A+ A A-

México: Los trabajadores petroleros frente a la depredación imperialista

  • Categoría: Notas de prensa
  • Publicado el Lunes, 09 Julio 2018 16:51
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 138

etroleros mural.png
Recibido de El Zenzontle, 7 de junio.- Ponencia desarrollada en el foro petrolero "Reforma Energética: Situación Actual y Perspectivas, una Aproximación" Villahermosa, Tabasco 30 de mayo de 2018]. En el actual momento de crisis que vive el capitalismo el papel que juega el petróleo es fundamental.
Desde hace varios años, la disputa por los recursos energéticos entre los grandes bloques imperialistas del mundo se ha incrementado de manera exponencial. Las guerras en Medio Oriente son un símbolo claro de esta disputa.

Quienes ahí se confrontan son directamente los imperialistas por sus intereses concretos, el caso de Siria durante los últimos siete años es sintomático; dos grandes bloques imperialistas luchan por apropiarse de los recursos energéticos y de la posición geoestratégica en la región.

Léase Rusia y Estados Unidos-, para de esta manera, solventar los gastos que requieren en el nuevo proceso de industrialización mundial que se perfila para desarrollarse a nivel global, así, las necesidades energéticas se vuelven exorbitantes.

Frente a las constantes derrotas del imperialismo Norteamericano en Medio Oriente (Siria, Irak, Irán, Líbano, Afganistán), Estados Unidos vuelca sus necesidades a territorios más cercanos es decir, en el continente americano.

Donde ha iniciado un proceso de embestida en contra de gobiernos progresistas con importantes recursos energéticos -y naturales en general- que, además, por las presiones políticas y económicas estadounidenses, han tendido a estrechar lazos comerciales con el bloque imperialista que conforman Rusia y China.

Siendo este último el que más preocupado tiene a Estados Unidos por el grado de crecimiento económico que ha presentado en la última década.

De esta manera, al volcar Estados Unidos su preocupación hacia América logra con su fuerza imponer gobiernos serviles a sus necesidades y en el caso de los gobiernos progresistas, pretende desalojarlos por diversas formas para imponer gobiernos títeres alineados a sus políticas y las necesidades de sus burguesías.

Históricamente el Estado mexicano ha sido un fiel sirviente de los intereses imperialistas de Estados Unidos y particularmente en los últimos 20 años, cuando la apropiación de los recursos naturales ha sido la más salvaje y descarada desde el profiriato.

Es bien sabido pues, que con la Reforma Energética los más beneficiados en la apropiación de los recursos energéticos de nuestro país han sido los capitales anglosajones, pues, a diferencia de lo que se expresa comúnmente, no es PEMEX como empresa estatal lo que ha venido a privatizarse…
Sino los recursos petrolíferos y energéticos en general de nuestro país que pueden ser libremente explotados y apropiados por los capitales extranjeros con el mayor cinismo, situación que implica no sólo este saqueo de recursos, sino que deja a su paso despojo, represión y muerte.

El hecho de que Tabasco pueda convertirse en el centro petrolero del país implica pues, que las aspiraciones y necesidades imperialistas más voraces y depredadores estarán situadas en este estado.

Lo que conllevará a mayor explotación y expoliación de los derechos laborales de los trabajadores petroleros, así como a la mayor depredación y despojo de los recursos naturales pertenecientes a las comunidades.

Frente a ello, la necesidad de la unidad de los trabajadores del gremio es fundamental, pues, con el desmantelamiento premeditado de la empresa PEMEX, los trabajadores petroleros quedarán a merced de las empresas extranjeras, siendo estas expertas en la explotación de la mano de obra de países dependientes como el nuestro.

La reforma laboral impuesta en 2012 que liquida las conquistas obreras históricas es un escenario perfecto para que estas empresas logren la mayor apropiación de los recursos energéticos a un menor costo.

Bajo esta circunstancia, la defensa de los derechos laborales de los trabajadores pasa necesariamente por la unidad de éstos, pues sin ella, los trabajadores quedarán a merced de las políticas explotadoras de los capitales más rapaces.

Es necesario hacer notar que todas las conquistas laborales que ahora han sido eliminadas de un plumazo, sólo se han logrado con la amplia unidad y lucha de los trabajadores de diferentes gremios, a quienes costaron represión, encarcelamiento y sangre, pero producto del charrismo y el corporativismo, esta unidad ha sido pulverizada y la organización ha sido prácticamente aniquilada.

Sin embargo, la necesidad de construir espacios laborales y sindicales democráticos han llevado también a la resistencia a diferentes grupos organizados en diversos sectores como el petrolero.
Así pues, se debe coincidir con estos espacios de resistencia laboral y de las comunidades para poder frenar los deseos imperialistas de mayor despojo y opresión hacia la clase trabajadora y el pueblo en su conjunto.

Todo ello debe ser sin embargo, sobre la base de la organización clara y definida de un programa de lucha conjunto que pueda llevar a la clase trabajadora y en particular a los obreros petroleros, al frente de batalla por el cese del saqueo de nuestros recursos naturales.

Y por detener la explotación de los trabajadores, es decir, la clase obrera del sector petrolero con su amplia y demostrada capacidad de combate y congruencia debe poner la agenda de lucha a nivel nacional.

Conquistando evidentemente la democracia sindical para sus agremiados y guiando a quienes se oponen a las políticas de despojo, opresión y miseria hacia un camino de avanzada por la conquista de sus reivindicaciones.

Si los obreros del petróleo no se organizan unificadamente en torno a un proceso de liberación contra el charrismo y el corporativismo, difícilmente podrán hacer frente a los retos que las políticas expoliadoras del imperialismo les presenten.

Se convierte pues en una necesidad urgente la organización y la unificación de los trabajadores petroleros -como lo han hecho históricamente- por la recuperación democrática de su sindicato y la defensa de sus derechos laborales, así como la unificación con otros sectores obreros y la sociedad.

Uno de los elementos clave que ha distinguido la lucha democrática de los obreros petroleros ha sido su amplia moral combativa, es decir, la honestidad de su lucha y sus objetivos, situación que ha sido ejemplo para otros sectores en la unificación de los procesos de resistencia y combate frente a la opresión estatal y capitalista.

Este ejemplo debe seguir guiando los procesos organizativos de la clase trabajadora en su conjunto y del sector petrolero en particular y debe ser esta moral combativa y proletaria el estandarte con el que el gremio petrolero se presente e incorpore a otros sectores a un proceso organizativo amplio, guiando de manera consciente una lucha decidida por la conquista de sus objetivos.

La ética política, la disciplina proletaria, la combatividad y congruencia deben estar presentes en las batallas que la clase obrera y los obreros petroleros desarrollen, de igual forma deben estar presentes en los procesos de organización y unificación con otros sectores, pues será este ejemplo el que empape la lucha de la clase obrera y sectores aliados en este país.

Así pues, el trabajo de los obreros del petróleo resulta amplio, complejo y arduo, pero brindará resultados a largo plazo para la transformación efectiva y definitiva de esta sociedad y dará paso a una sociedad más justa, libre y solidaria.

¡¡Por una auténtica independencia y autonomía sindical!!
¡¡Destruir las cadenas de la opresión burguesa!!
¡¡Por la liberación de la clase trabajadora!!
¡¡Frente Oriente, Proletario y combatiente!!

Cartel Foro Petrolero.jpg
Publicación original: https://frenteoriente.blogspot.com/2018/06/la-lucha-de-los-petroleros-frente-la.html

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

aquioaxaca.com

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook