A+ A A-

La resistencia del axolote

  • Categoría: Notas de prensa
  • Publicado el Sábado, 02 Junio 2018 13:11
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 93

Al-Dabi Olvera
Periódico La Jornada
2 junio 2018.
El axolote es un animal resistente. Ante una drástica alteración en el entorno al que pertenece, opta por sumergirse en las tierras fangosas. Así se mantiene protegido frente al calor o el frío excesivo, mientras encuentra el momento de resurgir.
Este animal no viene de un pasado inexistente, de una jaula o de una época dorada desconectada de la vida cotidiana. Su sorprendente capacidad de regeneración física, de poder elegir entre ser un animal de agua o de tierra, le ha dado la posibilidad de tener una continuidad temporal y permanencia en diversos territorios. No es un animal pasivo, pasmado, apático, sino uno amigable, experto de la libertad de decidir sobre su cuerpo.

Actualmente existen 19 especies de axolotes regadas por diversas partes de México. Si bien la más conocida es el Ambystoma Mexicanum, perteneciente a Xochimilco. No es, para nada, la única. Michoacán, estado de México, Tlaxcala y Puebla están poblados de axolotes. A pesar de que todas las especies están en peligro de extinción, su diversidad es notable y la mayor parte de su población se encuentra fuera de criaderos científicos y laboratorios.

Claude Levi-Strauss decía que las culturas antiguas escogían a sus animales totémicos no porque fueran buenos para comer, sino porque son buenos para pensar. El axolote es un animal que ha estado en el centro de la batalla por los símbolos. Desde Sahagún, al axolote se le han endilgado una serie de mitos cercanos al inframundo, la hipersexualidad y a su supuesta adolescencia eterna.

El etnólogo francés Pierre Clastrés escribió críticamente: las sociedades arcáicas serían unos axolotl sociológicos incapaces de acceder, sin ayuda exterior, al estado adulto normal.

Roger Bartra, el estudioso del axolote más famoso en México, escribió que este animal es una representación irónica de lo nacional. En su antología titulada Axolotiada (2011) se debate entre colocarlo como una figura de fascinación hasta un signo del estancamiento y del atraso. Antes, en la Jaula de la melancolía (1987), Bartra parte de un estudio de la identidad mexicana para concluir que el campesino lleva consigo una especie de melancolía esencial proveniente de pérdidas irreparables e irreversibles creadas por la modernidad.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook