Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

28,786,045

Ixcateco, la lengua indígena que agoniza con seis hablantes

Hits:283

Ixcateco, la lengua indígena que agoniza con seis hablantes
EFE
20 febrero 2020
Santa María Ixcatlán. Las voces se apagan en Santa María Ixcatlán, donde el
silencio solo se ve interrumpido por el murmullo de las palmas silvestres, el repicar
de las campanas de la iglesia y el hablar de Pedro Salazar, uno de los seis últimos
hablantes de ixcateco, una lengua destinada a desaparecer en el sur de México.
Iñakendikuatuxuiri, anuncia un interminable cartel ubicado en la entrada de
este remoto pueblo ubicado en el estado de Oaxaca. Bienvenidos a Ixcatlán,
matiza en español para los foráneos. México cuenta con 68 lenguas indígenas, lo
que lo sitúa como el segundo país de América Latina con más idiomas originarios,
solo superado por Brasil. Casi siete millones de mexicanos hablan alguna lengua
indígena, la mayoría en el sureste del país. En 1999, la Unesco proclamó el 21 de
febrero como Día Internacional de la Lengua Materna ya que cerca de la mitad de
los 7.000 idiomas que existen en el mundo están en peligro de desaparecer. A sus
94 años de edad, don Pedro conserva la lucidez y los recuerdos de los vocablos
ixcatecos que le enseñaron en la infancia, hace casi un siglo. De niño lo aprendió,
de joven lo hablaba mucho pero de adulto ya casi no tiene con quién.
Se fueron muriendo sus amigos y junto a ellos también el ixcateco, cuenta Pedro
mientras teje palma fresca en el interior de su cueva. Y es que los habitantes de
Ixcatlán construyeron pequeñas cuevas en los patios de sus casas para conservar
la frescura y docilidad de esta materia prima.

Pedro ya solo usa el idioma local para enseñar a los curiosos cómo se dicen las
palabras más comunes, como casa, puerta, sombrero, camisa, manos o pantalón.
Si hubiera con quien platicar yo puedo platicar cualquier cosa en ixcateco, pero no
hay con quien... Si ustedes me contestan en ixcateco, ahí vamos a platicar,
cuenta este jueves en entrevista con EFE. A unos pocos años de cumplir el siglo de
vida, no ha dejado de hacer sus artesanías de palma. La claridad de sus ojos
todavía le permite calcular las puntadas entre los recovecos de los hilos de palma y
sus manos callosas, antes campesinas, se consienten ahora tejiendo sombreros,
tenates, petates o cualquier cosa que la planta permita crear. La debilidad de su
idioma contrasta con la fortaleza de Pedro, quien en 2015 perdió un pie por un
cáncer. Ante esta adversidad, sacó ventaja haciendo más fuertes sus brazos y
manos, que ahora le permiten andar desde su casa de madera hasta la cueva.
Un pueblo que subsiste como puede
Ixcatlán es un pueblo en silencio, pero activo porque todos tejen la palma, única
actividad que les permite ganar algo de dinero. Si dejamos de tejer no comemos;
dice María Patrocinio, una de las hablantes de ixcateco que sufrió la discriminación
a mediados del siglo pasado, cuando el desprecio a lo indígena degradó su idioma,
considerado entonces un sinónimo de atraso social. No, ya no hay gente que
hable ahorita en Ixcatlán, ahorita ya nada más son pocos, ahora ya quedamos
unos cuatro o cinco no más, porque está otra señora que se llama Ignacia para
allá arriba pero ahorita ya también no habla como ya está bien abuelita ya no
habla y su hija habla un poco, relata.
Caminando y tejiendo a la vez, aún recuerda cuando su maestro le dijo que no
hablará ixcateco porque se oía mal y que en vez de esas palabras que aprendió de
sus padres y abuelos pronunciaran el español. Cuando anduvimos en la escuela ya
decían los maestros que no habláramos el ixcateco y por eso ya no hablé, ya no
aprendí todo", cuenta María, quien confiesa que entiende algunas palabras.
Ante el peligro de perder el ixcateco, autoridades han implementado programas
para preservarlo con resultados poco optimistas como el colocar letreros en los
caminos y calles del pueblo para ver, por ejemplo, cómo se dice iglesia (nungu).
Lingüistas de la Biblioteca Juan de Córdova, en Oaxaca, se han interesado en
difundir libros escritos en el idioma de Ixcatlán y hacer un registro en audio y
video de pláticas en idioma de los últimos hablantes, para que en el futuro quede
el registro de este idioma y no se pierda para siempre. Ellos han documentado que
solo seis personas pueden hablarse y entenderse en ixcateco. Son los encargados
de preservar un idioma indígena condenado a quedar silenciado.

Buscar