Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,401,610

La sabiduria tolteca de "Don Juan Matus"

Hits:23783

Cuando inicié el estudio de la obra de Carlos Castaneda, a finales de la década de los años setentas, me di cuenta que la obra se puede dividir en tres partes de manera general. Lo que dice don Juan , lo que piensa Castaneda sobre lo que dice y hace don Juan, y “el relleno” circunstancial a “las historias de poder”.
 
Para efectos de mi investigación sobre la sabiduría de los milenarios toltecas y la Toltecáyotl, las dos últimas partes no eran tan significativas, pues son vivencias y apreciaciones muy personales de Castaneda. Pero, ciertas cosas que dice don Juan” puede ser de extrema valía, toda vez que la sabiduría tolteca fue trasmitida por milenios de labio a oído y mantenida a través de la cultura oral. Los códices del Anáhuac no son libros, sino un recurso pictográfico para “recordar” historias ya conocidas a través de la oralidad.

De manera respetuosa, al trascendente trabajo de Castaneda, que esta ahí, esperando a los lectores con el “poder personal” suficiente para poder sacar provecho del conocimiento de uno de los tantos linajes de la sabiduría tolteca. Nosotros observamos una gran deficiencia en la obra al descontextualizar “las enseñanzas” de su génesis cultural .

En efecto, la sabiduría tolteca no esta únicamente depositada en un puñado de iluminados. Como todas las grandes sabidurías del mundo, están implícitas y explícitas en el pueblo que las crea. Porque el principio y fin de toda sabiduría o conocimiento filosófico es el pueblo de donde surge y se recrea. “La dimensión humana del conocimiento”, es lo que le da sentido y permanencia. De no ser así, de quedar en un grupúsculo de “iniciados” encubiertos en la clandestinidad de la fatua fantasía, es transitar hacia el olvido y la extinción. “Un conocimiento sin sabiduría” conduce a la aberración humana. El conocimiento libera, no esclaviza.

Por esta razón nos vimos en la necesidad de remitirnos al estudio de la historia antigua del Anáhuac y a trabajar en las comunidades indígenas de Oaxaca. Esas tres vías nos condujeron, por diferentes caminos, a poder aproximarnos con mayor objetividad a la Toltecáyotl, tanto en el aspecto de investigación bibliográfica, como fundamentalmente en el trato con los pueblos herederos directos de este conocimiento y en algunos casos especiales, con algunos portadores de la tradición de sabiduría milenaria.

Buscar