A+ A A-

TECPATL: ORIGEN Y SACRIFICO. Alberto Aveleyra

  • Categoría: Biblioteca Tolteca
  • Publicado el Viernes, 23 Septiembre 2016 00:23
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 1331

Ahora volveremos al círculo central del monumento que estudiamos. En este primer círculo del monumento pétreo encontramos un glifo que tiene múltiples relaciones con fuentes arqueológicas y etnohistóricas. Además, el glifo al que nos referimos es el que más veces está representado en el monumento.

El rostro central del monumento realiza un gesto: saca la lengua. Y en este gesto peculiar nos dice algo, pues la lengua que nos muestra es un símbolo omnipresente en la iconografía y la cosmovisión de los mexica.

La lengua del rostro central es un tecpatl, es un cuchillo de sacrificio. En el año de 1974 esta lengua-cuchillo fue el parteaguas de la tercera discusión en la historia de la hermeneusis del monumento. Esta discusión tuvo como eje discursivo el de la identidad del rostro central del monumento.

Fue la lengua-cuchillo de pedernal, lo que llevó a Carlos Navarrete y Doris Heyden a proponer que el rostro central del monumento no era tonatiuh sino tlaltecuhtli, el “señor de la tierra”.

Como dijimos, el pedernal es el símbolo más veces representado en el monumento, además de encontrarse en sitios clave de éste. Al cuchillo de pedernal lo encontramos representado en los siguientes puntos de la Piedra del Sol:

1. La lengua del rostro central

2. La fecha Ce Tecpatl, esculpida junto al rayo solar central, entre éste y el cuadrete de Nahui Ocelotl. Aquí el Pedernal porta un glifo de Tezcatlipoca.

3. El glifo tecpatl dentro del círculo los veinte días.

4. Las lenguas que sacan los rostros antropomorfos de perfil que emergen de las fauces de las dos xiuhcoatl en el anillo externo del monumento.

5. En el canto de la piedra, alternándose con glifos de estrella, y también lo encontramos en cada uno de estas estrellas, y también lo encontramos en cada uno de estas estrellas representa los rayos de éstas.

6. La xihuitzolli, diadema real, que aparece en el costado del rayo solar central y el cuadrete del Nahui Ehecatl. El centro de la diadema tiene una forma muy parecida a la del cuchillo podemos ver en las otras representaciones del monumento.

La importancia del Cuchillo de Pedernal en la iconografía del monumento, su posición central en el simbolismo de la Piedra del Sol, nos conduce a buscar los posibles significados que guarda el Pedernal a través del análisis de las fuentes etnohistóricas. Como si la lengua-cuchillo de pedernal fuera la primera palabra pronunciada por el rostro situado en el ombligo del mundo, nos dimos a la tarea de rastrear las relaciones, de este símbolo con los mitos y los ritos.

EL ORIGEN MÍTICO DEL CUCHILLO DE PEDERNAL.

 Tecpatl, cuchillo de pedernal, es uno de los símbolos más complejos de la iconografía y cosmovisión mexica. Este cuchillo expresa múltiples significados que lo hacen portador de una compleja visión del mundo en la que encontramos íntimamente asociadas las nociones de origen y sacrificio.

La evidencia arqueológica nos presenta gran cantidad de estos cuchillos en las ofrendas del Templo Mayor, cuchillos con los cuales los sacerdotes realizaban los sacrificios. Comprender el Tecpatl en su compleja red de relaciones nos ayudará a comprender su significado dentro del simbolismo de la Piedra del Sol.

 

Ilustración 2. Ejemplares de cuchillos tecpatl encontrados en ofrendas del Templo Mayor.

Existen varias fuentes que relatan el origen del tecpatl en los mitos nahuas, una de ellas es la de Fray Jerónimo de Mendieta. En el capítulo 1, del libro segundo de su Historia Eclesiástica Indiana, consigna un relato mítico, que al parecer reproduce de una Historia de Fray Alonso de Molina.

Este es el relato que nos cuenta cuál es el origen del tecpatl, el cuchillo de pedernal, lengua del rostro central de la Piedra del sol. Aquí se cuenta de quién es hijo y donde nació:

“en el cielo había un dios llamado Citlalatonac y una diosa llamada Citlalicue; y que la diosa parió un navajón pedernal (que en su lengua llaman tecpatl) de lo cual admirados y espantados los otros hijos, acordaron de echar del cielo al dicho navajón, y así lo pusieron por obra. Y que cayó en cierta parte de la tierra, donde decían Chicomoztoc, que quiere decir siete cuevas. Dicen salieron de él mil y seiscientos dioses…”1

El Pedernal nace en la altura de los cielos, sin embargo, Tecpatl, de origen celeste, tiene como destino, descender del cielo a la tierra. El Pedernal cae en Chicomoztoc, El Lugar de las Siete Cuevas, que es el lugar del origen de los pueblos, según varias tradiciones mesoamericanas del posclásico.

Es decir, con este mito de la caída del Pedernal en Chicomoztoc, el destino del cuchillo de sacrificio y el de los seres humanos queda ligado de forma indisoluble.

El relato del descenso del pedernal desde los cielos hasta las Siete Cuevas puede tratarse de una imagen que muestra la transmisión del poder fecundador celeste y su unión con el poder generador terrestre: Tecpatl, cuchillo de pedernal cae en Chicomoztoc, se entierra en el lugar de las siete cuevas, matriz primordial de los pueblos, y de él salen mil y seiscientos dioses, que son los primeros dioses aquí en la tierra.

Estos dioses que salen de las Siete Cuevas son los cuatrocientos mimixcoa, serpientes de nube. Esto lo confirma otra versión del mito donde el Pedernal funciona como marcador temporal del acontecimiento, apareciendo como fecha calendárica, como portador del año en que nacen los mimixcoa:

 

Ilustración 3. Chicomoztoc en la Historia ToltecaChichimeca. F.16r

“En el año 1 tecpatl nacieron los mixcohua, en cuanto los engendraron. Iztacchalchihuitlicue engendró a los cuatrocientos mixcohua. Luego entraron en la cueva; y cuando entraron en la cueva, otra vez parió la madre de ellos. Nacieron cinco también mixcohua.”3

 En la versión de la Leyenda de los Soles Tecpatl se transforma en marcador temporal del nacimiento de los mimixcoa, y el nombre de la diosa madre cambia a Iztac Chalchihuitlicue, la de la blanca falda de jades.

 Sahagún y Durán nos presentan a su vez la homología entre este mito y el ritual. Entre los atavíos que llevaba la mujer que representaba a Cihuacoatl en las fiestas Sahagún escribe:

“Dicen también que traía una cuna a cuestas, como quien trae a su hijo en ella, y poníase en el tíanquez entre las otras mujeres, y desapareciendo dejaba allí la cuna. Cuando las otras mujeres miraban lo que estaba en ella, y hallaban un pedernal como hierro de lanzón con que ellos mataban a los que sacrificaban.”(Sahagún, Lib.1, cap.VI)

Por su parte, Durán relata refiriéndose a los sacerdotes: “buscaban una cuna de niño y echaban en ella un cuchillo de pedernal con que sacrificaban al cual llamaban el hijo de Cihuacoatl” (Durán, t.1, cap. XIII).

___________________

1

 Mendieta: 1997:181

2

 El tema es estudiando en Lopéz Austin y Lopez Lujan: 1999

3

 Leyenda de los Soles en C.Chimalpopoca: 199

 

_________________________

Tomado de:

https://piedradelsol.files.wordpress.com/2009/08/capitulo-4-tecpatl_-origen-y-sacrificio.pdf

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook