Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

38,822,429

LA TOLTECÁYOTL más allá de la razón occidental 5/5 Guillermo Marín.

Hits:17756

LA TOLTECÁYOTL 
<br>más allá de la razón occidental 5/5
<br>Guillermo Marín.



?Toltecáyotl, término introducido al mundo académico por el antropólogo Miguel León Portilla y
redactado en el Siglo XVI por el padre Molina en el primer diccionario de la lengua náhuatl, es traducido como: ?Arte para vivir?.
José Alberto López García.

V.
?La concepción irracionalista de la filosofía en el sentido epistemológico, al postular que no es la razón por sí sola, sino la unidad Razón-Intuición, el instrumento cognoscitivo verdadero del Ser. Pero antes de entrar en algún detalle es preciso que visualicemos algunos rasgos importantes de la Filosofía y la Cosmovisión, para luego dar una ojeada al mundo de la Cosmovisión Andina.? Mario Blacutt Mendoza.

Para los Viejos Abuelos toltecas del Anáhuac, el mundo se percibía como una serie infinita de ?universos energéticos?, cada uno formado por dos cargas opuestas y complementarias. Tláloc y Quetzalcóatl, Ometecuhtli y Omecihuatl, Tonal asociado al ?razonamiento?, lo masculino, el Sol, el mundo concreto, el día, el calor, lo seco, y el nahual, asociado a la intuición, lo femenino, la Luna y el mundo abstracto, la noche, lo frío y lo húmedo.

De esta manera, la interpretación del ser humano, el mundo y la vida, es totalmente diferente a la occidental. Concibiendo al ser humano como un par de cargas energéticas y al pluriverso como un inconmensurable conjunto de cargas energéticas inconcebibles para el ser humano, y por consecuencia, el conocimiento se produce a partir de una doble percepción armonizada. La percepción del conocimiento no era únicamente a través de la razón.

Percibir el mundo y la vida a través de la energía, y no únicamente de los pensamientos, nos abre la oportunidad de entender con mayor cercanía la Toltecáyotl y por ende podría ayudarnos a entender la concepción de vida de los anahuacas de ayer y de hoy. El por qué no inventaron armas, no fueron conquistadores del mundo, no tuvieron propiedad privada, vivieron en la comunalidad, implantaron un sistema educativo público y obligatorio, no usaron la moneda, no vivieron en el consumo y la acumulación. Pero, sobre todo, porque percibían a los demás seres orgánicos e inorgánicos como hermanos, como iguales, y al planeta con una Madre y buscaban afanosamente el equilibrio. La Toltecáyotl nos enseña que todos somos iguales, que ?todos estamos parejos? y que lo más importante es la comunidad y servirla con eficacia, y el bien común sobre el interés privado, la inexistencia de la propiedad privada y el dinero. Además de permitirnos acercarnos con humildad al misterio de su civilización y el de la construcción de los Tollán, que hoy llamadas zonas arqueológicas, y que representan una obra monumental, significativa de los pueblos y culturas del continente.

LA TOLTECÁYOTL 
<br>más allá de la razón occidental 5/5
<br>Guillermo Marín.




Desde el inicio del ?contacto? entre europeos y anahuacas no pudo existir un puente de comunicación, entendimiento y respeto. Primero, porque las intenciones de los europeos eran imperialistas, de someter y apoderarse de la riqueza. En segundo lugar, porque los europeos, en ese momento venían de la Edad Media, periodo de oscuridad, ignorancia e intolerancia, por lo que carecían de interés y capacidad para conocer y entender ?al otro?. Y, en tercer lugar, y tal vez, el más importante, porque los europeos no podían concebir un pluriverso epistémico, y en especial el anahuaca que se fundamentaba no solo en la razón, sino también en la percepción del mundo y la vida como energía.

Por estas razones, desde 1519, no se ha podido comprender la Toltecáyotl en toda su profunda dimensión. Frente a los pueblos y culturas del Cem Anáhuac, los occidentalizados usurpadores de toda jerarquía de poder, no han podido penetrar el universo de la Toltecáyotl. Frente a la civilización Madre, el mexicano contemporáneo se comporta como el conquistador, siempre dispuesto a sojuzgar y explotar, o se comporta como el misionero, para proteger e integrar. Pero lo que no hemos hecho es aprender de nosotros mismos.

Sin embargo, creemos que, para ir más allá de la concepción racional de occidente, se debe aceptar otros paradigmas o accesos al conocimiento que no sean únicamente la racionalidad del pensamiento. Se puede intentar la coexistencia de ?la filosofía occidental? y ?la Toltecáyotl del Cem Anáhuac?, sin exclusiones y sin minusvalías de ninguna de las dos.

Opuestas y completarías, como el tonal y el nahual, como Tláloc y Quetzalcóatl, como Ometéotl. Desde la perspectiva del ?pensamiento complejo? de Edgar Morín, se podría iniciar una aventura sobre la gnosis humana.
Por eso, cuando Ramón Grosfoguel y Santiago Castro-Gómez escriben: ?Necesitamos entrar en diálogo con formas no occidentales de conocimiento que ven el mundo como una totalidad en la que todo está relacionado con todo? (*), estamos totalmente de acuerdo al pesar de que atente contra la ?cordura intelectual eurocéntrica? y la estabilidad de la visión del mundo y la vida que nos ha impuesto la colonización y la colonialidad.

Se requiere hacer un enrome esfuerzo energético para desandar el camino y comenzar desde el principio, ?otro principio?, sin destruir el mundo conocido del ?tonal? e incursionar en el misterioso e irracional mundo del nahual. Difícil desafío solo para toltecas del siglo XXI. Lo difícil no es hacerlo, sino imaginarlo. Educayotl AC.


Notas:
(*)
El giro decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Santiago Castro-Gómez y Ramón Grosfoguel.
(**)
"El toroide, o tubo toro, es una figura geométrica construida con espirales doradas, circunscrita en una esfera, semejante a una dona o una manzana. El toroide es la forma que tienen los átomos, los fotones y toda unidad mínima constitutiva de la realidad. En la figura del toroide encontramos reunidos todos los principios de la Geometría Sagrada, a saber: el Gran Vació, la Ley de Unidad, la Ley de Dualidad, el Principio de autosustentación, los tres números pilares matemáticos de la Geometría Sagrada: Phi, Pi, Euler." psicogeometria.com
Message

Buscar