Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,828,936

Nosotros, otra realidad. Carlos Lenkersdorf *

Hits:1349

Nosotros, otra realidad.  Carlos Lenkersdorf *
1. ¿Nos damos cuenta? El primero de enero de 1994 Chiapas y los indios comenzaron a entraren la conciencia del país. Siguen estando presentes con una problemática muy profunda que toca a toda la nación y toda la nación tiene que resolverla. Hasta la fecha poco se ha avanzado hacia una solución de la problemática. No es culpa de los indios sino, en gran parte, de la sociedad dominante porque el desconocimiento del mundo y de la cultura indígenas sigue prevaleciendo y se conjuga con la poca voluntad y disposición de aprender de los paisanos y hermanos para fomentar el diálogo con ellos de igual a igual.

Nosotros, otra realidad.  Carlos Lenkersdorf *2. ...tik,...tik, ...tik

Escribimos el verano de 1972. Se nos da la oportunidad de visitar los Altos de Chiapas. Viajamos a invitación de Samuel Ruiz García para conocer el trabajo que realizan los pueblos indígenas que viven en su diócesis. Viajamos para ver a pueblos y tierras desconocidos por parte de nosotros. Llegamos a Bachajón, regían de los tzeltales, al efectuarse una reuniendo representantes, mujeres y hombres, de diferentes comunidades. Un sacer-dote nos invita a sentarnos en el salón de la asamblea donde la gente está hablando animadamente. Nos sentamos en la ?última fila y nos sentimos algo fuera de lugar por meternos en una realidad a la cual no pertenecemos. La razón de nuestra reacción es obvia. Presenciamos un diálogo vivaz sin entender nada, ni una sola palabra. Son tzeltales. Por supuesto hablan su lengua, no relacionada con ninguno de los idiomas que durante años de estudios en escuelas y universidades nos enseñaron. El habla antifonal e ininterrumpida, intercambio de ideas de mujeres y hombres, no nos da tiempo de fijarnos en otros detalles que pudieran manifestar la particularidad de la gente reunida. No se nos graba nada extraordinario de la ropa o la fisonomía de los hablantes. Los asambleístas visten pantalones y camisas, faldas y blusas; es probable que las mujeres usen blusas bordadas de su traje típico, pero nada nos impresiona tanto como el diálogo muy animado en un idioma del cual no entendemos ni una sola palabra. Tal vez son los sonidos y no las impresiones visuales que siempre nos cautivan más. Es otra cosa que no solo nos llama la atención, sino que nos fascina e intriga y, a la vez, nos inhibe de fijarnos en otro asunto. Se están grabando huellas en la mente que no se borran en el curso de los años. Aunque no entendemos ni una sola expresión, escuchamos constantemente y con repetitiva insistencia una sílaba o palabra que cada ponente o hablante usa y usa sin cesar. No se nos olvidan estos sonidos. He aquí están: lalalatik; - lalalatik, - lalalatik con la voz ascendente en la ?última sílaba. Nos preguntamos, qué puede significar ese -tik,-tik, -tik? No lo sabemos y en el momento de la asamblea no podemos preguntar a nadie. De todos modos debe ser algo de mucha importancia para los tzeltales reunidos. ¿Cuál ser· la razón de la reiteración? Debe haber algún motivo de la repetición incesante. Entre paréntesis agregamos la pregunta que se nos ocurre, ¿cuál sería la palabra, la sílaba o el sonido del español o de otro idioma indoeuropeo que más llamaría la atención de visitantes de otra cultura? Sólo ellos podrían responder a la pregunta. ¿La respuesta no revelara algo de la idiosincrasia de nuestra cultura? La respuesta, por interesante que nos parezca, la debemos a los lectores y a nosotros mismos. Al terminar la reunión, se nos da la oportunidad de satisfacer nuestra inquietud. Preguntamos al sacerdote presente, ¿¿Qué significa el-tik, tik, tik? El padre comienza a hablarnos del idioma tzeltal y, por supuesto, todo el trabajo de él y sus compañeros se está realizando en tzeltal. Nos explica que el -tik, -tik,tik quiere decir NOSOTROS y agrega otra explicación adicional. El NOSOTROS es un distintivo de la lengua tzeltal y de todo el pueblo. El NOSOTROS predomina no sólo en el hablar sino también en la vida, en el actuar, en la manera de ser del pueblo. Poco entendemos las explicaciones más allá del significado del-tik -tik. Hoy día podemos empezar a explicar la falta de comprensión. En nuestra cultura el NOSOTROS carece de resonancia, no tiene la importancia que, por ejemplo, los tzeltales, le asignan. En la cultura occidental no se percibe la necesidad de enfatizar constantemente el NOSOTROS que, además, a los occidentales les cuesta esfuerzo explicarlo. La individualización de cada uno lo hace difícil captar el significado del NOSOTROS y, además, poca es la experiencia que se tiene del NOSOTROS. De ahí la primera dificultad de explicarlo a fondo. ¿ No es el caso de que el pensamiento occidental se ha concentrado mucho en el YO? La referencia a pensadores influyentes y representativos como Descartes y Freud nos da una idea de la preponderancia del YO en el pensamiento occidental y, por consiguiente, se explica un poco la dificultad de captar el NOSOTROS. En casos determinados algunos se salieron del círculo cerrado del YO e incluyeron la relación del YO y TU como, por ejemplo, Martín Buber, Levinas y otros. El YO-TÚ, sin embargo, no equivale al NOSOTROS.

_____________________________
Fragmento tomado de:
http://comunizar.com.ar/wp-content/uploads/Carlos-Lenkersdorf-Nosotros-otra-realidad.pdf

Buscar