Error
  • JLIB_DATABASE_ERROR_FUNCTION_FAILED
A+ A A-

ESA RELIGIÓN LLAMADA MEXICANIDAD. Ignacio Pérez Barragan

  • Categoría: Biblioteca Tolteca
  • Publicado el Jueves, 02 Agosto 2018 02:59
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 1034


La mexicanidad en estos años se ha consolidado como una práctica religiosa donde abundan los vestidos de blanco con fajas rojas a la cintura y mecates rojos en la cabeza a la manera de los sanfermines españoles, pues en el traje del campesino español del siglo XVI reconocen la vestimenta autóctona mexicana precuauhtémica.
Hace una década estaba integrada por varias corrientes que hoy, tienden a unificarse girando en torno al catolicismo pero no reconociéndose como leales al Vaticano sino a lo que consideran, su cultura ancestral.
Poco a poco los llamados "concheros" se integran con los de la mexicanidad "radical" unidos por rituales que usan cíclicamente el calendario litúrgico católico.

Los llamados de la mexicanidad "new age" se integran de igual manera pues la santísima trinidad u ometeotl es para ellos la manifestación de la misma divinidad.
De continuar esta tendencia es probable que dentro de una década estemos hablando de la mexicanidad como una sola práctica religiosa basada en la tolerancia, la translocalidad y la inclusión de todas las formas de religiosidad.
La unificación de estas corrientes de la mexicanidad permitirá la conformación de prácticas religiosas comunes que por ahora, tienden a cohesionarse sin haberlo logrado todavía quizá porque solo sea cuestión de tiempo y no de resistencias por parte de los practicantes.

Quizá se consolide pero en una forma sui generis, que no reconocerá más líderes que los ideológicos y morales. Una institución religiosa sin líder nombrado y oficial. Con ánimo de lucro como ya funciona actualmente, pero sin un organigrama formal y único. Una iglesia con muchos centros de negocio, una religión que funcionaría en su misma diversidad. Autogestiva y autosustentable. Que no ataca a ninguna iglesia y que de hecho coexista con ellas. En suma, una religión posmoderna.
La mexicanidad tuvo múltiples historias, caminos desde los tiempos de Rodolfo Nieva (los pasados años setenta) y el Movimiento Restaurador de la Cultura del Anáhuac (MRCA) cuando se encaminó a ser un movimiento político con aspiraciones a consolidar un partido.
El MRCA fue un heredero directo de las ideas del nacionalismo vasconcelista que proclamaba la idea de la raza perfecta: la mestiza, que implicaba en pocas palabras, una renuncia al pasado autóctono y una exaltación de la europeidad. Se hablaba de dos raíces siendo la indígena el pasado y la española el presente.

Vasconcelos a su vez confirmaba las ideas de los criollos victoriosos de la guerra de independencia: Una exaltación sobre lo mexica y un evidente rechazo sobre las culturas originarias de América. Lo autóctono se confirmaba sobre su forma del pasado pero no sobre el presente. De ahí que el nombre del país fuese españolizado: Remitía a un pasado mexica pero no a la cultura nahuatl viva del presente pues lo vivo era lo criollo español.
Se aspiraba a la grandeza de la Huey Tenochtitlan pero no a la reivindicación de los pueblos nahuatl.
Tal idea de los llamados "criollos" fue sostenida y difundida por José Vasconcelos y Octavio Paz, de familias europeas y que disertaron sobre la mexicanidad, muy interesados por el nacionalismo que el naciente PRI necesitaba para cimentar un estado posrevolucionario.
Estos ideólogos estaban preocupados por dar una idea del "ser mexicano" como una unidad e inventaron al mexicano "mestizo" del siglo XX.

Sus ideas son parte del credo común y su carácter es eminentemente ideológico pues nadie se pregunta si tal mestizaje tiene un fundamento científico que lo respalde, lo cual por cierto, no existe.
Las ideas de Paz y Vasconcelos son parte fundamental del estado moderno posrrevolucionario de México y formó parte del priísmo del siglo XX.
Tanto Paz como Vasconcelos eran de tendencias políticas conservadoras. Vasconcelos militaba con los nacionalsocialistas de México y Octavio Paz era reconocido en vida como un intelectual orgánico servil al PRI.
Sus obras son consideradas como explicativas del "ser mexicano". Sin ambargo, en realidad son conductos ideológicos del estado moderno inaugurado y consolidado por los criollos.
Nieva acepta la doctrina criolla y pone énfasis en el rescate de lo que fue el imperio mexica. Con él nace la mexicanidad contemporánea.
Sin embargo casi paralelamente emergió la figura de un Francisco Jiménez, conocido en la mexicanidad como "Tlacaelel".
Afín a las ideas de Nieva configuró a la mexicanidad en torno a la idea de que los lakota son la forma pura de los antiguos mexicas.

