Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,234,870

CANTARES MEXICANOS. (*)

Hits:557

CANTARES MEXICANOS. (*)
La historia ancestral propia-nuestra, la de la civilización del Anáhuac, ha estado, desde el inicio de la invasión, y sigue estando hasta nuestros días en manos de los vencedores, especialmente en el aspecto de un supuesto e inexistente ?estudio?, en manos de la iglesia católica, desde Bernardino de Sahagún hasta Miguel León Portilla. El objetivo primero fue investigar la espiritualidad para destruirla, como lo afirmó el propio Bernardino de Sahagún en su máximo obra. Y posteriormente, tratar de desaparecer de la conciencia viva del pueblo, la presencia de la civilización del Anáhuac.

En efecto, el meta objetivo del Estado mexicano es hacer creer al pueblo que la civilización del Anáhuac está muerta y desaparecida. Que los mexicas-mexicanos-mestizos, nada tienen que ver con el Anáhuac, y que su único vínculo PREHISPÁNICO, está en los 196 años de la cultura mexica, creadora absoluta, -según ellos-, del pasado epistémico de nuestra identidad indígena.

Por esto, se confunde al pueblo y se le proporciona información histórica, tendenciosa y colonizante. Se pretende negarle a la civilización Madre, la creación y posesión de un pensamiento que explique el mundo y la vida (filosofía). Por ello, la academia habla de ?Cantares mexicanos?, en vez de llamarlos ?Filosofía del Anáhuac?.

Los Viejos Abuelos filosofaban a través de la poesía, pero, para descreditarla, los misioneros les llaman cantos a los versos filosóficos, así como un día el filósofo griego, le llamo ?diálogos? a sus reflexiones.
De esta manera, los cantares, no son más que reflexiones filosóficas expresadas de manera poética.

CANTARES MEXICANOS. (*)


"¿Acaso de verdad se vive en la tierra?
No para siempre en la tierra: sólo un poco aquí.
Aunque sea jade se quiebra,
aunque sea oro se rompe,
aunque sea plumaje de quetzal se desgarra,
no para siempre en la tierra: sólo un poco aquí".

"¿Acaso hablamos algo verdadero aquí, dador de la vida?
Sólo soñamos, sólo nos levantamos del sueño.
Sólo es un sueño...
Nadie habla aquí de verdad..."

¿Acaso son verdad los hombres?
Por tanto ya no es verdad nuestro canto.
¿Qué está por ventura en pie?
¿Qué es lo que viene a salir bien?"

"El sabio: una luz, una tea, una gruesa tea que no ahúma.
Un espejo horadado, un espejo agujereado por ambos lados.
"Suya es la tinta negra y roja, de él son los códices, de él son
los códices.
El mismo es escritura y sabiduría.
Es camino, guía veraz para otros.
Conduce a las personas y a las cosas, es guía en los
negocios humanos.
El sabio verdadero es cuidadoso (como un médico) y guarda
la tradición.
Suya es la sabiduría trasmitida, él es quien la enseña, sigue
la verdad.
Maestro de la verdad, no deja de amonestar.
Hace sabios los rostros ajenos, hace a los otros tomar una
cara (una personalidad), los hace desarrollarla.
Les abre los oídos, los ilumina.
Es maestro de guías, les da su camino.
De él uno depende.
Pone un espejo delante de los otros, los hace cuerdos,
cuidadosos; hace que en ellos aparezca una cara (una
personalidad).
Se fija en las cosas, regula su camino, dispone y ordena.
Aplica su luz sobre el mundo.
Conoce lo (que está) sobre nosotros (y), la región de los
muertos.
Cualquiera es confortado por él, es corregido, es enseñado.
Gracias a él la gente humaniza su querer y recibe una
estricta enseñanza.
Conforta el corazón, conforta a la gente, ayuda, remedia, a
todos cura."

"Mas, señores nuestros (dice),
hay quienes nos guían,
nos gobiernan, nos llevan a cuestas,
dan razón de cómo deben ser venerados nuestros dioses,
cuyos servidores somos como la cola y el ala,
quienes hacen las ofrendas, quienes inciensan,
y los llamados Quequetzalcoa.
Los sabedores de discursos
Es de ellos obligación,
se ocupan día y noche,
de poner el copal,
de su ofrecimiento,
de las espinas para sangrarse.
Los que ven, los que se dedican a observar
El curso y el proceder ordenado del cielo,
cómo se divide la noche.
Los que están mirando (leyendo), los que cuentan (o
refieren lo que leen).
Los que vuelven ruidosamente las hojas de los códices.
Los que tienen en su poder la tinta negra y roja (la
sabiduría) y lo pintado,
Ellos nos llevan, nos guían, nos dicen el camino.
Quienes ordenan cómo cae un año,
cómo sigue su camino la cuenta de los destinos y los días
y cada una de las veintenas (los meses)
De esto se ocupan, a ellos les toca hablar de los dioses"

"llevaban consigo
la tinta negra y roja,
los códices y pinturas,
la sabiduría (tlamatilitztli).
Llevaban todo consigo:
los libros de canto y la música de las flautas."

"Madre de los dioses, padre de los dioses; el dios viejo,
tendido en el ombligo de la tierra,
metido en un encierro de turquesas.
El que está en las aguas color de pájaro azul, el que está
encerrado en nubes,
el dios viejo, el que habita en las sombras de la región de
los muertos,
el señor del fuego y del año."

Cantares mexicanos.
Informantes de Sahagún.
_____________________
Nota de Educayotl AC:

(*) ?Flor y canto?, es una metáfora filosófica de la Toltecáyotl. Nuestros Viejos Abuelos, decían que, para hablar de conceptos sutiles y profundos, solo la poesía podía ser el vehículo que permite expresar estas ideas y sentimientos.
Los misioneros del siglo XVI, venían de la Edad Media, además de tener la consigna de distorsionar la voz de los invadidos.
Flor es símbolo de la belleza, y esta se logra a través de la medida. Lo que es proporcionado es bello. La metáfora es el equilibrio.
Sabiduría los españoles lo tradujeron burdamente como cantares, pero se refieren a la sabiduría expresada a través de la poesía.

Buscar