Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,582,009

Orígenes del Altépetl de Tetzcoco I

Hits:3062

Para explicar los orígenes del Altépetl de Tetzcoco recurriremos a la pluralidad de la historias, como ya se ha comentado, que se relataron en diferentes fuentes sin ignorar que éstas se escribieron con diferentes motivos e intereses particulares, como por ejemplo, el de legitimar la hegemonía de la tradición ancestral ante los diferentes altépetl de la región, así como también en los casos particulares de Alva Ixtlilxochitl y Bautista Pomar que buscaron justificar su linaje para conservar su status social y político, escritas bajo coacción de los colonizadores, primero por los clérigos y soldados españoles, después por la supervisión del santo oficio y finalmente de la corona española; y no precisamente para detallar la gran cultura que habían recién “descubierto”, si no más bien, para tener los elementos necesarios para su dominación y explotación  para cumplir con la maquinación de la colonización.

Por otro lado la misión que nos hemos encomendado realizar, sin el afán de que esto suene pretencioso, es intentar de interpretar objetivamente,  analizando y cuestionando, siempre con un enfoque del pensamiento crítico y honesto.

 Es importante hacer notar que en el pasado, los toltecas elaboraron una compleja forma de transmisión de sus conocimientos y experiencias a través de la tradición oral, que heredaban de generación en generación, acompañada por los libros pintados y que en conjunto combinaban la forma y expresiones de sus tradiciones históricas, las cuales estaban siempre a un lado del poder que residía en los tlatoanis o grandes oradores y en los tlamatinimes nahuas que lo preservaban.

Estas formas de transmisión se volvieron verdaderas instituciones para la preservación de la toltecáyotl en cada altéptl, teniendo una serie de reglas y prácticas que determinaban quién podía conocer, modificar y transmitir periódicamente el conocimiento en los diferentes escenarios, incluyendo en los tollan de enseñanza.
Sin embargo esto no fue solo exclusividad de los que tenían el poder de decisión de transmitirlos, de igual manera, estos actos,  se llevaban a cabo, en los calpullis, al interior de las unidades familiares, todo ello para mantener inherentemente una sincronía con el poder central del altéptl.

Encontramos que esa transmisión también se hacía a través de símbolos plasmados en los objetos peculiares y comunes, como los llamados “malacates”, que aún no han sido objeto de estudio profundo, creados de materiales como el barro y de uso común, como la cerámica policromada.

Los toltecas de la gran Tollan (Teotihuacán) seguramente fueron grandes exploradores en lugares tan distantes, como en las tierras del sur, arribando hasta los diferentes mares, reflejado principalmente en el pensamiento de la toltecáyotl, la presencia del arquetipo Quetzalcóatl, la influencia arquitectónica y estilos de vida creando toda una red de comunicación a lo largo y ancho del Anáhuac.

“Estos tultecas eran grandes artífices de todas las artes mecánicas: edificaron muy grandes insignes ciudades, como fueron Tolan, Teotihuacan, Chololan, Tolanzinco, y otras muchas, como parece por las grandes ruinas de ellas. Su vestuario era unas túnicas largas, a manera de los ropones que usan los japonés, y por calzado traían sandalias, y usaban unos a manera de sombreros hechos de pala o palma. Eran poco guerreros, aunque muy republicanos; y eran grandes idolatras…” Alva Ixtlilxochitl 1610.

Los toltecas, fueron grandes observadores que construían sus altépletl según la traza del cosmos (sol, luna y constelaciones), cerros y lagos. Por supuesto que no eran guerreros por que la lucha era interna a través de lo que se conoce como la “guerra florida”, trabajaban con un mismo interés bajo los preceptos de la Toltecáyotl en los cuales veneraban vehementemente el manejo de la energía.

En el proceso de la decadencia de la gran Tollan (Teotihuacán) y la caída de la Tollan Tula, varios altéptl se fueron conformando en sus alrededores, en los márgenes de los cinco lagos de la altiplanicie central.  Partiendo de este criterio planteamos que el comienzo de la historia de Tetzcoco, se da en el periodo clásico, aproximadamente en el año 600 d.C.

“La ciudad de Tezcuco, con todas sus tierras, pueblos y provincias fue de los reyes de ella casi de mil años á esta parte, y aunque en su señorío hubo mecha variación y mudanzas, como hay en la cosas de esta vida…” Juan Bautista Pomar, 1582.
El altépetl de Tetzcoco se consideraba una región de paso y los toltecas le llamaron Catlenihco.

“La ciudad de Tetzcuco tuvo principio su población en tiempo de los tultecas y se decía Catlenihco y se destruyó y acabó con las demás de los tultecas y después la fueron reedificando los reyes chichimecas…” Alva Ixtlilxochitl, 1610.  

Tetzcoco tuvo dos etapas constructivas prueba de que todos lo altépetl del Anáhuac, estuvieron interconectados desde tiempo remotos en diferentes épocas, y que el pensamiento de la Toltecáyotl continuó a través de los tiempos.

  “…Principié las excavaciones, y á las dos horas de estar ejecutando esta labor descubrí, casi á flor de tierra, dos figuritas de barro polícromas, representando dos tigres de pie. Estas curiosas estatuitas pertenecen á una época no conocida, tal vez á la de las murallas de Huexotla” Leopoldo Batres, 1904.

Observamos que la “época no conocida” se refiere indudablemente al tiempo de los toltecas dado que las citadas figurillas tienen características semejantes a la policromía de la gran Tollan.

Acolhuacan fue un amplio conjunto de poblados que vivían en las márgenes del oriente del lago de Tetzcoco, por el lado sur la sierra de Iztapalapa y por el lado norte hasta el lago de Xaltocan. En el siglo XVI, el altéptl central de toda la región era Tetzcoco, como ya lo había sido anteriormente los altépetl Huexotla y Coatlichan, los cuales ya habían dominado todas éstas tierras antiguamente.

Estimado lector te invitamos a seguir leyendo los siguientes artículos de la historia de Tetzcoco.
_____________________________

Miembro de Educayotl A.C.
y promotor cultural de la Toltecáyotl
en el Estado de México.
e-mail: mario.monreal@gmail.com

Buscar