Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

30,503,674

LA PLENITUD ARMÓNICA TOLTECA

Hits:3115

LA PLENITUD ARMÓNICA TOLTECA
El termino desarrollo se empezó a usar desde mediados del siglo XX, más, en un sentido de crecimiento económico. Pero en 1989, el termino se asoció con lo humano, para acuñarse el de desarrollo humano. Sin embargo, no ha dejado de relacionarse con el crecimiento material.
Pero para poder referirse a un sentido de bienestar más amplio, tomando en cuenta que el ser humano es muy complejo y que ofrece múltiples facetas y posibilidades, como es la salud, la alimentación, la satisfacción de necesidades de orden material, emocional, intelectual y espiritual, el concepto de desarrollo pude resultar limitado.

En la sabiduría del México antiguo existe un concepto mucho más amplio y profundo, que contempla muchos factores para lograr el bienestar. Los abuelos toltecas le llamaron La Plenitud Armónica del individuo. En su primera dimensión los abuelos toltecas contemplan cuatro niveles o espacios de trabajo para llegar al bienestar pleno y armónico.

Partían de que, en esencia, el ser humano es un toroide de energía con conciencia de ser. En consecuencia, lo primero que se necesita para encontrar el bienestar es recibir la energía suficiente, de calidad y con un bajo costo de tiempo y energía para adquirirla. De esta manera la alimentación era vista, no como la satisfacción de una necesidad básica, sino como la necesaria adquisición de energía para poder actuar en el mundo.
El segundo nivel corresponde al mantenimiento de toda la energía necesaria para las actividades tangibles e intangibles de la vida. Mantener al cien por ciento la carga energética del cuerpo la entendían como la acción de mantener la salud y con ella la plenitud.

El tercer nivel es llegar a tener la capacidad de manejar los flujos de energía en el cuerpo. El equilibrio de las cargas energéticas y, sobre todo, el enfoque o concentración de la energía en una acción predeterminada. A esta capacidad le llamaban la educación del ser energético. Resulta un arte muy sofisticado el manejo de la energía que solo se aprende a través de la educación.

LA PLENITUD ARMÓNICA TOLTECAFinalmente, el potencial energético de los seres humanos, va más allá del espacio individual. La plenitud armónica implica, además de la ingesta de energía, su mantenimiento y su control; la interacción planeada y concertada con otros generadores de energía. En efecto, cuando la energía de muchas personas es concertada y dirigida en una meta determinada, el potencial energético humano se multiplica de manera exponencial.

Esta visión del mundo y la vida, y en especial, el manejo de la energía de manera personal y sobre todo comunitaria es lo que permitió a nuestra civilización Madre, alcanzar el más alto nivel de calidad de vida de sus hijos, dentro de las seis civilizaciones del mundo antiguo.

Explica sus grandes logros civilizatorios que son poco conocidos entre los hijos de sus hijos. Por ejemplo, de las civilizaciones antiguas es la que construyó el mayor numero de pirámides. La que inventó su propio alimento, el maíz a través de la transformación biogenética de un pasto llamado teocintle. La primera que inventó el cero matemático. La que inventó la primera matriz de cálculo, el Nepohualtzintzin, que es la primera calculadora del mundo. La que le dio al mundo el chocolate, la vainilla, el nopal comestible. La que inventó el calendario más exacto de la humanidad, que necesita un solo día de ajuste cada 8320 años, este calendario esta constituido a su vez por cinco cuentas calendáricas que están integradas como engranes de un reloj, las cinco cuentas son: la lunar de 260 días, la solar de 365 días, la venusina de 584 días, la de las estrellas llamadas Pléyades de 52 años, y finalmente, la llamada Cuenta Larga de 25625 años, que tarda el Sol en dar un giro completo con respecto al centro de la galaxia.

