A+ A A-

LAS MONTAÑAS HUMANIZADAS: LOS VOLCANES DEL ALTIPLANO CENTRAL. Alicia María Juárez Becerril

  • Categoría: Biblioteca Tolteca
  • Publicado el Lunes, 04 Abril 2016 01:19
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 593

(Fragmento)
Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM

Resumen
Los volcanes han recibidoun trato especial por parte de los especialistas meteorológicos junto con sus comunidades a través de la historia milenaria, puesto que no sólo se han concebido como grandes contenedores de agua, sino que se les humaniza, lo  que  conlleva  adjudicarles  sentimientos  y  actitudes  humanas  claramente  diferenciadas  en  cuanto  a  su  género.  De  esta forma, los cerros y volcanes no sólo constituyen el espacio físico en donde los graniceros llevarán a cabo los rituales sino que  contienen  un  simbolismo  cargado  de  referentes  culturales  concretizado  en  un  espacio. 

 

En  este  sentido,  las  grandes montañas han sido investidas de tal cantidad de características y atribuciones que para entender su representación y significado es necesario conocer las versiones que se  han construido acerca de ellas. De esta forma, el objetivo del presente  artículo es señalar la concepción humana y significativa que tienen algunas comunidades en su imaginario, especialmente acerca del Popocatépetl, la Iztaccíhuatl y La Malinche.

Introducción
Los  volcanes  han recibido un  trato  especial  por  parte  de los especialistas  meteorológicos y  sus
comunidades  a largo  de  la  historia  milenaria,  puesto  que  no  sólo  se  han concebido  como  grandes  co
ntenedores  de  agua,  sino  que se  les  humaniza,  lo  que  conlleva  a  adjudicarles  sentimientos  y  actitudes  humanas  claramente  diferenciadas  en cuanto a su género.
En este sentido, cerros y volcanes son personificados  y  se  les  ve  como  personas  que  deambulan
por los poblados.
Su  presencia  en  los  sueños  de  los  graniceros,  les permite  entablar  una  relación  directa  con  ellos  para  dar  a conocer  sus  deseos.  De  esta  forma,  los  cerros  y  volcanes no sólo constituyen el espacio físico en donde los graniceros  llevarán  a  cabo  los  rituales,  sino  que  contienen  un simbolismo  cargado  de  referentes culturales  concretizado en  un  espacio.  Representan  puntos  geográficos,  símbolos
emblemáticos,  dadores  de  lluvias  y  también  guardianes del  sustento  alimenticio.
En  este  sentido,  las  grandes montañas han  sido  investidas de  tal  cantidad  de  características  y  atribuciones,  que  para  entender  su  representación  y  significado  es  necesario  conocer  las  versiones  que se han construido acerca de ellas.

De cerros y volcanes
Los graniceros hacen  uso del  espacio natural: cerros, volcanes, ojos de agua, manantiales, cuevas y abrigos rocosos tienen una significación en donde “aseguran su reproducción y satisfacción de  necesidades vitales, que pueden ser materiales  o  simbólicas”  (Giménez  2005:430). Broda (1996b), propone  hablar  de paisaje  ritual,
en  donde  éste es  un  espacio,  entorno,  o  propiamente  dicho  un  paisaje natural transformado por el hombre a través de la historia.
El darle la connotación de paisaje ritual implica que es el lugar donde se llevan a cabo ciertos ritos
de propiciación.
_____________________________
Tomado de:
http://www.ceicum.org/datos/2012-1/pdf/2012_1_64-70.pdf

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

ToltecáyotlTV

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook