Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,261,279

LA CRISIS EDUCATIVA

Hits:428

LA CRISIS EDUCATIVA
Existe una gran crisis, en eso que llaman educación, en el sistema mundial, especialmente en occidente. La única civilización ancestral, de las seis que existieron en el planeta, que implementó un sistema de educación pública, obligatoria y gratuita, por más de 1500 años, fue la del Anáhuac. Y fue justamente en ella, en la que basó los grandes y asombrosos logros civilizatorios.

La educación empezó en occidente, como una necesidad de la Revolución Industrial. Anteriormente en Europa, los únicos que tenían acceso a la educación eran la nobleza, la iglesia y el ejército. Los pueblos, en su mayoría eran campesinos y artesanos, su educación era familiar-comunitaria-informal y su instrucción se daba en el mismo trabajo familiar o de la comunidad.

LA CRISIS EDUCATIVACuando los dueños del dinero necesitaron empleados, obreros y consumidores, para sus nuevas fábricas, negocios y minas, se requirió ?formarlos y capacitarlos? para ese nuevo orden mundial económico, se creó el modelo educativo en que vivimos. Es entonces que se crean los sistemas educativos en Europa y se inspirarán en las escuelas militares, de ahí viene este concepto que sigue vivo hasta nuestros de días con: honores a la bandera, formaciones, ceremonias cívicas, marchar con música militar, orden y disciplina castrense.
En los finales del siglo XIX se inició la era de las pedagogías y los pedagogos. En México, pequeñas élites porfiristas empezaron a importar de Europa en general, pero de Francia en particular, modas para crear pequeños experimentos educativos. Pero la educación pública formal inició al final de la Revolución con la creación de la Secretaría de Instrucción Pública (que ese debería ser su nombre correcto, porque la educación es un proceso más complejo y sustentado en valores y principios de vida). Su primer secretario fue Don José Vasconcelos, intelectual europeizado, como todos en aquel tiempo y como muchos en la actualidad, su modelo educativo tenía como objetivo, como decía Guillermo Bonfil, ?desindianizar? al pueblo y crear una identidad mexicana única, basada en la desaparición de las lenguas ancestrales, la castellanización, la alfabetización y la creación de una identidad y cultura nacional que homogenizara a todos los ciudadanos.

La resistencia cultural y la defensa de las identidades locales de los pueblos anahuacas ancestrales, que había sido un logro histórico de la civilización Madre durante más de cuatro siglos de ocupación, fue brutalmente combatido con la educación pública. Más se perdió en el siglo XX con el ?avance educativo de la SEP?, que en los tres siglos de Colonia y un poco más de un siglo de neocolonialismo criollo. Todavía existen personas que recuerdan como sus profesores los castigaban por hablar la lengua materna en la escuela.

De esta manera, ?la educación pública? ha sido el instrumento de los Estados para formar individuos aptos para el mercado de trabajo y de consumo en occidente. Esta educación nunca ha buscado crear personas conscientes, responsables, críticas y analíticas. Individuos que se conozcan a sí mismos y se esfuercen por lograr sus metas de desarrollo personal para encontrar la plenitud existencial. Ciudadanos responsables de el bien común, el medio ambiente y del patrimonio cultural e histórico. Por el contrario, la educación otorgada por los Estados necesita personas altamente competitivas, consumidores extralógicos insaciables, individualistas y totalmente desconectados de la realidad que les rodea. En pocas palabras, el sistema del nuevo orden mundial necesita de individuos enfermos para poder estar sana. Un individuo sano es un peligro.

Ahora, como la economía está en crisis, porque la civilización moderna, occidentalocéntrica, neocolonial está llegando a su fin, no por designio divino, sino porque es una civilización de muerte que todo destruye, incluyéndose ella misma. Y porque todo en el universo está compuesto de ciclos y el ciclo de esta forma de destrucción ha empezado su fin, es lógico entender que la educación también está en crisis terminal.

No será inventando un nuevo modelo educativo del mismo sistema, o una nueva pedagogía, o una novedosa didáctica. El asunto es más complejo y profundo. Se requiere cambiar la conciencia de los educadores. Se requiere, para el nuevo ciclo, educadores conscientes, humanistas y con sentido de responsabilidad. No se podrán formar ciudadanos conscientes con educadores inconscientes, deshumanizados, burócratas frustrados, individuos básicos y elementales, que no entienden su gran responsabilidad y maravillosa oportunidad de formar con el ejemplo y la fuerza de su espíritu una nueva humanidad. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org





Buscar