criollo? es lo originario de esta tierra, como: el maíz criollo, la gallinita criolla, la comida criolla, etc.

Buscar