Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

28,798,295

TODOS LOS MAYAS, TODOS

Hits:372

TODOS LOS MAYAS, TODOS
ARTURO LOMELÍ GONZÁLEZ
Viernes Santo en San Andrés Larráinzar, 2018. Foto: Mario Olarte
Ojarasca 275, Periódico La Jornada.
DE MÉXICO A GUATEMALA, ENTRE LAS AMENAZAS Y UN FUTURO PROPIO

?Luchamos por la vida, por nuestra vida y la de las pro?ximas generaciones. Luchamos en contra de la muerte que significan los proyectos de desarrollo que pretenden apropiarse de nuestros territorios y destruir nuestras comunidades y la desaparicio?n de los pueblos originarios. Luchamos porque se escuche nuestro proyecto de vida y de futuro?. Es el pronunciamiento de los pueblos originarios de una de las regiones ma?s indi?genas de Latinoame?rica, el a?rea maya. En esta regio?n convergen los movimientos de defensa de los territorios, encabezados por el EZLN-CNI-CIG del lado mexicano y el Consejo de Pueblos Mayas de Guatemala (CPM) y la articulacio?n de movimientos guatemaltecos. Convergen sin ma?s vi?nculo que sus demandas. Ambos procesos manifiestan que nos encontramos en el tiempo de los pueblos, despue?s de sufrir despojos y destruccio?n. EZLN-CNI-CIG llaman a defender la tierra y los territorios.

Los proyectos de desarrollo conducen a la destruccio?n de pueblos, culturas y comunidades y somete las poblaciones a nuevas formas de explotacio?n capitalista. El CPM y los dema?s movimientos se han opuesto y de claran que sus territorios han de ser libres de mineri?a, proyectos extractivistas y respeto a las formas de vida comunitaria.



TERRITORIOS MAYAS

La mayori?a de los actuales habitantes de las regiones indi?genas son descendientes de una civilizacio?n original. Aqui? se forjaron civilizaciones de varias decenas de millones de personas. Despue?s de siglos con el sistema mundo del desarrollo capitalista entraron en una dina?mica de despojo de sus formas de vida y territorios. El a?rea sociocultural maya, identificada en la divisio?n de Mesoame?rica, abarca desde la Huasteca Potosina en el centro oriente de Me?xico, hasta el Caribe, pasando por el Golfo de Me?xico, la peni?nsula de Yucata?n, Chiapas, las montan?as del altiplano, las selvas y llanuras del Pete?n guatemalteco y la costa de Belice.

En esta superficie se encuentra uno de los centros mundiales de riqueza en biodiversidad y culturas. La geografi?a incluye muchos climas y nichos ambientales. Desde la alta montan?a, como la sierras, los altos de Chiapas y Guatemala, las estribaciones de los volcanes Tacana? y Tajomulco; bosques y valles donde nacen los grandes ri?os y los sistemas lagunarios. Llanuras y planicies costeras dan cuenta de esa riqueza. Los pueblos habitan miles de co munidades que dan cuenta de una rica diversidad cultural y lingu?i?stica. Treinta lenguas vivas, en algunos casos ha bladas por cientos de miles de personas. Las lenguas mayas yucateca, mam, tseltal, tsotsil, kakchikel y kiche? son las de mayor nu?mero de hablantes.

Los antiguos formaron entidades poli?tico-religiosas que hasta la fecha ocupan los espacios territoriales de manera auto?noma y soberana. Sus formas poli?ticas cuestionan el poder institucional y en ocasiones, cuando se ven afectados, lo confrontan. Ahora demandan ser reconocidos. En Me?xico han luchado porque el Estado haga efectivo los Acuerdos de San Andre?s firmados en 1996, y en Guatemala por el respeto a los tratados internacionales y la reforma del estado plurinacional.

La triada territorio-lengua-gobierno constituye a los pueblos indios, cada uno en su propia dina?mica de luchas y resistencias cuya visibilidad se ha hecho notoria con sus rebeliones y movimientos por el reconocimiento de dere chos colectivos y por su incidencia en la vida poli?tica. Han alcanzado altos niveles de organizacio?n, legitimidad y futuro, lo cual sin duda les permitira? sobrevivir a los actuales intentos de despojo.



"AMENAZAS DEL ?DESARROLLO?

En la actualidad, al igual que los dema?s territorios codiciados de Ame?rica Latina, las tierras mayas esta?n amenazadas por todo tipo de proyectos disfrazados de ?desarrollo?. En el caso de Me?xico, algunos incluso son los

principales del gobierno, como el Transi?stmico en la cintura de Tehuantepec, colindante con las montan?as de los Chimalapas, asi? como el Tren Maya, que abarca la peni?nsula de Yucata?n y el norte de Chiapas. Adema?s carreteras, desarrollos turi?sticos, mineri?a y cultivos orientados al mercado, como la produccio?n de palma africana, que comparte la regio?n de Sayaxche? con el norte de Chiapas y la regio?n tabasquen?a de Tenosique, que provoca devastacio?n.

Me?xico y Guatemala comparten un gran proyecto que contempla la integracio?n y desarrollo de la infraestructura de la ?riviera maya? de Yucata?n, integra?ndola a la zona arqueolo?gica de El Mirador, que incluiri?a la selva tropical del Pete?n y Campeche, con sus repectivas a?reas naturales protegidas, para formar un complejo turi?stico de los ma?s grandes del mundo. Esto traeri?a como consecuencia la apropiacio?n de los bienes comunes: paisaje, viento, agua y entornos naturales.

Del lado guatemalteco el gobierno ha entregado toda la actividad productiva a las empresas transnacionales bajo la falacia de ?desarrollo? para las ?comunidades rurales?. Asi?, proyectos de mineri?a, hidroele?ctricas, represas, expansio?n de la red ele?ctrica, monocultivos, carreteras y extraccio?n de hidorcarburos forman parte de las poli?ticas econo?micas.

Este disfraz de ?desarrollo?, aparte de generar conflictos, despojos y criminalizacio?n para quienes se oponen, destruyen los sitios sagrados, bosques, ri?os y la vida comunitaria. Todo ello propicia resistencias. La disputa se centra en el agua y el paisaje como bienes comunes codiciados por gobiernos y empresas. La poblacio?n afectada se moviliza e intenta organizarse para defender su territorio. En sus movilizaciones y encuentros expone el deterioro ambiental que han vivido, el cual atenta contra la vida y los derechos humanos de pueblos, culturas y comunidades. La crisis ambiental revela la total impunidad con la que actuan las empresas, mostrando la de?bil res puesta gubernamental. Ante la desaparicio?n de bosques, ri?os y lagunas, del deterioro de costas y del la crueldad del cambio clima?tico, la pasividad gubernamental resulta desesperante y en muchos casos denota su alianza con las empresas.

La actuacio?n de los gobiernos es similar en ambos pai?ses. Intentan convencer a la poblacio?n de que los proyectos son en su beneficio, y dicen acatar los acuerdos internacionales, simulando consultas que, la mayori?a de las veces, no cumplen con la forma definida en el convenio 169 de la OIT. En ambas naciones las resistencias organizadas y los defensores del territorio son criminalizados.

Tan so?lo en 2019, en Chiapas fueron asesinados cuatro defensores de derechos humanos y ambientalistas, que se suman a los casi cincuenta de la u?ltima de?cada. En Guatemala, hasta 2018 se reportaban 22 asesinatos y ma?s de trescientas agresiones contra personas y organizaciones defensoras que tienen en sus agendas el tema ambiental y la defensa del territorio.



EL TIEMPO DE LOS PUEBLOS Y SU VISIÓN DE FUTURO

Desde 2006, en los pueblos mayas de Guatemala y en algunos mestizos se organizaron autoconsultas, y despue?s de 2012 han declarado sus territorios libres de proyectos mineros, hidroele?ctricas y transge?nicos. Se han declarado como sujetos poli?ticos que buscan reformar las leyes y hacer efectivo lo acordado: un Estado plurinacional donde cada regio?n indi?gena decida su propio destino. Mientras la respuestas de los gobiernos de corte neoliberal que han prevalecido en el pai?s centroamericano han sido violentas, por decir lo menos. La Procuraduri?a de Derechos Humanos guatemalteca reconoce la existencia de al menos 110 conflictos sociaoambientales relacionados con empresas privadas.

De igual manera, la nuevas autoridades ambientales de Me?xico reconocen unos 560 conflictos relacionados con los megaproyectos, la mayori?a en los territorios indi?genas de Oaxaca, Guerrero y Chiapas. Y aunque en la actualidad pareciera que los dos proyectos mencionados, Transi?stmico y Tren Maya, han sido aceptados por las localidades, comunidades y pueblos de la regio?n, habra? que esperar cuando se vea a quie?n van los beneficios. Ante este panorama, los pueblos mayas oponen proyectos de vida donde la autonomi?a y las reformas constitucionales de los Estados, y el cambio de poli?tica de desarrollo pueden hacer efectiva la proclama zapatista de ?un mundo donde quepan muchos mundos?.

Vivimos tiempos en que los pueblos caminan. En su lucha frontal buscan el reconocimiento de sus derechos y la legitimacio?n de los caminos a transitar en defensa del territorio contra las acciones que alteran la vida de la Madre Tierra y de sus habitantes, que parten el vientre de la Madre Tierra para saciar su avaricia a cambio de la pobreza y la muerte de los pueblos.



Buscar