Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,945,875

DEMOCRACIA TOLTECA VS DEMOCRACIA DE LOS MERCADERES

Hits:4747

Algunas personas piensan que “la democracia, al igual que la filosofía”, son creaciones exclusivas de la cultura occidental. El esplendor de la Grecia clásica, se dio en el siglo V, aC. En Oaxaca, mil años antes, los Viejos Abuelos zapotecas, medían la mecánica celeste en San José del Mogote, Etla, en el 1500 aC. Pero los egipcios, sumerios, indios, chinos y andinos, muchos siglos antes de que existiera Grecia, ya tenían formas de organización, que, aunque no se llamaran “democracia”, fungían como tal, entendida como “el gobierno del pueblo para el pueblo”.

En el Anáhuac, específicamente en Oaxaca, los Viejos Abuelos que construyeron Monte Albán, durante 1350 años, por supuesto que, además de un excelente sistema de alimentación, salud y educación, necesitaron de un eficiente sistema de organización, para realizar tan magna obra. La organización “propia-nuestra” es milenaria. La democracia participativa o directa, en la que la comunidad participa responsablemente en el análisis y toma de decisiones sobre la conducción de la comunidad, en lo que hay que hacer, y en lo que no se debe hacer, quién lo debe hacer, con quiénes y en que tiempo, esto se decide en la Asamblea, en donde todos opinan y votan. Habiendo acuerdo, la autoridad “manda obedeciendo”.

En esta democracia, no existen “políticos, ni partidos políticos”, porque es el pueblo y los ciudadanos los responsables de la toma de decisiones y de las ejecuciones. No existen “políticos”, porque desde niños, se les enseña que el máximo logro de una persona es servir con eficiencia a su comunidad. Así que la asamblea, a través del tiempo, a los ciudadanos, se les va asignado responsabilidades, y si las cumplen eficientemente, cada vez se les da mayores responsabilidades, hasta ocupar los cargos con mayor responsabilidad. Así, la comunidad “capacita, prueba y certifica” a los servidores comunitarios. Los partidos políticos, como su nombre lo indica, tienen el objetivo de “partir, dividir y enfrentar a la comunidad” en la democracia representativa de los mercaderes. Los “políticos profesionales”, como tristemente estamos constatando, solo se dedican a “simular que hacen y a robar el dinero del pueblo”, y solo sirven a sus amos, los dueños del dinero.   

Esta democracia surgió apenas en 1776, con la creación de Estados Unidos, quienes financiaron un golpe de Estado a la monarquía francesa en 1789, llamada pomposamente “Revolución Francesa”, pero que, en realidad, fue un reducido estallido social en un barrio pobre de París, financiado por los dueños del dinero, que deseaban tener el poder político, ya que tenían el poder económico, pero que, en el régimen monárquico, no les daba derecho a acceder al poder total. La “democracia de los mercaderes” se echará andar con Napoleón que se usará como ariete, para derrocar a las monarquías europeas y crear las repúblicas a través de la “democracia representativa”. Por eso, los “países” empezarán a surgir a partir del siglo XIX, primero en Europa y después en casi todo el mundo. Así vemos hoy, como los E.U., con sus ejércitos van por el mundo sembrando con bombas y dólares las democracias de los mercaderes, para tener el control político y económico de los pueblos. Ocho personas occidentales, tienen los mismos ingresos, que la mitad de la población del planeta, esa es, en síntesis, la democracia de los mercaderes.

Por el contrario, la democracia tolteca, que despectivamente, la cultura dominante necolonial de ideología criolla, llama “sistema de usos y costumbres”. Es una democracia, que tiene como objetivo fundamental, el bien común, sobre el interés privado. En donde, en una comunidad, primero están las obligaciones de los ciudadanos y en segundo lugar sus derechos. En la que se pondera la tenencia de la tierra de manera comunal, que privada. Esta democracia vigente, es la más antigua, y orgullosamente en Oaxaca, de sus 570 municipios, en 418 se sigue con mucha dificultad, “tratando de mantener”.

Efectivamente, la democracia tolteca está siendo severamente agredida desde muchos frentes, porque a los dueños del dinero, no les conviene, comunidades, verdaderamente democráticas, defensoras de sus recursos naturales y sus derechos comunitarios. Los partidos políticos tratan, afanosamente, de cambiar a las comunidades a la democracia de partidos políticos, para “meter a su gente” y hacer negocios. Las empresas trasnacionales, mineras y eólicas, con todo el apoyo “legal” de los gobiernos federal y estatal, encuentran resistencia “al progreso” en las comunidades que ejercen la democracia más antigua de la humanidad, y que, ha funcionado eficientemente durante milenios, y que, en los últimos cinco siglos de injusticia, violencia y despojo, se mantienen en una asombrosa y honrosa “lucha de resistencia cultural”. El “sistema de usos y costumbres” es un Patrimonio Cultural ancestral que se debe proteger y preservar. Descolonizar es dignificar.

Buscar