A+ A A-

La extraña muerte de Catalina detonó un juicio que persiguió a Cortés durante toda su vida.

  • Categoría: Biblioteca Tolteca
  • Publicado el Lunes, 17 Abril 2017 17:54
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 35

mxcity.mx abril 2017 Catalina Juárez, o Catalina Suárez (como diversas fuentes la han nombrado), fue una mujer española que se casó con Hernán Cortés hacia el siglo XVI. Lo cierto es que se ignora la fecha exacta de su nacimiento, fue más bien la de su muerte la que sigue resonando en la oculta historia de la Nueva España.

Catalina, en 1511, llegó a Cuba junto con su familia. En aquella isla también se encontraba Hernán Cortés, quien estaba participando en la expedición de conquista dirigida por Diego de Velázquez. Durante esta travesía, Cortés conoció a Juan Xuárez, quien más tarde le presentaría a su hermana Catalina.

Poco tiempo antes de partir y surcar las aguas hasta México, Cortés le prometió a Catalina que se casaría con ella. Fue hasta 1522 cuando la mujer arribó a tierras aztecas, de aquel periodo datan también los primeros trazos de la Nueva España.

catalina

Toda la familia de Catalina fue alojada en una residencia de Coyoacán, uno de los barrios preferidos de la Corona española. La boda se celebró, pero el matrimonio duraría poco, pues el 1 de noviembre de 1522 ocurrió la fortuita y sospechosa muerte de Catalina Juárez.

Lo primero que Hernán Cortés declaró es que había sido por un ataque violento de asma. Sin embargo, la madre y el hermano de la española no dudaron en acusar a Cortés por estrangulamiento. Extrañamente, el juicio se llevó a cabo hasta 1529, donde la familia de la difunta reclamaba dinero y joyas.

Aparecieron varios testigos que apoyaron las sospechas de la familia de Catalina. Según ellos, en efecto, se había tratado de un homicidio por parte de su esposo. Uno de los mayordomos de la casa dijo que el día del asesinato se estaba celebrando una fiesta en la casona. Un mezquino comentario de Cortés molestó a Catalina, quien dejó el festejo y optó por encerrarse en su habitación. Horas más tarde, apareció la mujer muerta en su alcoba.

catalina

También destacó del juicio la historia de una de las camareras de Catalina, quien aseguró que Cortés solía cortejar a otras mujeres frente a su esposa. Cuando entró al cuarto tras escuchar terribles alaridos, vio a Catalina sin vida sobre el cuerpo de Cortés. Tenía marcas en el cuello y habían objetos tirados por todo el lugar.

Finalmente, una de las amigas de Catalina atestiguó que cuando la vio, le llamaron la atención sus ojos completamente abiertos, señal de un claro estrangulamiento.

Injustamente, la acusación de corte penal desapareció, pues se trataba de un suceso que mancharía para siempre la reputación no solo del conquistador, sino de todo el imperio español. Pero por fortuna, en el juicio administrativo, la familia de Catalina logró ganar y recuperar una buena suma de dinero. Esto fue hasta 1599, y fueron los herederos de Cortés los que tuvieron que sucumbir ante las demandas.

Sin duda se trata de una historia poco conocida por los capitalinos, ya que fue un episodio lamentable y vergonzoso para la Corona española, quien desde entonces se ha encargado de disiparlo. No obstante, conviene voltear a ver este capítulo de la época virreinal, pues aunque aún no se conoce si Hernán Cortés fue el culpable de la muerte de Catalina, si hay varias especulaciones que confirman que el conquistador era un hombre iracundo, injusto y despiadado.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

ToltecáyotlTV

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook