Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,390,064

LOS CRIOLLOS FOXISTAS PRETENDEN SECUESTRAR LA ANTIGUA HISTORIA INDÍGENA DE MÉXICO

Hits:9909

Cuando una persona, una familia o un pueblo pierden su “memoria histórica”, es decir, que no tienen claridad de sus recuerdos del pasado. Cuando no saben de dónde vienen, quiénes fueron sus Viejos Abuelos, qué hicieron los que les dan raíz y esencia. Esas personas, familias o pueblos, entran en un proceso de amnesia, por lo cual quedan totalmente indefensas para enfrentar la vida y el mundo. Se encuentran en un estado de total indefensión. Sin un rostro propio y un corazón verdadero.

 

Los colonizadores desde 1521 le han quitado al pueblo de México su pasado, pues sabe que amnésico, es presa fácil para cualquier tipo de explotación. A partir del 13 de agosto de 1521 toda la historia milenaria de una de las 6 civilizaciones más antiguas del mundo quedó proscrita. Los pueblos indígenas perdieron no sólo su historia, sino sus lenguas, sus conocimientos, su religión, sus leyes, sus instituciones, sus autoridades y la condición de Seres humanos. Quedaron en la más abyecta indefensión. Ningún pueblo del mundo, que ha sido invadido, ha sufrido la destrucción de su cultura, su historia y su identidad, como los de la América indígena. Eso nos debe ser muy claro para entendernos y comprendernos como pueblo y cultura.

 

Fue en el siglo XVIII cuando los criollos, en su lucha contra los gachupines, iniciaron “el rescate” de la historia de los aztecas para fundamentar su supuesta “identidad mexicana”. En el siglo XIX el General Porfirio Díaz encomendó a Don Justo Sierra la creación de una “Historia Oficial” de México, que hasta en ese momento no tenía. Parte de ese proyecto fue la publicación del libro “México a través de los siglos”.

 

Al término de la Revolución Mexicana se le encomendó a don José Vasconcelos crear la SEP y las bases de la Identidad Nacional. El México post revolucionario y priísta, tomó parte de la historia de los criollos, especialmente a lo que se refiere a la historia de los aztecas y particularmente los escritos de Francisco Javier Clavijero y de Fray Diego Durán, y por supuesto los escritos de Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo. Estas “fuentes” fueron tomadas con la mayor reverencia y veracidad para construir el mítico pasado “glorioso” de los aztecas del Período Postclásico decadente. Una historia criolla e hispanista que esta llena de mentiras, calumnias y muchas imprecisiones. Que trata de poner a los aztecas como los poderosos guerreros imperiales que, rivalizan en el mito exagerado con los griegos y romanos de la cultura occidental. Todo totalmente falso y prejuicioso.

 

De esta “historia indígena” nos llega en los Libros de Texto conceptos tan insidiosos y cargados ideológicamente de una línea extremadamente colonizante. Tal como: HISTORIA PREHIPÁSNICA, ¿por qué llamar a los 7 mil quinientos años de nuestra historia propia-nuestra, en la que no tuvimos la presencia de ningún pueblo invasor-colonizador, precisamente con la referencia de los invasores españoles? ¿Por qué no llamarla, Historia Precuauhtémica, por ejemplo?

 

¿Por qué, cuando los indígenas derrotan en una brillante batalla a los invasores colonizadores españoles, los Libros de Texto le enseñan a nuestros hijos, a los descendientes de los vencidos, a nombrarla y reconocerla como ¡LA BATALLA DE LA NOCHE TRISTE! ¿Triste para quién? El amable lector sabrá que la historia la escriben los vencedores, y nosotros añadiríamos, que también “hacen los Libros de Texto”. Y así, podríamos relatar muchas imprecisiones, mentiras y verdades a medias, que en su conjunto, logran que el estudiante DETESTE LA HISTORIA OFICIAL DE MÉXICO, por falaz, ilógica, vana y más que aburrida.

 

Los explotadores, los criollos hambreadores, los “inversionistas”, no les convienen un pueblo con una memoria histórica nítida, profunda y apegada a sus sentimientos, que sea la fuente de su inspiración. Como nunca les convino un pueblo educado e instruido, pues no lo pueden dominar impunemente y explotar vilmente a su antojo.

 

El futuro luminoso de México, esta en su pasado. El futuro oscuro y sombrío de México, se construye a través de su ignorancia y falta de Identidad Cultural.

 

A “los mercaderes” y a sus “chalanes”, los criollos explotadores no les conviene que los mexicanos recuperemos nuestro pasado, como estructura para construir nuestro futuro, nuestra identidad y nuestra autoestima. Como una sociedad justa y humanizada. Su afán es borrar completamente de nuestra memoria y de nuestro corazón, que somos hijos de los hijos de los que un día construyeron, a la gloria del Espíritu, Teotihuacan, Monte Alban o Palenque. Desean que seamos hijos de Superman, Walt Diseny y Chabelo.

 

Ahora los “muchachos de Fox”, los funcionarios foxianos pretenden cercenar la Historia Antigua Indígena de México de la enseñanza secundaria. Este es el inicio de la escalada para volver a nuestros hijos “gringos de tercera” en nuestras propias escuelas. Se cierra la pinza. La televisión comercial en casa y la historia cercenada en la escuela, pronto creará a los “nuevos mexicanus”.

 

¿Qué dicen los maestros? ¿Qué dicen los padres de familia?, ¿Qué dice la CENTE?, ¿Qué dicen los historiadores?

 

De un plumazo se pretende quitar siete mil quinientos años de historia propia-nuestra y borrar todo origen indígena de la sociedad mexicana. Durante estos 5 siglos de colonización entre gachupines y criollos, el rostro indígena de México se ha tratado de negar. Pero de alguna manera en la “biografía del Estado Criollo”, aparecía pequeña e insignificante, pero aparecía, la milenaria civilización indígena. Ahora los criollos nos SECUESTRARAN LA HISTORIA ANTIGUA INDÍGENA DE MÉXICO.

 

¿Cómo enfrentarán esta aberración los estados indígenas, como Oaxaca? ¿Cómo explicarles a los nahuas, zapotecos, mixtecos, mixes, mayas, purépechas, totonacos, tlapanecas y demás pueblos, que ya no existen “oficialmente” en la “HISTORIA DE MÉXICO”.

 

Esta nueva agresión de los criollos racistas explotadores. Es decir: de los Fox, Creel y Derbez, de los Salinas de Gortari, Tamez y Fernández de Cevallos, de los Fauzi Hamdan, Chuayffet, Kawaghi y Murat Casab, de los Castañeda Gudman, Davis Arzac y Beckmann, por citar unos cuantos de la élite que tiene el poder económico y político del mayoritario México con raíces indígenas y mestizas.

 

Esta nueva agresión debería ser punto de partida para poner un ¡YA BASTA! en el terreno de la IDENTIDAD CULTURAL Y LA MEMORIA HISTÓRICA del pueblo de México. Acabar la colonización.

 

En vez de suprimir y tratar de borrar la milenaria HISTORIA DEL ANÁHUAC y de los pueblos indígenas. Los hijos de los hijos de los Viejos Abuelos deberíamos iniciar la batalla por la recuperación cabal y total de la HISTORIA ANTIGUA INDÍGENA DE MÉXICO.

 

El desafío es arrancarle la historia antigua de México a los investigadores extranjeros y sus achichicles nacionales. Recuperar la historia oral que sigue viva en los pueblos indígenas y campesinos, para llevarla a los libros, las aulas y los medios de comunicación. Desnudar la “Historia Criolla” pro hispanista y exhibirla como un instrumento de colonización y de sojuzgamiento. Repensar la milenaria historia de la civilización del Anáhuac para que sea parte de los cimientos de la sociedad justa y humanizada que todos deseamos. Darles a nuestros niños y jóvenes valores y principios a través de conocer la sabiduría de los Toltecas y la Toltecáyotl, para que puedan construir sus arquetipos y sus propios modelos. Usar la riqueza cultural y humanista de nuestra antigua cultura para inspirarnos en el diseño de una nueva forma de interpretar el mundo y la vida. Construir una nueva relación de respeto entre nosotros mismos y con la naturaleza. Un desafío que nos permita conjuntar nuestra valiosa herencia indígena con nuestra valiosa herencia occidental. Sin negar a ninguna. Sin menospreciar a cualquiera, pues al hacerlo, estaríamos menospreciándonos a nosotros mimos y quitándonos el 50% de lo que somos. Es momento y hora de enfrentar ideológicamente a los colonizadores a través de la Historia y la identidad Cultural. Para ser completamente mexicanos, requerimos recuperar la dignidad y el potencial de las dos civilizaciones que nos han nutrido. La indígena a lo largo de siete mil quinientos años y la occidental en estos últimos quinientos años. La “salida” del Laberinto de la Soledad... está en esa dirección. (2008).

 

Buscar