Los grandes logros civilizatorios de los Viejos Abuelos del Anáhuac, son muchos y variados, pero casi todos desconocidos por la mayoría del pueblo. Pero entre los más sobresalientes que coadyubaban para el bienestar, podríamos afirmar que es la creación del primer sistema de educación obligatorio público y gratuito, muy probamente diez siglos antes de la era común. Los niños entraban a un internado para varones a los siete años llamado Telpochcalli y las niñas a otro internado llamado Ilpochcalli. La filosofía de la educación tolteca se conoce con un difrasismo, como lo llama el Dr. Miguel León Portilla, Formar rostros propios y corazones verdaderos, es decir, formarlos con solidos principios y valores éticos y morales, en donde lograr los conocimientos teóricos y la acción práctica para volverlos autosuficientes, con capacidad para formar y mantener una familia, sea el fin último de la educación. Este primer nivel era como de la educación primaria al bachillerato de nuestros días. La escuela superior se llamaba Calmécac, la casa de la medida, donde se formaban como sacerdotes, maestros, administradores y dirigentes.
Es interesante conocer el valor que nuestros antepasados le daban al concepto de la medida, porque es gracias a la medida, que se logra el equilibrio, porque, La Planitud Armónica se logra a través de conocer la medida de las cosas. Según el Dr. Miguel León Portilla, Toltecáyotl, la sabiduría del México antiguo se le conocía como Toltecáyotl en la lengua franca que era ?Lo más elevado de las que se nombran 'instituciones' de un pueblo, las creaciones que dan apoyo a la estructuración de una cultura, todo eso y probablemente también otras realidades, se incluían en el significado de Toltecáyotl?; también se define Toltecáyotl, como El Arte de Vivir en Equilibrio.

También es digno de mencionar, que los Viejos Abuelos, mantuvieron durante muchos siglos, desde el periodo Preclásico y Clásico, la no existencia de la moneda y la propiedad privada, porque se usaba el truque y la propiedad era comunitaria, este logro fue transgredido por las reformas del Cihuacóatl mexica Tlacaélel al final del periodo Postclásico, alrededor del año 1440. Resulta significativo, y nos demuestra la verdadera vocación de nuestros antepasados que, en miles de años de grandes proezas científicas, nunca inventaron armas, las mismas que recibieron de la época de las cavernas, con esas enfrentaron la invasión española en el siglo XVI. Otro de los logros civilizatorios que permitieron el florecimiento de nuestra Cultura Madre, fue la creación de la primera democracia participativa y que sigue en funciones hasta la actualidad. En efecto, en los 570 municipios del estado de Oaxaca, 417 se rigen por una tradición ancestral llamada Sistema de Usos y Costumbres, en donde no existen partidos políticos y en la que en una Asamblea comunitaria el pueblo analiza sus desafíos y oportunidades, toma acuerdos por mayoría y las autoridades mandan obedeciendo.

Todos estos inventos, creaciones y sistemas, en su conjunto, fueron el campo de cultivo de la formación del concepto de La Plenitud Armónica, que les permitió a nuestros antepasados, alcanzar asombrosos avances en calidad de vida, que, para el inicio del siglo XVI, no tenía ningún reino de Europa. Existen estudios comparativos de la calidad de vida de un súbdito promedio español de la ciudad de Madrid y un habitante promedio de la ciudad de Tenochtitlán. La ciudad de Madrid tenía 42 mil habitantes, la ciudad de Tenochtitlán alrededor de 200 mil. No existía comparación en trazo y urbanismo entre una y otra, así como en servicios como baños y sanitarios públicos, plazas, jardines, calles, calzadas y canales. Pero, sobre todo, la limpieza tanto de los lugares públicos como la de las casas habitación y los edificios públicos.

Pero lo mismo se daba en la calidad de alimentación, los servicios de salud, el sistema educativo y la organización comunitaria. Los avances de la civilización del Anáhuac eran muy superiores a los que se tenía en Europa en esos tiempos.

Y toda esta amplia exposición, para llegar al principio del ensayo. Los Viejos Abuelos toltecas desarrollaron el concepto de La Plenitud Armónica, que tiene que ver, con muchas más variantes que el desarrollo material, que, de alguna forma, la Modernidad lo enfoca específicamente a la capacidad de consumo y adquisición de bienes materiales.

El ser humano crece en diferentes direcciones o espacios, no solo del mundo material. La visión del ser humano como un ser energético, en el que el equilibrio de su potencial energético, le permite alcanzar niveles de bienestar muy elevados, en los espacios del mundo material, emocional, intelectual y espiritual.

La necesidad de la trascendencia de la existencia, encuentra un cause ancestral en el concepto de alcanzar La Plenitud Armónica, a este desafío los toltecas le llamaron de manera poética, La Batalla Florida, que enfrenta un ser humano en la búsqueda de su realización.

Buscar