Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,585,922

Incendios en el monte Tláloc

Hits:3881

Mario Monreal
Educayotl AC
5 de mayo 2017
El altépetl llamado “Tláloc” se encuentra en la cordillera nevada oriental formando parte de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Colindando con poblados como: Coatepec, Coatlinchán, Huexotla, Texcoco, Tequexquinahuac, San Miguel Tlaixpan, La Purificación, Santa Catarina del Monte, San Nicolás Tlaminca, San Pablo Ixayoc, San Gerónimo Amanalco, entre otros; en donde la mancha urbana se ha desarrollado incesantemente en los últimos años.

El Domingo 2 de Abril del año en curso un incendio o “chamusquina” se observaba en el Monte Tláloc desde la Ciudad de Texcoco, y éste era solo el comienzo de incontrolables  llamaradas de fuego que durarían 5 días consecutivos, devastando la flora y fauna de aproximadamente 1000 ha, en esas fechas se presentaron fuertes vientos en la zona, lo que permitió al fuego extenderse rápidamente. El incendio comenzó a la altura del poblado Coatlinchan sin embargo, al pasó de los días se extendió de sur a norte del monte Tláloc. De inmediato los pueblos originarios, diferentes asociaciones civiles e instituciones como la Universidad Autónoma Chapingo se organizaron y se trasladaron para subir a sofocar el fuego.  Un dato adicional es que ese mismo día los candidatos a la gubernatura del Estado de México estaban inaugurando sus campañas y ninguno de ellos tuvo la osadía de mencionar el siniestro o alguna medida para ayudar a controlar el incendio que ya estaba fuera de control, con el riesgo de llegar a los poblados cercanos.

Transcurridas 3 semanas de lo acontecido, el 27 de Abril del año en curso siendo las 20:00h, de nueva cuenta se observa un gran incendio en el cerro de San Miguel Tlaixpan, en forma de “V”, casi al final de la cordillera. Afortunadamente esta segunda chamusquina fue controlada rápidamente por los pobladores y protección civil.

Analizando los hechos y por la frecuencia de los mismos, se deduce que la posible causa de los incendios es que fueron generados  intencionalmente, con el fin de urbanizar, así como también obtener diversos materiales para la construcción del nuevo aeropuerto. Si esta versión resultase ser cierta, como se piensa, es una verdadera pena que se siga destruyendo y sacrificando a la madre naturaleza por intereses de particulares. Demostrando la barbarie que ya se vive por todas partes.

Para los habitantes de la ciudad de Texcoco y los poblados circunvecinos es muy bien sabido, por la herencia histórica de nuestros viejos abuelos, la importancia de la existencia del Monte Tláloc con sus hermosos bosques, siendo un elemento primordial para el desarrollo y formación de los fenómenos pluviales, los cuales ayudan a regenerar los mantos freáticos de toda la zona, así como el riego de cultivos de temporal como: el maíz, el frijol, los frutales, entre otros; ubicados en la parcelas y huertas que aún alimentan a las familias tradicionales. De ahí su gran importancia y veneración al alteptl sagrado de Tláloc.

Esto lo valoraban y respetaban los hombres antiguos del Alcohuacan debido a que Nezahualcoyotzin mando a construir un importante acueducto que permitía transportar el agua desde el monte Tláloc hasta la ciudad de Texcoco, principalmente a Tetzconzinco. El Tláloc representaba para ellos la energía primordial de la vida, y este ecocidio que sufrió el cerro perjudica a la naturaleza y también a los pobladores debido a que en las próximas generaciones el abastecimiento del agua mermará drásticamente.

Además, se cree que los incendios son también provocados por turistas que suben al monte Tláloc, invitados por el arqueólogo Victor Arribalzaga Tobón del INAH, encargado del “Proyecto Arqueológico Monte Tláloc” que en busca de un enriquecimiento turístico creó el  evento llamado “La montaña fantasma”, promocionado en sus redes sociales, en donde a cambio de una cuota monetaria lleva a gente engañada por un efecto óptico, generando basura como colillas de cigarros, fogatas y destrucción de la naturaleza.

Considero que el problema tiene una raíz más profunda que es la falta de identidad, la mayoría de “mexicanos” no sabe que nuestra cultura madre con origen de 7500 años de antigüedad, generó un conocimiento en el que se concebía al mundo de manera energética y espiritual y por ende todos los altépetl o cerros eran respetados y sagrados. La colonización destruyó y desvalorizó todos los conocimientos de los viejos abuelos; nos hicieron creer que su estirpe era superior dejándonos como “indios” ignorantes y salvajes. Es bajo esa concepción que en la actualidad no somos capaces de valorar la riqueza cultural y natural que poseemos en el territorio del Cém Anáhuac y muy particularmente en Acolhuacan.

Finalmente se propone que el Gobierno de Texcoco junto con los pueblos vecinos afectados y el Departamento de División de Ciencias Forestales (UACh), creen una comisión orientada a tomar medidas preventivas, reforestar y resguardar lo que aún podemos admirar del Monte Tláloc.
_______________________________


Mario Monreal
Miembro de Educayotl A.C.
y promotor cultural de la Toltecáyotl
en el Estado de México.
e-mail: mario.monreal@gmail.com

 

Buscar