Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,479,315

LA SALUD ES UNA PESADILLA PARA LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Hits:3743

LA SALUD ES UNA PESADILLA PARA LOS PUEBLOS INDÍGENAS
Samuel Hernández Morales
Ojarasca, Periódico La Jornada.
18 mayo 2019.
Integrante del Consejo de Defensa de los Derechos de Pueblo (CODEP)
en Oaxaca
Nuestra organización está integrada por pueblos mixtecos, triquis, mazatecos, mazatecos, chatinos y chinantecos. Tenemos presencia en 17 comunidades, en las regiones costa, sierra sur, mixteca, Papaloapan y Valles Centrales de Oaxaca. En CODEP estamos pueblos y comunidades indígenas organizados para enfrentar obstáculos de manera colectiva. Recuperamos formas tradicionales de organización, como el tequio, bajo la convicción del beneficio al pueblo.

Nuestro estado tiene los mayores índices de pobreza y marginación del país. El trabajo, el ingreso, la nutrición y la educación sufren un profundo deterioro. La implantación del Tratado de Libre Comercio (TLC) inundó de productos agropecuarios extranjeros a nuestro estado, destruyendo el campo oaxaqueño. Ahora es más económico comprar el maíz transgénico de Estados Unidos que el que se produce en nuestras milpas; pasa también con el frijol y otros granos. Se ha incrementado el consumo de agroquímicos y comida chatarra, lo que ha incrementado las enfermedades que antes no se veían.

La falta de trabajo y los bajos salarios causan la migración de miles de jóvenes. El sistema de salud es desolador, sin clínicas, médicos ni medicamentos, por lo que enfermedades fáciles de tratar son peligros mortales para quienes las padecen. Si alguien es enviado a la capital para atenderse, encontrará hacinamiento y falta de medicamentos del cuadro básico. La salud es una pesadilla para los pueblos indígenas. En cuanto a la educación, hay escuelas sin agua, sin luz, en ruinas, sin ventilación. Sin salones o salones sin sillas ni pizarrones o sin maestros; la reforma educativa de Peña Nieto es la causa de ello. Esta reforma dividió a las comunidades. Muchas de ellas se negaban a entrar al programa de Escuelas al 100. Se impuso por la fuerza y con grupos paramilitares como Antorcha Campesina, para ablandar a las comunidades. Se ha luchado mucho por la educación bilingüe pero los gobiernos siempre han trabajado en sentido contrario. Mandan a las escuelas zapotecas a los maestros de habla triqui. Y a la inversa. Los programas de educación han resultado un fracaso.

Los gobiernos neoliberales buscaron la supuesta regularización de tierras, pero las han entregado a empresas extranjeras, como ocurre con las playas. Actualmente está concesionado al menos 20% del territorio oaxaqueño a empresas mineras. Por eso hay resistencia de los pueblos. Hace 5 años, unas universidades encontraron grandes reservas nacionales de un mineral llamado tierras raras, altamente radioactivo, dañino para la salud. En los pueblos de Oaxaca existe preocupación por el descubrimiento de este material, por los efectos que puede acarrear. También sabemos del interés por la implementación de 72 presas hidroeléctricas. En la mixteca y la costa se tienen planeadas 14. Los gobiernos priistas como el de Oaxaca apoyan a grupos paramilitares como Antorcha Campesina para meter miedo a los pueblos que resisten, mediante amenazas, asesinato, despojo, expulsión, como en Tlaxiaco, Putla y Jamiltepec. En Oaxaca, los gobiernos priistas han buscado que sus organizaciones se metan a Antorcha para robustecerla. Eso viene desde Ulises Ruiz, considerado por los pueblos como un criminal represor. Entregó mucho dinero a los antorchistas.

Nuestra propuesta: Pedimos al gobierno que garantice caminos, escuelas con maestros suficientes, mobiliario, clínicas con médicos y enfermeras, con medicamentos y hospitales en cada región. Necesitamos electrificación y necesitamos agua, en pleno siglo XXI, en muchas comunidades caminan hasta tres horas para llevar agua a las casas.

Buscar