Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,358,010

EL REGRESO A CLASES EN TIEMPOS DEL COVID 19

Hits:1280

EL REGRESO A CLASES EN TIEMPOS DEL COVID 19
La crisis de la educación es mundial y multifactorial. Pero esencialmente se debe a que el poder económico concentrado en siete super bancos, que controlan la banca mundial, y esta a su vez, a las mega empresas trasnacionales, son las que han creado un sistema educativo que responde al Mercado, es decir, la educación que se imparte en ?el mundo libre?, es para preparar a los jóvenes para entrar al mercado de trabajo. Como la economía va de mal en peor, es decir, que cada día hay menos ricos mucho más ricos, y al mismo tiempo, más pobres mucho más pobres, no hay trabajo, y el poco que hay está mal pagado, sin prestaciones y es temporal. Pero ahora con el Covid 19, las cosas se han complicado. Los niños y jóvenes de primaria y secundaria, tendrán que tomar clases por televisión. Siempre ?el regreso a clases? ha movido la economía familiar y nacional. La educación se convirtió en un negocio, es parte de la economía nacional.

Antes de la pandemia, la educación ya era un fracaso. No solo por el propio sistema, ya que los estudiantes mexicanos tienen a nivel mundial, un bajo rendimiento. Terminando la primaria, muchos no saben hacer operaciones matemáticas básicas, no saben escribir y menos leer. Su nivel académico es muy bajo. Tres años después, al salir de secundaria, siguen con las mismas deficiencias, pero ahora no saben redactar, no se saben comunicar correctamente de manera oral y por escrito; y su noción de la historia, la geografía y ciencias naturales es muy deficiente. Un porcentaje alto de ?egresados? de las escuelas de nivel superior, por desgracia, siguen teniendo las mismas deficiencias. Ese es, el resultado de la educación que imparte la SEP.
A los gobiernos neoliberales nunca les importó la educación pública, por el contrario, pretendieron reducirla e incrementar la educación privada, como solución al problema educativo nacional. Atacaron al magisterio nacional y les dieron prerrogativas a los empresarios de la educación. Las élites económicas crearon sus propias escuelas, desde jardín de niños hasta universidades. El sistema no fue tan bueno como lo presumían, porque en realidad, lo que las escuelas buscaban, era el dinero de los padres y no, la instrucción de calidad de sus hijos, la educación privada en muy pocas ocasiones es de calidad, es más la apariencia, tanto en publicidad, como en instalaciones; pero, por ejemplo, el profesorado está muy mal pagado, poco capacitado, sin prestaciones y seguridad laboral, y humanamente mal tratado, así, no puede existir calidad en la educación.
En ambos casos, tanto en la educación pública como en la privada, se eliminaron las materias humanistas, y el resultado después de 38 años del modelo neoliberal, es que se han erosionado en gran medida los valores y principios que permiten la vida en sociedad de manera ordenada y civilizada. Cuando las personas, desde la infancia, aprenden en la casa, en la escuela y en los medios, que lo que tiene valor social y se exalta, es el consumo, el individualismo, el consumismo y la violencia, los resultados los estamos viviendo hoy. Las personas que hoy tienen entre 20 y 40 años, nacieron y crecieron en este medio, en todos los niveles sociales, razón por la cual podemos apreciar que la violencia, el crimen y la delincuencia, tanto de cuello blanco, como de barrio, se ha materialmente desbordado.
El fracaso del sistema educativo no está tan solo en ?el modelo educativo?, que ha ido como el cangrejo, paradójicamente la educación de hace 40 años era mucho mejor que la actual, sobre todo porque los tecnócratas neoliberales decidieron copiar el modelo estadounidense, que es uno d ellos perores del mundo. Tampoco el problema es solo del magisterio, porque como todo ciudadano de este modelo sociocultural y como todo profesionista de este sistema, sufre los mismos problemas de frustración y enajenación. Se acusa al magisterio de todos los males, pero, son los mismos males de la mayoría de las profesiones y de la burocracia, mal pagadas, sin prestaciones, con muchas limitaciones presupuestales, sin tener el interés de las altas autoridades de hacerlas eficientes.
Volemos al principio, todo se genera en un sistema deshumanizado, que busca el lucro desmedido de una clase poderosa que no tiene límites, ni valores, sin ninguna responsabilidad social e histórica con los pueblos, gobiernos y naciones. Esta gente pretende una riqueza exponencial a costa de lo que sea, no importando las consecuencias en los seres humanos, comprendiendo su salud física, emocional y espiritual, en las sociedades, en la naturaleza y el medio ambiente.
El Covid ha puesto de manifiesto las carencias de las familias, la sociedad y de los Estados. El tratar de hacer negocios de manera irresponsable con la alimentación, la salud y la educación de los pueblos, tiene un alto costo, tanto de naciones ricas como de las pobres, todas están en el sistema.
La pregunta del regreso a clases televisadas es, ¿Qué tan importante y decisivo para el futuro de los niños y jóvenes, es que dejen la educación presencial?, si ésta, ha comprobado con creces su fracaso. Además de que, cada día, hay menos posibilidades de encontrar ?un buen trabajo? en el campo empresarial, cientos de miles de desempleados con título universitario lo demuestran.
Es necesario hacer una revisión profunda de la educación, comenzando con el aspecto filosófico. Se está discutiendo hasta el cansancio ?los diversos modelos educativos importados?, pero, poco se ha reflexionado sobre la filosofía de la educación. Qué tipo de ciudadano se desea formar, cuales sus valores y principios. Cuáles sus aspiraciones existenciales. Cuál sería su proyecto abstracto de vida. Deseamos formar ciudadanos sensibles, creativos y críticos, seres humanos que busquen la felicidad y el equilibrio y plenitud existencial.
Para qué y para quién se está educando.
Cuál debe ser el perfil del educador, especialmente en el aspecto ético y moral. No se ha trabajado en acrecentar la conciencia de Ser, y los valores y principios éticos, morales y espirituales del docente. Porque la esencia de la pedagogía es el amor y la didáctica es el ejemplo. Nos debemos preguntar, qué clase de docentes necesitamos como personas, para que eduquen y formen con su ejemplo de vida, con su calidad humana a la niñez de este país.
Somos los herederos de la civilización ancestral que inventó la educación pública. Somos el único pueblo del mundo que ha tenido más de diez siglos de que todos sus niños vayan obligatoriamente a la escuela. Este es el mayor y mejor patrimonio cultural que poseemos, que por causas del colonialismo desconocemos, especialmente el magisterio nacional.
El futuro de este país está en el conocimiento descolonizado y crítico de su pasado ancestral. En el análisis y estudio de esos diez mil años de experiencia y sabiduría ancestral. Resulta imperativo y necesaria la descolonización del magisterio para que pueda existir una verdadera transformación del pueblo. Lo difícil no es hacerlo, sino imaginarlo.
Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría pasado.

Buscar