Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,949,284

DANZA DE CONCHEROS EN ALEMANIA. Saide Sesin

Hits:4878

 

Gracias por el reconocimiento a nuestra labor de conservar la herencia aunque estemos en tierras extranjeras. El día que dejemos de danzar se pierde esa enseñanza, por eso cumplimos con las fechas de danza acordadas y movemos el círculo sagrado de la danza donde sea que estemos. 

 

Allí vamos cumpliendo y manteniendo vivas las enseñanzas, los pasos, los ritmos, la música, la costumbre. Y la verdad, en algunos círculos de danza de México ya ha habido muchos cambios y algunas danzas se han perdido pues por complicadas ya no las danzan, o porque los nuevos no saben tocar un instrumento y danzar al mismo tiempo, o porque les gusta danzar a mil por hora, no saben redoblar los ayoyotes y a veces ni  marcar los pasos, apenas rozan el suelo para ir más rápido. Don Ernesto nos enseñó a redoblar en el aire, en el suelo, pues hacemos música al danzar.

 

 

 

Está muy de moda caer de rodillas, dar dobles vueltas y en lugar de llevar un instrumento, sólo traen un manojo de plumas en las manos. Como que se fomenta la importancia personal. Los niños o los viejitos quedan excluidos, porque quién puede seguirlos a esa velocidad?

 

Entonces en lugar de mover el círculo, lo paran, y se sienten orgullosos de que nadie pudo seguirlos, de que son los mejores, los más rápidos, los que más plumas tienen. Antes cada pluma se iba conquistando, por eso los jefes se distinguían porque eran los que más plumas tenían. Ahora como se compran por centenas (sin importarles que las aves hayan sido desplumadas vivas) pues antes de saber danzar bien ya traen unos penachos de miedo. Y el ser impecable pasa a no ser tan importante como ser bello, el mejor y el que más rápido va.

 

Así se va perdiendo la costumbre de que todos puedan danzar: gordos, flacos, viejos, niños. Originalmente el camino de la danza sirve para parar el mundo, la importancia personal, la vanidad, el ego, por eso es un camino, un legado, danzar no es dar de brincos, como decía don Ernesto.

 

Claro que quedan muchos grupos que aún dan valor a la ceremonia y a la conformidad  gracias a que muchos de los antiguos danzantes siguen repitiendo exactamente los pasos que nos enseñaron los tatas, sin cambiarles nada y a que muchos de los nuevos danzantes no caen en el camino del ego ni la importancia personal.

 

La tradición de la danza es un camino del guerrero. No es un aerobics para mostrar cuán bellos y fuertes son los danzantes. Se trata de que nunca dejes de danzar hasta que Ometeotl nos recoja los pasos, de que toda tu vida la dediques a ello, no sólo cuando eres joven y bello. Muchos de esos danzantes de orgullo no duran mucho danzando pues a ese ritmo les fallan rodillas y espaldas y la motivación. Pues cuando ya no son bellos ni jóvenes, ya no se sienten motivados para lucirse.

 

Cambiando de tema, me gustó mucho el texto de los migrantes y la toltequidad. Completamente de acuerdo y una labor singular. Muy necesario reencontrar las raíces, porque sin ellas no se puede crecer en ningún lado y menos dar frutos o flores.

 

Muchos mexicanos en el extranjero se van por la onda del mariachi y las fiestas patrias como identidad. Por eso es importante lo que ustedes logran y alcanzan.

¡Un abrazo!

Chicome Cozcacuatli

Saide Sesin saidesesin@yahoo.com.mx

 

 

 

Buscar