A+ A A-

EL PADRE DE LA PATRIA…DE QUIÉN

  • Categoría: Identidad
  • Publicado el Domingo, 16 Septiembre 2018 16:35
  • Escrito por Guillermo Marín
  • Visto: 90

Cada día, o más bien, cada sexenio, especialmente desde que se implantó el neoliberalismo, se extingue el “fervor patrio y el patriotismo” en el pueblo. Especialmente al sentir que, al pueblo, el Estado neoliberal, lo hace más pobre, le quita la seguridad y no le ofrece verdaderas oportunidades de bienestar. Además de ver con tristeza y terror a las fuerzas armadas en las calles, haciendo un trabajo que constitucionalmente no le corresponde y que, por la ineficacia y corrupción de los políticos y funcionarios públicos, las fuerzas armadas tratan de resolver un problema creado por la incapacidad, irresponsabilidad y corrupción de la clase política y la poderosa clase económica.

Con presidentes que han dejado mucho qué desear, incapaces, ineptos, simuladores, cleptómanos y mentirosos, que han ido saboteando el potencial económico, productivo, educativo y de autosuficiencia alimentaria y energética del país. Con verdaderas bandas de criminales organizados en las instituciones, en la política y en los partidos políticos. Carteles, que con un gran “pacto entre mafias”, entregaron los últimos retazos de soberanía que le quedaban a la nación.

Cómo “celebrar las Fiestas Patrias” en los últimos días del sexenio peñista y del priam, ante un México infestado de fosas comunes clandestinas, de miles y miles de personas desaparecidas, asesinadas, secuestradas, asaltadas, robadas, extorsionadas y familias totalmente desesperanzadas, o por la muerte y la injusticia que ronda sus hogares, o por la pobreza galopante o la cesantía, o la desesperanza de no encontrar un trabajo con un título universitario en la mano, o por el forzado cierre de su pequeño negocio o su mediana empresa.

Es probable que unas 200 mil familias tengan algo que celebrar la noche del 15 de septiembre, aquellos invitados a “las casas blancas” de los consentidos de la patria, que con champan y coñac festejan “el año de Hidalgo”. Pero muchas familias ni en la tv. desearán ver a las fuerzas armadas porque les traerán dolorosos recuerdos.

Desde hace 194 años, que se creo “la patria”, a la que equivocadamente los criollos y los gachupines, después de once años de hacerse la guerra por el poder, decidieron hacer las paces y crear su país de ellos y para ellos. Casi siempre, un puñado de “ilustres cleptómanos”, han conformado la kakistocracia que ha desgobernado y hundido a este país. Y como “los vencedores escriben la historia”, a finales del siglo XIX, Porfirio Díaz le ordenó a Vicente Riva Palacio que creara “La Historia Oficial”, porque casi todo el siglo XIX se la pasaron en una lucha fratricida entre liberales contra conservadores, en medio de las diversas invasiones extranjeras, y no tuvieron tiempo de “inventar su historia oficial”. Todo comenzó con las mentiras de la obra “México a través de los siglos”, en donde, se crea una mítica patria, con todos sus héroes y sus villanos. Y es ahí, donde surge “El Padre de la Patria, el cura criollo Miguel Hidalgo y Costilla conocido en el Bajío como “el zorro”.

Padre de la “patria” …de quién. Del pueblo, no. De esos 60 millones de “mexicanos” que tienen el ingreso de 10 “mexicanos extranjerizados” como Carlos Silm Helú; menos aún. Desde 1824 la “patria” ha sido, y sigue siendo, un constructo de los criollos y extranjeros avecindados. Ha sido y es, la patria de ellos y únicamente para ellos. La patria para hacerse ricos, para recibir millonarias exenciones impositivas, inmorales e ilegales excepciones jurídicas, para gozar de la impunidad más cínica y la corrupción más rampante, para hacer un ilimitado uso faccioso de las instituciones, para entregar las riquezas naturales, para entregar al pueblo como mano de obra casi en calidad de esclavos. Una patria que ha actuado, más como “padrastro”, que como un amoroso y responsable padre de sus hijos. Una patria que ha tratado inútilmente de destruir a la MATRIA. Es decir, nuestra ancestral Madre Cultura producto de una de las seis civilizaciones más antiguas e importantes del planeta. La “propia-nuestra”, la de los “Viejos Abuelos”, la de los toltecas y la Toltecáyotl. Esa patria, que ha tratado de amputar la memoria histórica y la identidad cultural ancestral a sus hijos, para que olviden de dónde vienen, quiénes fueron sus antepasados, cuales sus trascendentes logros, cuál es su compromiso histórico, quiénes en verdad son. Para volverlos sumisos y vulnerables, dócilmente explotables. De qué patria y de qué padre podemos hablar en el “mes de la patria”. Descolonizar es dignificar. (Septiembre 2018).

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

aquioaxaca.com

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook