Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,371,214

Prevén caída en la producción de maíz blanco

Hits:866

Prevén caída en la producción de maíz blanco

La cosecha sería la más baja desde 2016

Foto
? La Secretaría de Agricultura pronostica que la producción de maíz blanco, es decir, el utilizado para consumo humano caiga 0.4 por ciento respecto del ciclo 2020/21Foto Cristina Rodríguez
Braulio Carbajal

Periódico La Jornada
Lunes 8 de agosto de 2022, p. 21
Uno de los problemas que más preocupan a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador es la falta de autosuficiencia en la producción de maíz, es decir, que México no sea capaz de cosechar todo el grano que las familias necesitan para su consumo; sin embargo, los datos muestran que el país está muy lejos de los objetivos de largo plazo que se han planteado desde administraciones previas.

Según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) se prevé que la producción de maíz blanco, es decir, el utilizado para consumo humano, haya cerrado el ciclo 2021/22 en aproximadamente 26 millones 788 mil toneladas, cifra 0.4 por ciento menor respecto del ciclo 2020/21 y que, de confirmarse, sería la más baja desde 2016.

En lo que respecta al maíz amarillo, aquel que se utiliza como alimento para animales, la dependencia estima una producción de 3.2 millones de toneladas, un crecimiento marginal de 0.3 por ciento respecto a un año antes.

Prevén caída en la producción de maíz blanco


La producción de maíz blanco es apenas suficiente para la demanda de la población, aunque la cosecha va a la baja y el consumo al alza, por lo que se avecinan problemas en los próximos años.

El mayor problema radica en el maíz amarillo, pues la producción de México no es suficiente, lo que obliga a importar anualmente alrededor de 17 millones de toneladas de este grano, el cual se ha encarecido de manera importante, trasladando este precio a otros rubros como la carne, pues es el alimento del ganado.

El presidente López Obrador ha manifestado la importancia de aumentar la producción, pues desde su punto de vista sin maíz no hay país, por lo cual ha echado a andar un plan de apoyos a agricultores; sin embargo, el reto luce complicado, pues las cifras actuales están lejos del potencial del país y de las metas planteadas hacia 2030.

En 2017, el gobierno de Enrique Peña Nieto presentó, a través la hoy desaparecida Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), un documento titulado Planeación Agrícola Nacional 2017-2030, el cual contenía el potencial de producción del país y los niveles ideales para ser autosuficientes en maíz.

En ese documento se plantea que el potencial de producción de maíz blanco es de 42.8 millones de toneladas hacia 2030; sin embargo, actualmente la cifra está en sólo 26.7 millones, también lejos de los 34.9 millones de toneladas que se pronosticaban para 2024.

En lo que respecta al maíz amarillo, donde está el principal problema, el estudio señala que el país es capaz de producir hasta 4.9 millones de toneladas en 2030; sin embargo, los 3.2 millones de toneladas actuales no sólo están lejos de esa meta, sino de la de 4.3 millones de toneladas para 2024, año en el que la demanda habrá aumentado mucho.

Para lograr esos objetivos, el gobierno de Peña Nieto tenía planeado mejorar e impulsar el sistema nacional de semillas, propiciando un equilibrio con empresas pequeñas y medianas que multipliquen los granos productores de la inversión pública y privada.

No obstante, también tenía en su visión usar transgénicos.

Con la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador quedó prohibido el maíz transgénico; sin embargo, ante la necesidad del país de producir más maíz, el gobierno ha emprendido algunas medidas, como por ejemplo, enfocar el programa Sembrando Vida hacia este grano, además de destinar 500 millones de dólares en plantas de fertilizantes del país, esto para disminuir el costo de la siembra.

Asimismo, el mandatario ha hecho un llamado a los trabajadores rurales para que inicien o aumenten la producción de granos estratégicos para enfrentar la subida en los precios de alimentos que enfrenta el país a raíz de la pandemia y el conflicto armado.

Buscar