Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,393,426

EL SACRIFICIO DE JESÚS DE NAZARET... después de 1971 años los poderosos parece que no han aprendido

Hits:7639

Después de 1971 años, tal parece que los judíos poderosos no han entendido la lección y siguen ignorando el mensaje del Mesías que crucificaron. Jesús de Nazaret trató de cambiar el culto al Becerro de Oro, el ojo por ojo y diente por diente, por el de amar a tu enemigo, poner la otra mejilla y luchar por una vida comunitaria en concordia. El pueblo judío desde que pidió la crucifixión de Jesús, lo olvidó y solo se le recuerda como un suceso histórico, más no logró con su sacrificio transformar las estructuras de poder y religiosas de la cultura judía. En nuestros días los judíos no aceptan que Jesús era el hijo de Dios, ni que los vino a salvar.

 

El pueblo judío ha sido perseguido, odiado y sacrificado, una y otra vez en su historia. Es el único pueblo en el mundo que no tiene una tierra propia. Desde épocas inmemoriales la historia se repite. Llegan perseguidos y masacrados a un lugar y son recibidos como refugiados, al paso de generaciones toman el poder económico de ese lugar y terminan explotando al pueblo anfitrión, hasta que generaciones después nuevamente se organiza una rebelión en contra de su poder económico y otra vez son sacrificados, perseguidos y expulsados.

 

De esta manera los judíos han llegado y han sido expulsados de Mesopotámica, Palestina, Egipto, España y recientemente de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Finalmente el poder económico sionista de Occidente logró que les dieran una parte de Palestina para crear el Estado de Israel. Jerusalén y lo que hoy es el territorio de Israel durante miles de años fue la tierra del pueblo Palestino y cierto es, que un día pasaron por esas tierras en su eterno peregrinar, pero esas tierras siempre fueron de los palestinos y hoy el gobierno de Israel no reconoce la existencia del Estado palestino.

 

El pueblo judío, como pocos en el mundo, ha sido fiel a su cultura, su idioma y su religión. La gran proeza de este singular pueblo es que sin tener tierras propias, peregrinando de pueblo en pueblo, perseguidos y diezmados desde los inicios de su historia, han sobrevivido culturalmente y se han mantenido fieles a su cultura y a su religión. Han podido vivir en las culturas y las tierras de otros pueblos durante miles de años y siguen manteniendo su identidad cultural. Tal vez el pueblo judío sea el que tenga más arraigada su identidad cultural y religiosa. Esa es su fuerza.

 

Sin embargo, su habilidad para los negocios y su devoción por su religión los ha llevado al otro lado de la moneda. Lo que por una parte ha sido su sostén, de manera negativa se ha convertido en su pecado. En efecto, la habilidad para los negocios los ha hecho esclavos del Culto al Becerro de Oro y su devoción por su religión los ha convertido en fundamentalistas y fanáticos.

 

Los judíos poderosos fueron los que mandaron crucificar a Jesús, pues atentaba contra su poder religioso y su control del pueblo. El mensaje de Jesús estaba en contra de la histórica necesidad, casi el trauma permanente del holocausto en el que ha vivido durante milenios, siempre perseguidos y exterminados. El pueblo judío vive un trauma histórico. Siempre terminan siendo perseguidos y odiados por el pueblo en donde llegan ha establecerse. Eso es dolorosamente cierto. Y esa factura se la cobran cada año al mundo Occidental con películas, libros, artículos, recordando una y otra vez el holocausto de la Segunda Guerra Mundial. Pero lo cierto también, es que los judíos históricamente no quieren analizar, el por qué siempre terminan perseguidos y odiados por todos los pueblos que les dan asilo.

 

Los judíos parece que no quieren aprender la lección y el mensaje de Jesús de Nazaret, de que deben SACAR A LOS MERCADERES DEL TEMPLO, AMAR EN VEZ DE ODIAR y creer en el mensaje que DIOS les mandó a través de su hijo Jesús. Hasta nuestros días los rabinos judíos no reconocen en Jesús de Nazaret al Mesías que Dios les mandó para redimirlos. Los judíos siguen esperando a su Mesías. Los judíos no aceptan el mensaje de Jesús como obra de su Dios.

 

Los judíos poderosos, especialmente los que tienen la ideología sionista, pues al igual que los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, no todos eran nazis. Hoy en nuestros días no todos los judíos son sionistas. El sionismo es una ideología que pretende dominar al mundo por medio del dinero y que los judíos poderosos que están en los lobbys de poder en Nueva York, Washington, Londres, París, etc. no quieren la paz y pretenden apoderarse de toda Palestina y expulsar al pueblo palestino de su propia tierra.

 

Estos halcones del poder económico y militar están haciendo con el pueblo palestino cosas peores que los nazis hicieron con el pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial. Actualmente en Israel existe un movimiento del pueblo judío que se opone a la barbarie que esta cometiendo su gobierno con los palestinos. En las mismas fuerzas armadas de Israel, existe un movimiento que se opone a seguir participando militarmente en los territorios ocupados a los palestinos. No se puede seguir masacrando con uno de los ejércitos más poderosos del mundo a un pueblo armado de piedras.

 

El sacrificio de Jesús de Nazaret no sólo fue para librar al pueblo judío de su pecado de poder y avaricia, sino al mundo entero, pues el Culto al Becerro de Oro y al Poder es un lastre para todos los pueblos del mundo.

Los poderosos del mundo, sean judíos, estadounidenses o mexicanos se ven amenazados por el mensaje de Jesús de Nazaret. Después de repetir cada año en el mundo cristiano la pasión de Cristo, parece que no queremos abrir nuestros corazones para recibir una verdad universal. La Semana Santa se ha convertido sólo en folclor, temporada alta de vacaciones y fructífera derrama de dinero para los adoradores del Becerro de Oro.

 

Después de 1971 años en que los poderosos líderes del pueblo judío mandaron crucificar a Jesús por considerarlo subversivo al orden establecido. El Primer Ministro de Israel dirige personalmente el asesinato de líderes religiosos y amenaza de muerte públicamente al líder palestino. Tal parece que no han aprendido nada todo este tiempo y pareciera que el sacrificio del hijo de Dios, para los poderosos del siglo XXI... sigue siendo estéril.

Buscar