El constructo ideológico fue que
1 Que los mexicanos son mestizos
2 Que hemos olvidado la raíz "indígena"
3 Que tal raíz se encuentra en el conocimiento de la cultura autóctona precuauhtémica
4 Que los lakota han guardado tal conocimiento por encargo de los antepasados mexica que hubiesen ido hacia ese pueblo en el siglo XVI.
5 Que la práctica de la cultura lakota es la práctica de la culturas ancestral es del Anáhuac

Por lo mismo, Tlacaelel introdujo las prácticas espirituales de la mexicanidad, convirtiendo el original movimiento político de la mexicanidad de Nieva, en una práctica religiosa.
Así, se introdujeron rituales como la danza del sol y la inventada por Tlacaelel y su gente, la danza de la luna. Baños lakota que fueron llamados "temazcales" sin que realmente exista una semejanza entre ambos baños.
Y finalmente, la difusión de conceptos que inventó Carlos Castaneda como el de "nagual" que negaban las concepciones autóctonas al respecto o bien, el culto a los cuatro elementos de Empédocles y Aristóteles y la veneración a Gaia, la diosa madre tierra griega conocida como Gaia entre los latinos.

De acuerdo a la ideología de Nieva y Tlacaelel es permitido rezarle cristianamente a la Coatlicueitl pues es una confirmación tanto del mestizaje como del Anahauc.
Pero por falta de investigación científica reprodujeron el error de considerar que Coatlicueitl es la madre tierra tal y como se difundió desde el siglo XVI.
Coatlicueitl no es sino la madre de las víboras de agua y viento. Es decir, es una deidad acuática y eólica. Su principal característica es la ser responsable de la lluvia y su culto se extiende actualmente en la mayoría de los pueblos herederos de la cosmogonía mesoamericana (en Tlaxcala es conocida como "Matlalcueitl" y es descrita con la forma de una serpiente gigante).

Esta falta de investigación científica fue provocando que la mexicanidad se convirtiera en un culto a los antepasados mexica basado en creencias y suposiciones de lo que eran.
En los años ochenta empezaron a surgir los promotores de versiones "alternas" con el argumento de que eran "investigaciones científicas" aunque fuesen simplemente cosmogonías personalizadas o visiones de la historia ideológicas y no basadas en una real investigación científica.
Un trabajo que se difundió en aquellos años fue el de Ignacio Romero Vargas Iturbide con libros como "Los gobiernos socialistas del Anahuac" donde inspirado en la historia de que Engels había inventado el comunismo inspirado por los trabajos antropológicos de Morgan el el norte de América, hizo una disertación sobre el socialismo en la vida de los calpulli mesoamericanos sin que fuente alguna o datos empíricos de pueblo alguno confirmaran sus afirmaciones.
Romero Vargas estaba idealizando la cultura mexica sin fundamento científico, basado tan solo en la suposición. Esa actitud fue fundamental para la constitución de la mexicsnidsd como una religión.

Romero Vargas jamás abordó la acumulación de mercancías y por lo tanto de valores que tenían los pipiltin sobre sus gobernados, tanto es así que había una fiesta llamada "Huey Tecuilhuitl" donde los poderosos repartían parte de sus excedentes en alimentos a sus gobernados.
Tan solo ese dato habla de que los bienes no estaban repartidos con igualdad entre la comunidad como promulga el comunismo.
La evidencia es una: Romero Vargas prefirió elaborar ideología que ciencia, a pesar de ser un investigador consumado.
Arturo Meza confirmaría el trabajo de Romero Vargas y él sería igualmente un nuevo ideólogo que inventaría una cosmovisión personal sobre los mexica partiendo de los códices mesoamericanos.
Meza continuaría con el proyecto de la mexicanidad de Nieva y de Tlacaelel. Sostendría el culto a la madre tierra desdoblada en lsa figura de Coatlicueitl. Un dato curioso es que Meza proviene de un pueblo autóctono de Tlaxcala -Iztacuixtla- pero el mismo, siguiendo las ideas de la mexicanidad, se considera "mestizo".
Meza no sería el eco de las creencias tlaxcaltecas en torno a su gran diosa Matlalcueitl. Al contrario, para él no existen dioses en la cultura del Anahuac, sino conceptos filosóficos herméticos a la percepción profana.

Sin embargo Meza tiene la clave y la va compartiendo a través de sus libros y sus clases. Cada sesión de sus talleres es un nuevo acceso, una nueva develación al mundo misterioso de los nahuales, que para él, es el mundo codificado en códices mesoamericanos como el Borgia o el Fejervary Mayer.
Meza es un hermeneuta de estilo medieval y sus lecturas son exégesis, revelaciones que nadie, ni sus discípulos, saben el origen pero son lo correcto.
Meza afirma por ejemplo que existían 20 horas de 72 minutos en mesoamérica sin que fuente alguna o pueblo alguno pueda corroborar su dicho. Posee una cuenta personalizada de los llamados "señores de la noche" que da la espalda a los datos observados códices como el Aubin o el Borbónico.
Para Meza como para Romerovargas todo está mal contado. Ellos tienen la versión correcta de la sabiduría ancestral del Anahuac.

Con estos antecedentes llegamos a estos días.
La idea de que Coatlicueitl por ser llamada Tonantzin -nuestra madre, en lengua náhuatl- es la madre tierra y que la giuadalupana es el palimsesto de Coatlicueitl y por lo mismo debe ser venerada.
Que las formas ancestrales como tales están perdidas pero que los llamados "danzantes concheros" las fusionaron con las católicas y de esa manera sobrevivieron.
Que la cultura de Anahuac solo puede ser practicada en sus palimpsestos, es decir el catolicismo mexicano y esto es ideológicamente correcto de acuerdo a las ideas de Nieva.
Que los rituales lakota y ahora las ceremonias Wixarika son las formas más puras de lo que fue el Anahuac ancestral.
Que el camino de quien reconoce sus raíces es la práctica del catolicismo combinada con vestuarios y danzas que contengan algún motivo precuauhtémico.
La ideología de los criollos del siglo XIX es la base de la actual mexicanidad, basada en esa teoría no cíentífica y racial que es el mestizaje.
Esa ideología actualmente ha dado paso a formas religiosas y está de hecho naciendo una nueva forma religiosa que acepta en su seno cualquier religión en un contexto translocal: la de la mexicanidad.

Sin embargo nace en un contexto posmoderno donde todas las combinatorias son posibles pues no existe la idea de discriminación.
Se encuentran los griegos, la new age, principios del sufismo, el tai chi, el zen, el panteón mesoamericano despojado de su idea sacra-agricultora en pro de una forma orientada hacia el mundo de Castaneda y su don Juan. Se encuentra el catolicismo con todo y sus mitos y fraudes históricos, incuestionados en pro de que las formas católicas mexicanas son un palimsesto de lo antiguo y se argumenta que no seguir al catolicismo, es no seguir a la cultura mexica.
Una de los principales impactos de esta práctica religiosa es la suplantación de rituales y creencias autóctonas ancestrales de México. Como los criollos, la mexicanidad les da la espalada en los hechos aunque no con las palabras pues la mexicanidad, en esa combinatoria rizomática, también es aliada del EZLN si así se quiere y de hecho, comparten formas sacras en el catolicismo -el opio de las comiunidades zapatistas, parafraseando al marxismo-.

Rituales como los del temazcal -suplantado por el baño lakota- o los del culto al rayo y a la madre de las serpientes son opacados en este religión que se presenta no solo como autóctona, sino como la original autóctona. Sus armas argumentativas es la descalificación de todo lo que consideren "historia oficial", una supuesta base "científica" y la apelación a la integración, la unidad y la tolerancia.
En realidad como toda ideología y ahora una práctica religiosa, inventa sus propios mitos que presenta como verdad, como la interpretación del símbolo de la lucha entre la fertilidad y lo seco plasmada en la unión del águila -fertilidad- y el cóndor -lo seco-. La interpretación en la mexicanidad es que se trata, muy a lamanera de su padre ideológico Vasconcelos, del norte y el sur de América siendo el águila el norte y el cóndor el sur sin que quedé claro porqué es así si el cóndor y el águila existen tanto en el norte como en el sur y son animales sagrados en muchos pueblos de ambas regiones.

