Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

38,808,704

A CIEN AÑOS DE LA CREACIÓN DE LA SEP 3/3

Hits:9214

A CIEN AÑOS DE LA CREACIÓN DE LA SEP 3/3
Las comunidades anahuacas, modernizadas y liberadas de atavismos retardatarios dejaron de ser indígenas y pasaron a ser mestizas. Primero la radio y después la televisión fueron grandes apoyos de la labor del profesor. Lograron que los padres creyeran que al enviar a sus hijos a la escuela tendrían un mejor futuro. Aprendieron los estudiantes a despreciar el trabajo de sus padres, las tradiciones y costumbres de sus comunidades. Se creó el mito, que solo sí se sale de la comunidad se puede progresar. Que la gente que vive en las ciudades es superior a la que vive en el medio rural. Sin embargo, en un país que es una neocolonia, donde la exclusión social es la regla, en donde el racismo y el clasismo regulan las oportunidades y en donde los extranjeros y sus descendientes son los que tienen el poder económico, político, educativo y cultural, los anahuacas disfrazados de mestizos difícilmente lograban ser aceptados y el anhelado progreso material.

A CIEN AÑOS DE LA CREACIÓN DE LA SEP 3/3



Muy pocos estudiantes salidos de las comunidades podían llegar a formarse como profesionistas, y de estos pocos, aún menos, podían saltar las barreras del racismo y el clasismo. La mayoría de los anahuacas extraídos de sus comunidades tenían solo la oportunidad de ser obreros o empleados. Ahora tienen que pagar renta en los cinturones de miseria, pagar por alimentos procesados de baja calidad nutricional, tienen que pagar transporte, tienen que pagar sus precarios servicios de salud y tienen que comprar, en la medida de sus limitadas posibilidades, ropa y artículos de moda que se usan en las ciudades. Todo este es el costo que han tenido que pagar los anahuacas para convertirse en mestizos y vivir en núcleos urbanos.


De esta manera, el mestizaje producido por el Estado mexicano se puede considerar un etnocidio. En la década de los años setenta del siglo pasado, el 70% de la población vivía en comunidades rurales y la mayoría de ellas, aunque habían perdido la lengua madre por el sistema educativo, en general, vivían en la cultura ancestral. Hoy en día es el 85% de la población la que vive en lugares urbanos. En tan solo 50 años no se pudo extinguir a los anahuacas, a pesar de los censos del INEGI, es otra la realidad de esta neocolonia convertida en país. El Estado en sus estadísticas y en sus discursos ha desaparecido a los anahuacas. El Estado trata infructuosamente de legalizarse, porque se sabe intruso e impostor. Al dejar de existir los anahuacas, su civilización desaparece y México se materializa, deja de ser imaginario y pasa a representar al pueblo mestizo, la mayoría de los mexicanos según el Estado son mestizos. El mexicano habla español, tiene una identidad única y común, tiene símbolos patrios que lo identifican, una única identidad cultural que se la ha dado el cine, la televisión y la radio, posee una historia ?prehispánica? con la cultura mexica y el origen del país está en México-Tenochtitlán, por tanto, su raíz ancestral va de mexica a mexicano.


Los resultados de la SEP son ambiguos en estos cien años. Si se analizan desde la perspectiva de la cultura dominante neocolonial de ideología criolla, ha cumplido cabalmente con su objetivo de creación. Pero si se analizan sus resultados desde una perspectiva descolonizadora, han sido nefastos y le han hecho mucho daño a los pueblos y culturas de la civilización del Anáhuac.


El Estado mexicano se niega a reconocer la existencia de la civilización del Anáhuac, su genocidio y, sobre todo, se niega a reconocer su participación decidida en su epistemicidio. Reconocer la existencia de la civilización del Anáhuac, implica la trasgresión del artículo primero de la Constitución, que prohíbe la discriminación por el origen étnico y aquella que atente contra la dignidad humana, porque la identidad cultural ES UN DERECHO HUMANO.


De modo que los resultados de la SEP, además de ser nocivos son violatorios de los derechos humanos y de la Constitución. La irresponsabilidad del Estado, con respecto a la educación es enorme y bochornosa, desde el sexenio de Luis Echeverria, los Secretario de Educación, no han sido expertos en educación, por el contrario, la SEP se convirtió en un espacio político, por el contubernio entre el sindicato y el poder.


Está por demás decir que, aún en lo relativo a formación de empleados, obreros y profesionistas para alimentar los sistemas de producción y consumo, la SEP se ha caracterizado por ser ineficiente e incapaz para formar a estudiantes con sólidas bases de conocimiento, por el contrario, ha creado a un pueblo de ignorantes de sí mismos, al mantener sistemáticamente en los programas de estudio de todos los niveles, una ausencia total, sobre la memoria histórica ancestral y un sentido crítico para analizar la invasión, colonización y neocolonización. La SEP se ha especializado en crear analfabetos funcionales, sin capacidad crítica y analítica.


Para volver a tener una educación como la que crearon por siglos nuestros ancestros, los Viejos Abuelos, se requiere plantearse una EDUCACIÓN PARA LA VIDA, con un alto sentido humanista enfocada al bien común y a procurar el equilibrio y el bienestar de todos los seres vivos con los que compartimos este tiempo y este espacio.



Para crear esta educación, no se requiere salir a buscar al extranjero nuevas teorías pedagógicas, sino simple y sencillamente, analizar con un pensamiento crítico y descolonizador la esencia de esa educación que sigue vive en los pueblos y comunidades de este país. Seguramente, cuando el agua encuentre su antiguo cauce y volvamos a recuperar la conciencia de ser anahuacas, hijos de los hijos del Cem Anáhuac.


Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. No se puede salir del calabozo de la colonización con las ideas de los carceleros, necesitamos una nueva narrativa de la historia. La propia-nuestra.

3 octubre 2021
Luz y guillermo Marín
Oaxaca.



Buscar