Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,252,125

No se confundan. El legado de los pueblos del Cem Anáhuac no solo es espiritual.

Hits:3545

No se confundan. El legado de los pueblos del Cem Anáhuac no solo es espiritual. Su legado tiene cimientos vivos en el siglo XXI. Primeramente, la Dignidad y la Resistencia ante el gigantesco y permanente holocausto y epistemicidio. Pero también, el poseer en práctica desde hace por lo menos 3500 años, la democracia participativa más antigua y en funciones de la humanidad.

La cultura dominante de ideología criolla le llama despectivamente “Sistema de usos y costumbres”. Democracia en la que el pueblo se capacita a si mismo para gobernarse y administrarse a través del servicio a la comunidad, que comienza en la adolescencia como topil, con el tequio, con la Asamblea, en donde se tratan todos los asuntos de la comunidad y el pueblo toma una decisión y las autoridades “mandan obedeciendo”, en donde el bien común está por encima del interés particular. Esta democracia, es producto de la sabiduría ancestral conocida como Toltecáyotl y, por ejemplo, en Oaxaca, de los 570 municipios, en 418 se sigue pese a todos los ataques. Allí no hay partidos políticos y la Asamblea decide quienes serán sus autoridades.

Pero también podemos hablar del legado en la alimentación con la invención del maíz, la milpa, la chinampa, el chocolate, la nixtamalización, la vainilla, el nopal comestible, el uso del amaranto, los alimentos como la tortilla, el tamal, el atole, y un largo etcétera. No se diga en la salud y medicina “propia-nuestra”, como es el temazcal, las infusiones, la digito puntura, las plantas sagradas, la sabiduría de mujeres y hombres de salud etc.

La base de nuestra forma de ser está cimentada en un conjunto de valores, principios y actitudes de ver y entender el mundo y la vida, que vienen de más de tres mil años de vivir en el primer sistema de educación pública que ha tenido la humanidad, y que, a pesar de que, en estos últimos cinco siglos de colonización, quedan sus valores y principios en la forma de ser del pueblo.

Podemos extendernos mucho, pero este no es el espacio, lo cierto es que los mal llamados mexicanos, porque no todos somos mexicas, vivimos de, y dentro de la cultura ancestral, pero racionalmente la desconocemos, debido a la estrategia del Estado mexicano que, desde 1824, se ha dedicado a amputar la memoria histórica y la identidad cultural ANCESTRAL, a los anahuacas.

Será que ahora se iniciará la descolonización intelectual, cultural e histórica. Descolonizar es dignificar.

Buscar