Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,022,798

LA NEGACIÓN DEL ANAHUAC Y LA DIALÉCTICA DEL MESTIZAJE

Hits:859

LA NEGACIÓN DEL ANAHUAC Y LA DIALÉCTICA DEL MESTIZAJE
El primer encuentro entre la cultura anahuaca y la cultura española se dio en 1511, cuando un galeón español naufragó en las costas de Chetumal, en medio de un huracán en su viaje de Panamá a Cuba. La historia es muy interesante y está narrada en la novela Los Sagrados Manuscritos del Jaguar Blanco, de mí autoría https://youtu.be/XMx-PDSVXNs

Lo cierto es que Zazil Há la doncella maya y Gonzalo Guerrero el marinero español, formarán la primera familia de esta invasión, sin embargo, Gonzalo primero se sensibilizó y civilizó en la cultura maya. Esto es muy importante, Gonzalo al convivir con los mayas y conocer su forma de entender el mundo y la vida, y aprender su lengua, se civilizó y pudo comparar el grado de desarrollo humano de Europa y de Anáhuac.
En 1519, Cortés desde Isla Mujeres, manda a rescatarlo, Gonzalo no acepta incorporarse a la expedición y decide quedarse a vivir con su familia, su nuevo pueblo y su nueva cultura. Gonzalo, quien había combatido en Italia y conocía los usos militares europeos, llego a ser Nacom, es decir, capitán general de los ejércitos mayas y fue, quien los enseñó a luchar en contra de los españoles, con tan buenos resultados que la expedición de Francisco de Montejo, casi fue derrotada, de modo que tuvo que pedir apoyo a la corona para mantenerse, porque los mayas dejaron de luchar militarmente hasta 1697.
Esta parte de la historia, la cultura criolla dominante, ha tratado de que sea desconocida para el pueblo, porque puede ser tomada como un símbolo de lo que hoy somos como cultura, a través de un proceso, no de un falso y demagógico mestizaje, de dominadores y dominados, sino de un encuentro dialéctico entre dos culturas, que, siendo opuestas, en una fusión equilibrada, pueden producir una tercera, diferentes a las dos que la formaron. Tomando lo mejor de cada una. La cultura criolla nos enseña a través de la SEP, la radio y televisión comercial y la UNAM, que lo que hoy somos es producto de la violación de Malinche a manso de Hernán Cortés, por tanto, subliminalmente somos hijos bastardos de la violencia.

Lo que debe considerarse, es que cuando existe una fusión armónica y en equilibrio entre dos culturas, dialécticamente se crea una tercera, superior a las dos que la formaron. Este es el caso de Zazil Há y Gonzalo Guerrero, como personas y pueblo maya de ese tiempo y de ese espacio muy determinado. De alguna manera, esto explicaría como la región y cultura maya de la península, siempre se ha sentido diferente y de alguna forma, lejana a la nación mexicana.

Sin embargo, la historia general de la invasión fue otra. Los españoles nunca tuvieron como meta la fusión con la civilización encontrada. Su accionar fue el sometimiento y la destrucción. No solo, porque esa es la cultura europea, fundamentada desde los griegos hasta la actualidad, en permanentes guerras, invasiones, comercio y explotación de pueblos, sino fundamentalmente, porque el Vaticano tenía la destrucción de la civilización del Anáhuac, como el principal objetivo de la invasión.
Ya que debemos de recordar que, durante los diez siglos anteriores, el poder de la iglesia estaba sustentado justamente la ignorancia. La llamada Edad Media, fue el imperio de la ignorancia y la persecución del conocimiento, lo cual generó poder del Vaticano sobre ciervos y señores. La civilización del Anáhuac, a pesar de estar en un periodo de decadencia en el siglo XVI, poseía niveles muy superiores de alimentación, salud, educación y organización, que los pueblos europeos de la Edad Media.
Los invasores de espada y crucifijo, destruyeron en la medida de sus posibilidades, todo lo que estuvo a su alcance, especialmente del patrimonio cultural tangible, pero el intangible, se mantuvo en asombrosa resistencia durante los siguientes cuatro siglos, hasta 1921, con la creación de la SEP, que se dedicará a colonizar a las comunidades con la bandera de la castellanización, la modernidad, el progreso y la identidad nacional, para crear un pueblo mono lingue, mono cultural y con una sola identidad, mexicanos-mexicas-mestizos.

En efecto, los pueblos anahuacas vivieron explotados y en muchos casos remontados en inaccesibles montañas y desiertos, en muchos otros casos, camuflajeados en medio de los invasores, manteniendo clandestinamente sus conocimientos o mezclándolos con los de los invasores, para mantener, sin que ellos se dieran cuenta, aún en las iglesias, su sabiduría ancestral.

Pero, básicamente por dos razones se pudo mantener el conocimiento en el virreinato y el primer siglo del llamado México independiente: porque los colonizadores estuvieron más ocupados y empeñados en la explotación y extracción de la riqueza, en medio de luchas fratricidas e invasiones extranjeras, que en la destrucción de la civilización invadida. Y por la enorme corrupción que se dio en el Virreinato entre gachupines y criollos en contra de la corona. Madrid y la corte estaban muy lejos, el Virreinato era exageradamente inmenso y coexistían en un universo de intereses políticos, económicos y familiares de carácter regional y local.

Los gachupines y los criollos mantuvieron, desde el inicio de la invasión un enfrentamiento a muerte entre aquellos, que se creían dueños de las tierras ganadas por la fuerza de la espada, y entre quienes llegaban de España, enviados a gobernar y administrar el virreinato. Los criollos eran colonizadores de segunda y no podían acceder a los más altos cargos del gobierno, la iglesia, el ejército, y por supuesto la economía estaba en manos de los gachupines. La corona desactivó la última traición que pretendía realizar Cortés al asumirse como el rey de México, sino lo nombraban virrey de la Nueva España.

Hernán Cortés era un personaje incómodo para la corona española y para la proyección de lo que más tarde sería el imperio español. Gracias a que las Cartas de Relación fueron el primer Best Seller europeo, que como se sabe, fueron las fantasías y mentiras que el autor describió en la supuesta conquista del inexistente imperio azteca. Cortés, inspirado en el libro de Julio Cesar, La Guerra de las Galias, representó al héroe español, que, con valor, inteligencia y la superioridad cultural europea, logró hacer una hazaña increíble, con un puñado de españoles vence a un formidable y poderoso imperio, dejando empequeñecidos a Alejandro el Magno, Julio Cesar y Carlo Magno.

LA NEGACIÓN DEL ANAHUAC Y LA DIALÉCTICA DEL MESTIZAJE



De cara a Europa, Cortés era un símbolo del naciente imperio español, pero en la realidad, la corona recibía noticias inquietantes, que presentaban a un personaje desbordado en el poder, ambicioso, corrupto, asesino y criminal. Finalmente, cuando el rey de España manda de incognito a su confesor real, Fray Juan de Tecto, a espiar a Cortés para que le informe verídicamente de su comportamiento, Cortés lo mandó asesinar en la expedición de Las Huibueras, por oponerse al asesinato de Cuauhtémoc. Este es punto de quiebre de Cortés con la corona española.

La corona luchará indirectamente contra Cortés, que tiene el reconocimiento de los gobernantes y pueblos anahuacas, y por ello, un poder de liderazgo, que no tenían los representantes de la corona. Por estas razones la corona envía a Nuño de Guzmán, como el personaje que luchará contra el poder no formal de Cortés. La corona lo nombra gobernador de la península de Panuco en 1525, y entablará una lucha jurídica y política contra el poder de Cortés. La corona envía al licenciado Luis Ponce de León, con el nombramiento de visitador y el encargado de investigar la administración de Cortés, el cual muere misteriosamente dos meses después de su llegada a la Ciudad de México.

Cortés firma en 1529, un contrato con la corona para descubrir y conquistar las tierras del Norte, buscando una ruta a Oriente por el Ocena Pacífico. Cortés con sus recursos crea un astillero en Salina Cruz, Oaxaca, en donde construirán navíos para realizar cuatro expediciones que fracasarán económicamente, pues no encontraron las riquezas imaginadas, explorando el Golfo de California y fundando la Ciudad de la Paz. En estas incursiones entrará en conflicto con Nuño de Guzmán, quien bloqueará en la medida de sus posibilidades las expediciones que pasan por el territorio que él gobernaba.

La corona lo manda llamar a España en 1541 y le abre el segundo juicio de residencia, para que se desahoguen todas las acusaciones que existen sobre su comportamiento como autoridad, especialmente el crimen de su esposa Catalina Suárez en su casa de Coyoacán en 1522, quien fue estrangulada en su lecho por Cortés, que se había ofendido porque en la cena con invitados, se burló de él, en público. De esta manera la corona le impidió regresar al virreinato, le congela sus activos y nunca lo recibió el rey, como era el deseo de Cortés.

Para mantener sometidos a los criollos la corona creó el sistema de castas, asegurándose que jamás podrían tomar el poder. Porque los llamados ?conquistadores?, sus hijos y sobrinos, estaban muy molestos con la corona, porque los desplazaron del poder al enviar a nobles de baja monta a gobernar las tierras que ellos asumían como suyas. En efecto, Cortés otorgó a muchos de ellos encomiendas, que implicaban una gran extensión de tierras y anahuacas para que se las trabajaran, en haciendas o minas. Sin embargo, Cortés las otorgó a perpetuidad por cinco generaciones, a cuarenta años por generación representaban casi dos siglos. La corona en 1542, emite una ley que cancela las encomiendas a cinco generaciones y las deja solo a una, lo cual crea un malestar en los hombres de Cortés y sus familias.
Es aquí, donde nace la ideología criolla, en la lucha contra los peninsulares por parte de los criollos. Los hijos de Cortés, el Márquez del Valle de Oaxaca, y el hijo de Malinche, también conocido como Martín el bastardo, y los hijos de peninsulares que habían nacido en la Nueva España, iniciaran una conspiración en contra de la corona, que, al ser descubierta, fue sofocada con la muerte de todos los participantes, menos los hijos de Cortés, que fueron enviados a España.

Estas condiciones favorecieron una resistencia civilizatoria de parte de los invadidos-ocupados. Es necesario mencionar que muchos líderes de los pueblos, ?se adaptaron? al nuevo orden colonial, asumiendo la evangelización por su cuenta, para incorporarse al nuevo orden colonial en un peldaño de poder. Un ejemplo de esta dudosa conversión fue el tlatoani zapoteca Cosijopij, quien fue bautizado como Juan Cortés y quien asumió con sus recursos, la construcción del templo y convento de Tehuantepec, y que, finalmente fue tomado prisionero de la Santa Inquisición por mantener a escondidas la religión ancestral zapoteca.

No se puede negar que en estos cinco siglos ha llegado al Anáhuac, influencias culturales de muchos pueblos que han llegado a vivir a esta tierra por diferentes circunstancias, comenzando con los africanos, los europeos después de 1824, chinos y de otoras culturas. Sin embargo, el Estado mexicano neocolonial de ideología criolla, no solo crea en 1824, un país sin pueblo, porque los grupos humanos hijos de las culturas ancestrales han estado permanentemente excluidos del país de los criollos, sino lo que resulta un acto criminal de lesa humanidad, ha tratado de desaparecer a la Civilización del Anáhuac.

El Estado pretende hacernos creer que en el Anáhuac se ha dado un mestizaje humano y cultural y que, de él, ha nacido un país, al que le llaman equivocadamente México, un pueblo mayoritariamente de extracción indígena, el cual siempre ha estado excluido, el cual llaman mexicano, y una cultura mestiza que tiene su fuente en la cultura española y europea en general. Que el Anáhuac desapareció el 13 de agosto de 1521 y que surgió espontanea, dócil y pacífica, la época colonial. Esta narrativa es la oficial y con ella se educa a los niños de este país. Pero la realidad nos demuestra que en estos cinco siglos ha existido una permanente ocupación de extranjeros, quienes son los amos de la riqueza, y que los excluidos y explotados tienen un rosario de estallidos sociales, grandes y pequeños, siempre ahogados en sangre y desaparecidos de la historia. Que en el Anáhuac no ha existido un mestizaje, sino violentas imposiciones por los invasores, e inteligentes apropiaciones culturales por los invadidos-ocupados, más no un mestizaje, porque este debe ser dialéctico. Es decir, generado por un par de opuestos comentarios que, en igualdad puedan fusionarse para producir un tercero, diferente a los dos que lo generaron.

El Estado mexicano, desde 1824, ha negado la existencia de la civilización del Anáhuac. Para la ideología criolla solo existen los aztecas y Tenochtitlán, con sus 196 años de existencia. Para ellos, esa es su ?historia prehispánica?, ignorando 9800 años de historia ancestral. Desaparecen los zapotecas, los mixtecos, los mayas, los purépechas y las demás culturas, para convertir a todos los ciudadanos de este país en mexicas-mexicanos-mestizos, con una sola lengua, una sola cultura, y una sola identidad. La insensatez de tratar de desaparecer a la civilización del Anáhuac, es un crimen de lesa humanidad, porque deja a un pueblo amnésico, ajeno a sí mismo, indefenso, vulnerable, y fácilmente explotable.

Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado.
16 enero 2022
Yahuiche, Oaxaca








Buscar