Aunque el odio nazi hacia los Estados Unidos sostenido por Vasconcelos al idear la unidad latinoamericana, base del latinoamericanismo actual y verdadero fondo de la idea de la raza cósmica sintetizada en el Ulises Criollo: Al final Vasconcelos excomulga al indígena y solo queda el espíritu de lo latino. Así culminaba el proyecto del mestizo: el indígena tenía que morir en pro de la unidad latinoamericana.
La mexicanidad en cambio une al norte con el sur en pro de una unidad americana a través de sí misma: la mexicanidad. De norte a sur se organizan encuentros y carrreras atléticas donde los pueblos visitados invocan al gran concepto-deidad mexicana -negada en el discurso como dios-Ometeotl, el más célebre invento de Miguel León Portilla, investigador científico de la UNAM aunque con hoyos en sus investigaciones que han sido cuestionados y rebasados múltiples veces.
Ese "Ometeotl" es la huella del sacerdote católico e investigador filológico, Ángel María Garibay, en los trabajos de León Portilla.
"Ometeotl" es el perfeccionamiento que Garibay le da a su dios católico: su dios para ser padre, debe ser madre y encuentra desde su parecer que ese dios era venerado por los mexica y que era la deidad suprema creador de todos los dioses. Ometeotl es el dios creador al ser Ipalnemohuani "aquel por quien se vive"-olvidando que ese es el mote dado al sol-.
Ometeotl así es el puente entre el judeocristianismo de Garibay y su pasión por la cultura mexica. De eso está convencido León Portilla quien ve en Garibay, a su maestro.
Ometeotl como dios supremo y creador, pasa a la mexicanidsd que lo fusiona con el dios cristiano. Algo que no León Portilla llega a hacer directamente hasta la fecha.
Ometeotl es el dios judeocristiano y no hay mayor complicación. Es un concepto ancestral -que de hecho lo es aunque no en los términos que León Portilla le da- y puede fusionarse y combinarse con cualquier religión. Es exacto como creencia para la mexicanidad.

Si no hay hechos sino creencias y mitos propios. Discursos de ideólogos que no son cuestionados por quienes lo siguen. Y si de estas creencias se derivan actos rituales cíclicos y colectivos. Estamos ante una práctica religiosa de discurso transtextual -de una combinatoria con otras religiones muy flexible- y de contexto translocal y como tal, se debe empezar a estudiar. La resistencia a ella, es más que ciencia, un acto político que buscaría defender los intereses de los pueblos autóctonos ancestrales americanos que la mexicanidad está afectando. La mexicanidad se conforma ya como una nueva ola de destrucción a las culturas ancestrales de México que aún siguen en pie. A veces no hay acto sin consecuencias y el precio de la mexicanidad puede ser muy alto para las culturas que dice defender.

Autor: Ignacio Pérez Barragan (Ejekatl), Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM. Especialista en estudios de comunicación audiovisual desde el enfoque de las ciencias del lenguaje. Nahuahablante y danzante con diecinueve años de trayectoria en la danza de los Huehue de Tlaxcala y doce en la danza guerrera otomí. Profesor investigador en la UACM y asesor de tesis de posgrado en la FCPyS-UNAM.
Publicación: https://mauitsotsin.blogspot.com/…/esa-religion-llamada-mex…

Fuentes para ahondar un poco más:

Arturo Meza Gutiérrez: Mosaico de Turquesas. Edición de autor
Más allá de las sombras.Edición de
autor Cuahpohualli. Edición de autor

Francisco de la Peña: Los hijos del sexto sol, Conaculta, México, 2006

Ignacio RomeroVargas Iturbide: Los gobiernos socialistas del Anahuac. http://www.toltecayotl.org/tolteca/index.php…

Tlacaelel: Las cuatro flechas, UAM, México link al 16 de dic 2013 http://books.google.com.mx/books…
VA: Raíces en movimiento: Prácticas religiosas tradicionales en contextos translocales, El Colegio de Jalisco, 2008

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

aquioaxaca.com

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook