A+ A A-

Mosaico de jade con reflejos de obsidian de de Arturo Meza Gutiérrez

  • Categoría: Biblioteca Tolteca
  • Publicado el Jueves, 22 Septiembre 2016 01:31
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 1125

Este es un libro muy importante para profundizar sobre el pensamiento filosófico de los Viejos Abuelos. El Maestro Arturo Meza hace una investigación amplia y rigurosa, con un sentido crítico, de las llamadas fuentes, y él mismo afirma: “Las fuentes escritas en el siglo XVI, describen las costumbres, ideologías, y asentamiento de origen de las naciones prehispánicas fueron escritas por personas conocedoras de una gran limitación cultural, para su cabal comprensión, por lo tanto su veracidad es a todas luces muy limitada. En general fueron militares, religiosos o los informantes indígenas que eran conversos. Sin embargo, pese a esta observación el Maestro analiza los textos de manera descolonizada creando luz sobre la Toltecáyotl.

Editado por: El Consejo de la Ciudad de Morelia, El Consejo Coordinador Empresarial del Estado de Michoacán A.C., El Diario Grande de Michoacán PROVINICA y el grupo de estudios del Kalpulli Toltecáyotl. Año de 2009. 332 páginas.

_____________________________

La antigua lengua nahua-tolteca, ha sido en la historia prehispánica, la forma de expresión más generalizada en la mayor parte de nuestro país y aún en Centroamérica imponiéndose aún, sobre lenguas autóctonas de grupos humanos como el ñahñu,  el pur epecha, y el mixteco. Ha tenido algunas variantes notables como son el nahua-cazcano de Xalixco hoy Jalisco, y el nahua-pipil de Cozcatlan, hoy El Salvador. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Ahora sabemos, que en el reflejo de la obsidiana estaba oculto el poder de Tezcatlipoca como una puerta misteriosa que resguarda el humear  del espejo, cuyas disciplinas son exclusivas para lograr la interiorización. Tiene resplandor jade de reflejos verdosos, que solamente se compara con los reflejos tornasolados de las plumas del quetzal, está contenida la elevación de nuestra esencia por medio de la profunda comprensión de los orígenes de las causas de la vida y en otro plano, la evolución de nuestra conciencia intentando alcanzar un alto nivel de espiritualidad. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

 Las fuentes escritas en el siglo XVI, describen las costumbres, ideologías, y asentamiento de origen de las naciones prehispánicas fueron escritas por personas conocedoras de una gran limitación cultural, para su cabal comprensión, por lo tanto su veracidad es a todas luces muy limitada. En general fueron militares, religiosos o los informantes indígenas que eran conversos. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Al resucitar (Quetlzacoatl) como lucero de la tarde después de estar en el lugar de la muerte, era inevitable ser relacionado con los periodos de desaparición del planeta (Venus), pero al identificar actualmente al nahual de Quetzalcoatl con Xolotl representa al Lucero de la tarde, de la misma forma que Tlahuizclpantecuhtli es el Lucero de la mañana, el señor de la aurora. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

 

Según esta narración, no es Centeotl el que representa al maíz sino el que provee de todos los elementos vegetales que son sustento de los seres humanos de estas latitudes, por lo que es incorrecto limitarlo a ser solamente una realidad del maíz. La confusión estriba en que su nombre lo hacen derivar de centli, el número uno con el significado de uno, conjunto, dicho de otra forma, centli es una unidad compuesta de varios elementos a diferencia de ce o cetl, que es la unidad matemática; la otra partícula de su nombre es teotl en su acepción de principio o esencia generadora; desde este enfoque, Centeotl significa, el Principio Generador, pero del sustento vegetal. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Como en el caso del rastreo de las diferentes ubicaciones de Quetzalcoatl, Tezcatlipoca va llenando por completo el campo de percepción de la mente humana; desde el espacio divino va moldeando algunas importantes función del en la naturaleza, que por ellas mismas se manifiestan, pero donde se define con más claridad, es en la psiquis con toda la fuerza contenida en cada uno de los sensores que el ser humano posee, sugiriendo la otra élite importante en las antiguas sociedades indígenas, la de los que poseían los diferentes grados de conocimiento del Tezcatlipoca conocidos actualmente como la gente de Yayauhqui. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Moyocoyani, como creador del cielo y la tierra era Omnipotente pues hacia cuánto quería y pensaba. Aparentemente se puede pensar en el dios más caprichoso de todos. Si estaba en todas partes, lo podemos calificar como Omnipresente. Proporcionaba sustento y riqueza. Sabía los secretos de los hombres por muy ocultos que estuvieran guardados. Esta última frase indiscutiblemente nos llevase el ser interno de los seres humanos. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Camaztli.- Al ser colocado en la fuente como una realidad tlaxcalteca y Huejotzinga, que lo limitara su área de acción. Su nombre está compuesto de dos partículas que son, camatl, que significa boca fusionándose con aztli, que significa instrumento. Su nombre no arroja alguna claridad para ser el dicho de la cacería aunque en el palacio de gobierno de Tlaxcala, el pintor Desiderio Hernández Xochitiotzin, pintó a Camaztli produciendo el fuego psíquico con un instrumento compuesto de un arco de casa, con el que hace girar un madero inserto en la cuerda. Arturo Meza Gutiérrez, 209.

 Entre los medios modernos de difusión como la Internet, buscando información expuesta por quienes se dedican a estudiar las culturas indígenas de la antigüedad, es realmente desalentador. Solamente se encuentran presiones muy superficiales, sin aclarar en la mayoría de los casos, de dónde vienen, como se originaron, o quiénes fueron los primeros en emitir las y en qué datos se fundamentaron; lo increíble es que quienes se apoyan en ellas van expandiendo esos puntos de vista, pues aceptan las teorías sin el mínimo cuestionamiento. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Huitzilopochtli, como una entidad guerrera, creador del fuego, Eduardo Seler lo llama sin problemas, Tezcatlipoca azul. León Portilla repite este adjetivo en todas las versiones que hace de Huitzilopochtli. En la cosmogonía refleja lo que la tradición oral de Tláhuac afirma cerca de sus cualidades, nos dicen, que el colibrí tiene el poder de influir en la fuerza de la voluntad. Sus otras personalidades importantes son el I Paynal, el que es ágil y veloz, el Tetzahuitl o Tetzauhteotl, el Portentoso.  Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

En el campo de la acción de los seres humanos, él Huitzilopochtli Guerrero, es el factor dinámico por la actividad, la decisión y la fuerza de voluntad, pues al estar representado por un colibrí, el simbolismo indígena de este pajarito que puedo volar hacia atrás, hacia delante y hacia cualquier lado además de detener su vuelo en el aire, fue comparado con la fuerza de voluntad y la capacidad de decisión de cada ser humano, fuerza que indudablemente recibimos del sol de la mañana activando nuestras neuronas que nos impulsa a la constante actividad. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

 Tezcatlipoca, en las funciones naturales diversificadas en los colores, oscuro rojo y azul retiene en sí mismo las fuerzas fundamentales que estructuran todo lo existente desde el principio dinámico de la creación, como Moyocoyani. Entre ellas, se inventan, rigen, ordenan y activan el espacio donde surge la creación de la vida que converge en el cuarto Tezcatlipoca donde los libros se entrelazan en una trama que comienza a tejer la vida sobre la tierra. Tejido del cual el representante es solamente el Tezcatlipoca-Teyocoyani llamado Quetzalcóatl. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

Existen el idioma náhuatl algunas partículas relacionadas al pensamiento antiguo, una de ellas que nos parece fundamental es la particular Yotl, cuando se combina con el número dos, ome. Yotl es la esencia primordial, es la mente humana, la idea de una esencia que envuelve el tono sin límites, en la cual está inmerso completamente el universo comprensible desde, y más allá de nuestras percepciones. Existe la idea de que todos los lugares, aún en los más recónditos de nuestro universo, existe la esencia, que adquiere una interacción en sí misma al tener la cualidad de ser una fuerza de atracción que une partículas de polaridades contrarias en conjuntos coherentes de estructuras duales, con el resultado de que Yotl, la esencia pura, se convierte en Omeyotl, la esencia de la dual y la que llena el Omeyo´can. Arturo Meza Gutiérrez, 2009.

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

ToltecáyotlTV

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook