Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

39,017,210

CÓMO VIVÍAN NUESTROS VIEJOS ABUELOS La percepción anahuaca de la vida 4/6 Luz y guillermo Marín

Hits:10074

CÓMO VIVÍAN NUESTROS VIEJOS ABUELOS
<br>La percepción anahuaca de la vida 4/6
<br>Luz y guillermo Marín
La austeridad, la frugalidad y el refrenamiento personal, eran los elementos con los que se educaban en las casas y en las instituciones educativas. Y se reconoce que las autoridades no gozaban de privilegios que trasgredieran estas normas culturales y comunitarias. Por el contrario, los dirigentes eran las personas a las que más se les exigía la virtud y la honestidad, tanto en su vida personal como en sus responsabilidades comunitarias.

CÓMO VIVÍAN NUESTROS VIEJOS ABUELOS
<br>La percepción anahuaca de la vida 4/6
<br>Luz y guillermo Marín

Otro elemento cultural para dimensionar la civilización Madre y sus múltiples y diversas culturas diferentes en tiempo y espacio, fue que, durante todo su desarrollo civilizatorio, después de alcanzar grandes logros y descubrimientos en diferentes ámbitos de las ciencias, jamás inventaron arma alguna. Contra todo lo que han dicho los invasores y colonizadores para justificar sus grandes matanzas, la civilización del Anáhuac nunca fue una civilización sustentada en la guerra. Por el contrario, las civilizaciones del continente Euroasiáticoafricano, desde la antigua sumeria o los egipcios, pasando por los griegos y romanos, hasta en nuestros días con la OTAN, sustentaron su desarrollo en el poder de las guerras, las armas y el comercio.

Es sorprendente que nuestros Viejos Abuelos, durante por lo menos 9500 años de desarrollo humano, desde el inicio del periodo Preclásico, hasta la invasión española, nunca hayan usado sus inteligencias y conocimientos en las matemáticas, la ingería y la física, para inventar una sola arma. Las armas que recibieron del periodo Prehistórico, es decir, el arco, la lanza, el escudo, el hacha y la onda, con esas mismas armas hayan enfrentado la invasión española.
Esta verdad, echa por tierra todas las mentiras de los tendenciosos y falsos escritos hechos por los invasores y colonizadores, de que los abuelos anahuacas eran guerreros. Por supuesto que, desde el inicio de los tiempos, debieron existir grupos armados para garantizar la paz interior y la seguridad de agresiones exteriores, porque, como es lógico suponer, el grado de desarrollo humano en el Anáhuac, no era homogéneo y sabemos que las personas, como los pueblos belicosos o guerreros, obedecen a una falta de desarrollo.

La guerra no fue para los Viejos Abuelos toltecas, una expresión de su milenaria cultura. Por el contrario, los toltecas, durante muchos siglos, especialmente en el periodo Clásico, metafóricamente se refirieron a ?La Guerra Florida?, como la metáfora de aquellas personas que emprendían la búsqueda de la perfección interior. A esas personas se les llamaba ?los guerreros de la muerte florecida?, quienes debían enfrentar la batalla más difícil de la vida entablada con ?el enemigo interior?, es decir, las oscuras pasiones y las debilidades que arrastran a la estupidez humana, para vencerlas hasta disolverlas en la nada. Las armas de estos guerreros del espíritu eran, metafóricamente, ?Flor y canto?, entendidos como: Belleza igual a equilibrio logrado a través de la medida; y la palabra, cargada de conciencia y sabiduría expresada a través de la poesía. Realmente es muy sorprendente este rechazo a las armas y la guerra, que solo se puede explicar por el elevado nivel cultural y el desarrollo de una conciencia superior.

Otro de los grandes logros de los Viejos Abuelos toltecas, los creadores a lo largo de milenios de la Toltecáyotl, fue el conocimiento profundo de la Tierra como planeta, y la tierra, como generadora de la vida. Al entender el milagro de la fotosíntesis, comprendieron la magia que se produce con la energía que viene del Sol a través del espacio, y que, al fecundar la tierra con el agua, la energía luminosa se convierte en energía vegetal de ahí viene la vida en muchas de sus múltiples expresiones. El asombroso conocimiento que poseían los abuelos de las plantas, su interrelación entre ellos, y la relación que entablaron con el ser humano, explica la creación de la milpa, detonante de la civilización.

En efecto, los asombrosos conocimientos que se generaron en torno a la agricultura llevaron a los abuelos a encontrar en la milpa, la forma de obtener la energía suficiente para vivir todo un año, con el esfuerzo de tan solo cuatro meses de trabajo familiar, en un espacio reducido de terreno. La milpa, la chinampa, los regadíos y las represas, les permitieron obtener alimentos de alta calidad nutricional a un costo de esfuerzo y tiempo muy reducido, lo que permitió el enfoque del tiempo y la energía, en los grandes proyectos constructores de los centros de estudio e investigación conocidos como Tollan, y que hoy, empiezan a ser descubiertos en el Anáhuac. Cerros hechos a mano convertidos en Tollan, y cerros convertidos en Tollan, con la intervención humana. Nuestros abuelos no gastaron su tiempo y su energía construyendo fortalezas, castillos, palacios, murallas, torreones y catedrales.
Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. No se puede salir del calabozo de la colonización con las ideas de los carceleros, necesitamos una nueva narrativa de la historia, La propia-nuestra. Descolonizar es dignificar.



Buscar