Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

28,924,226

AYUTLA MIXE SIN AGUA, PERO VIVE

Hits:6994

AYUTLA MIXE SIN AGUA, PERO VIVE
<br>
<br>
">
Por Ayutla, ilustración de Zaira Ávalos
JUSTINE MONTER-CID
La escena se ha repetido durante más de mil días: familias enteras caminan rumbo a los arroyos y las pipas de agua. Cargan cubetas y garrafones. Los niños delante. La gente se amontona y hace fila. Llenan a tope sus cubetas procurando que el agua les dure más de cinco días. Vuelven a casa.

La comunidad mixe de la sierra norte de Oaxaca vive sin agua desde hace tres años. La sentencia para San Pedro y San Pablo Ayutla inició con la agresión del despojo de su manantial en 2017 por parte de grupos armados del municipio vecino de Tamazulapan mixe. Los agresores, culpables de homicidios y secuestros en la zona, siguen impunes hasta la fecha. El gobernador Alejandro Murat y las autoridades estatales minimizan el problema y siguen permitiendo las libres agresiones a la comunidad de Ayutla. ?Los daños a la infraestructura de agua potable de nuestra comunidad fueron como un acto terrorista?, señala Joaquín Galván, estudiante de derecho y miembro de la comunidad, quien agrega que el gobierno sigue encubriendo al grupo armado que opera en la región del manantial. ?Nos están matando en vida?, declara ante la privación del derecho al agua para la comunidad de Ayutla mixe.

El gobernador de Oaxaca se ha referido a la situación violenta entre las dos comunidades mixes como un simple conflicto agrario. Ante la presión permanente de la comunidad de San Pedro y San Pablo Ayutla, Murat ha buscado salidas mediáticas deficientes con la emisión de comunicados que no resuelven el problema. La comunidad de Ayutla ha buscado apoyo en el presidente Andrés Manuel López Obrador y en la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, pero es la misma incapacidad. ?Nos parece muy tibia su postura en el tema?, comenta Joaquín acerca del presidente López Obrador, y agrega que Alejandro Murat falsea la información real del problema del agua, la trivializa y desinforma al gobierno. Del lado opuesto a las negligencias criminales, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y más de 80 organizaciones civiles han hecho frente a las autoridades con la demanda social del agua en San Pedro y San Pablo Ayutla.

El pasado 15 de abril se lanzó una campaña para visibilizar la problemática de la comunidad mixe a través de ilustraciones y carteles en redes sociales. Intelectuales y artistas locales como Yásnaya Aguilar, Filogonio Naxín y Benjamín Kumantuk, así como el escritor Juan Villoro y la cantante Julieta Venegas, hicieron tendencia con el hashtag #AguaParaAyutlaYA, la lucha social que la comunidad de Ayutla enfrenta desde hace tres años.

Covid-19 en puerta

Frente a la pandemia de Covid-19, Ayutla vive en precariedad de condiciones para atravesarla. Las actividades esenciales se han complicado para la comunidad. No es posible bañarse, lavar la ropa o desinfectar los alimentos sin racionar el agua en cada casa. La comunidad se abastece de agua a través de dos pequeños arroyos insalubres que no son suficientes para los más de cinco mil habitantes de Ayutla. ?Pueden pasar 5 o 6 días, hasta 15 o 20, para tener media hora de agua racionada en las casas y por zonas?, comenta Joaquín Galván. También llega el agua a través de camionetas manejadas por comuneros de la población que transportan tinacos, pero el servicio no es opción para toda la comunidad.

Se debe pagar de 150 a 250 pesos por el líquido y son los comercios los que, ante la urgencia de no imposibilitar sus locales, pagan por él. ?La mayoría de las familias se ha organizado para improvisar sistemas de captación de aguas pluviales, pero no ha llovido en Ayutla desde enero?, refiere Galván. Otro riesgo al que se exponen los pobladores es ir al manantial por agua. ?No pueden estar ahí más de 10 o 15 minutos porque surge la presencia de personas armadas?.

La sequía propia de la temporada y el drástico cambio en el clima de San Pedro y San Pablo Ayutla son factores que complican más la situación del agua en la comunidad. ?Los incendios concentran toda la atención de la población para sofocarlos?, comenta Galván y agrega que la denuncia social del agua queda del lado. Para combatir el incendio en la zona de La Laguna y Cerro Pelón, que acabó con más de 80 hectáreas, la comunidad acudió al manantial despojado en camionetas para abastecerse de agua sabiendo el riesgo. ?Un paisano murió por quemaduras?.

A pesar de ambas problemáticas en Ayutla, las labores de información sobre el tema de la pandemia de Covid-19 las han realizado las redes y las autoridades comunitarias. Se vocean a través del altavoz del municipio las medidas sanitarias: la sana distancia, el lavado de manos y el estornudo de etiqueta, todo en lengua ayuujk. ?Los ancianos y ancianas de la comunidad dicen que es inútil todo si no hay agua?, señala Joaquín, y advierte que se imposibilita todo cuidado preventivo de contagios de Covid-19 entre incendios y escasez de agua. ?La gente sale de su casa y rompe el confinamiento y se concentra con más personas. Se trabaja en equipo para sofocar los siniestros?, refiere ante las imposibles condiciones de aislamiento social. Otra situación que expone a la población es acudir a las pipas de agua que se estacionan en las calles: son filas para llenar cubetas y garrafones.

Con el anuncio de la fase 3 de contagios de Covid-19 en México, la población de Ayutla respondió con medidas sanitarias comunitarias y se responsabilizó como entrada principal a la región mixe. ?La primera responsabilidad de San Pedro y San Pablo Ayutla es ser un filtro?, señala Joaquín, y agrega que se está recibiendo a todas las personas por razones humanitarias, pero que se ha implementado un control sanitario riguroso. Las autoridades comunitarias de Ayutla han optado por reclutar a comuneros y comuneras y ciudadanos voluntarios para coordinar filtros de sanidad en las principales carreteras de la comunidad que conducen a otros pueblos. A su vez se ha implementado el uso de cubrebocas obligatorio para comerciantes y la cancelación de fiestas patronales.

Así, San Pedro y San Pablo Ayutla, tras confirmarse un primer caso de Covid-19 en la región mixe, esto en el municipio de San Juan Cotzocón, visibiliza su firme organización comunitaria como un ejemplo de resistencia para el resto de las comunidades mixes ante la propagación del virus.

Firmes también los incendios que no cesan. El incendio del 4 de mayo volvió a confrontar a ambas comunidades mixes. Parte del territorio de San Pedro y San Pablo Ayutla quedó afectado y varias localidades de Tamazulapan corrieron riesgo. Al lugar arribaron brigadas de la CONAFOR para sofocar el siniestro mientras que un comunero de Ayutla quedó lesionado. La situación no mejora en la comunidad, pero muy a pesar de todo, Ayutla vive.


Buscar