A+ A A-

Revelan símbolos profundos de la identidad mexicana, como el mito del origen del mundo

  • Categoría: Notas de prensa
  • Publicado el Jueves, 20 Abril 2017 14:52
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 5

Foto El Museo Nacional de Antropología aloja la muestra que reúne más de 300 objetos, como piezas arqueológicas, pinturas, esculturas, banderas, armas, textiles y numismática que proponen un análisis iconográfico del Escudo Nacional desde las pespectivas histórica y científicaFoto Francisco Olvera
La exposición El Escudo Nacional: flora, fauna y diversidad tiene una sala lúdica para niños
Ángel Vargas
Periódico La Jornada
Jueves 20 de abril de 2017.
La exposición El Escudo Nacional: flora, fauna y biodiversidad, que alberga el Museo Nacional de Antropología, ofrece un análisis iconográfico de los elementos de ese emblema patrio desde las perspectivas histórica, arqueológica y científica.

Reúne más de 300 objetos, entre piezas arqueológicas, pinturas, esculturas, banderas, publicaciones, armas, textiles, numismática y taxidermia, que documentan cómo la imagen del águila sobre un nopal devorando una serpiente no sólo condensa la historia y los valores de nuestra patria.

También guarda símbolos más profundos, como la representación del mito de la creación del mundo, según se explica en el recorrido por la muestra, la cual permanece abierta al público, con entrada gratuita, en estas vacaciones.

La organización de la muestra se debe a las secretarías de Cultura y de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal y está integrada por ocho núcleos temáticos que plantean un recorrido de tipo cronológico, de la época prehispánica a nuestros días.

Ahí se asienta que el Escudo Nacional está ligado a leyendas, tradiciones y hechos que están en lo más profundo de nuestra identidad y cómo sus diversas transformaciones han ido de la mano de los principales acontecimientos históricos del país: la conquista, la Colonia, la lucha de Independencia y su consumación, así como la Revolución.

También se confiere papel preponderante a los elementos de flora y fauna que aparecen en ese emblema: el águila, la serpiente, el nopal, la peña, el agua, el laurel y el encino, que lo convierten en el escudo nacional con más elementos de biodiversidad en el mundo.

El primer núcleo de la muestra está compuesto por piezas de la cultura mexica, que dan cuenta del águila como elemento dominante entre los símbolos de identidad de ese pueblo relacionadas con la fundación de su ciudad.

Según se explica, el dios solar Huitzilopochtli tomó la forma de esa majestuosa ave para guiar a su pueblo en su peregrinar de 200 años desde Aztlán hasta el asentamiento definitivo en un islote en medio del lago de Texcoco. Así nació la gran Tenochtitlán.

El segundo núcleo alude a la época virreinal y cómo fue que los elementos de ese símbolo fundacional lograron trascender la conquista militar y religiosa española e incrustarse en la nueva cultura mestiza.

Evolución del símbolo patrio

El triunfo de la guerra de Independencia articula el tercer eje temático. Mediante pinturas, esculturas y monedas se alude a la primera insignia que identificó al país, ya emancipado de España.

Se instituyó por decreto del 2 de noviembre de 1821. Un águila con las alas abiertas, parada en la pata izquierda sobre un nopal y con la corona del primer imperio dio forma a la primera iconografía oficial.

Los sucesivos gobiernos, ya republicanos, adoptaron los mismos elementos, sólo con discretas modificaciones. A partir de 1823 se añadió la serpiente, además del laurel y el encino, describen las cédulas.

El recorrido continúa con los cambios del escudo mexicano en el siglo XIX y varios ejemplos de los usos que tuvo, sobre todo a partir de la segunda mitad de esa centuria, como una manera de plasmar y reafirmar el nacionalismo.

La muestra concluye con la sección dedicada a la Revolución, en la cual se asientan los cambios promovidos por Venustiano Carranza a ese símbolo, siendo el más evidente el de colocar el águila vista de perfil y vuelta hacia la derecha, tras 92 años de mantenerse de frente. El nuevo escudo entró en vigor en 1917.

El Escudo Nacional: flora, fauna y biodiversidad cuenta en su trayecto con herramientas digitales y una sala lúdica para niños. La exposición concluirá el 28 de mayo en el recinto de Paseo de la Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec.
_____________________________
Nota de Toltecáyotl:

Este país no se debe llamar “México”, porque el nombre viene de los mexicas, el último pueblo que llegó al Valle del Anáhuac. Estas tierras, desde hace miles de años son llamadas por todos los pueblos ancestrales ANÁHUAC, en la lengua franca en la que se entendían todos. Los conquistadores y misioneros escribieron a principios del siglo XVI, que esta tierra era el Anáhuac, porque así se les informó. José María Morelos, cuando pretende darle un verdadero giro independentista al estallido criollo de Hidalgo, convocó al Primer Congreso del ANÁHUAC en Chilpancingo, en 1813, para dar Los Sentimientos de la Nación. El mismo traidor de Iturbide, le pone a su imperio de opereta “El Primer Imperio Mexicano del ANÁHUAC”. Los criollos le ponen a “su país”, México. Pero, no todos los que habitamos este país somos mexicas. Existen actualmente más de 60 pueblos ancestrales, pueblos mestizos y afros, los cuales quedan excluidos. Es tanto como llamar a este país: Mayab y a sus habitantes mayas, o Mixteca y a sus habitantes mixtecos. El nombre de México es parte de un proceso de colonización que nos mantiene en la ignorancia de nosotros mismos. Llamar: Mesoamérica, Prehispánico, Precortesiano, Precolombino, indios, para nombrar lo propio, es estar sometidos y colonizados, ignorantes de nosotros mismos. El colonizador dice: sí no te nombro, no existes, te desconozco. Descolonizar es dignificar.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

ToltecáyotlTV

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook