Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,537,489

Esteban Ríos Cruz. Poeta binnizá (zapoteco)

Hits:4221

Esteban Ríos Cruz. Poeta binnizá (zapoteco) nacido en Asunción Ixtaltepec, Oaxaca, el 16 de junio de 1962.

Formación académica.

Egresado de la Escuela Normal Superior de la Universidad Autónoma de Guerrero. Maestro en Desarrollo Educativo por la Universidad de Puebla y doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad Santander, en Oaxaca.

Colaborador.

De la Revista Guchachi’ Reza, Pagine: Revista di Poesía Internazionale, La Casa del Tiempo, Ojarasca, Revista Iguana Azul y Tierra Adentro, y en los periódicos Noticias: Voz e Imagen de Oaxaca y El Sur: Diario Independiente del Istmo. Director de la revista electrónica Siete Venado del Portal Aquioaxaca.com. 

Asesor.

Del Programa Nacional de Actualización Permanente de Maestros de Educación Básica en Servicios. Becario del FONCA en el programa de Escritores en Lenguas Indígenas (1996-1997; 2003-2004; 2006-2007). Miembro del Sistema Nacional de Creadores (2009-2011; 2013-2015).

Reconocimientos.

Ha sido merecedor del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicana 2018, con su libro Ca guichu’ guendarieedasiló/ Las espigas de la memoria, Premio de Literatura Indígenas de América (PLIA, 2014), Premio CaSa en Creación Literaria en Lengua Zapoteca 2012, con la obra Caadxi diidxa’ za’bi’ lo bi/ Unas palabras al viento, entre otros. Libros publicados: Desandar la memoria (1984) con el que ganó el Premio casa de la Cultura Oaxaqueña; Canción en vigilia (1999); Dxi gueela gaca’ diidxa’/Cuando la noche sea palabra (2006); Ubidxa xti’ galaa dxi /Sol de Mediodía (2008); Ca diidxa’ guchendú/ Palabras germinadas (CDI, 2008); Ca xquelaguidi dxizezá/Los huaraches del tiempo, (FONCA/ELIAC, 2011), y Xaniaa gueela’/ Al pie de la noche (2014). Sus poemas han sido traducidos al francés e italiano. Ha sido becario del SNCA del FONCA

Obra publicada

Poesía: Desandar la memoria, Juchitán, Tortuga Transparente, 1984. || Canción en vigilia, Praxis, 1999. || Dxi gueela’ gaca’ diidxa’. Cuando la noche sea palabra, Conaculta, 2006. || Ubidxa xti´ galaa dxi, Sol de mediodía, Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias, Unidad Regional Tehuantepec, Conaculta,2008.  || Ca diidxa’ guchendú/ Palabras germinadas, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Letras Indígenas Contemporáneas, 2008. || Ca xquelaguidi dxizezá. Los huaraches del tiempo, FONCA / ELIAC, 2011; Editorial Dimensiona, 2011. || Xaniaa gueela’/ Al pie de la noche, Editorial Fusión Sublime, 2014.

_________________________________

Poemas

LAS ESPIGAS DE LA MEMORIA
        Esteban Ríos Cruz
 
       
MI CORAZÓN    Un árbol junto al río es mi corazón reverdecido. Lleno de recuerdos y pájaros, de gotas de luz que resbalan sobre la hoja de mi mirada.
 
CONSTRUYÉNDOME
Hoy quiero ser mi propia casa, abrir una ventana a la altura del corazón, encalarme los pies, tener un tejado enmohecido donde se resbale la lluvia de agosto. Quiero tener un patio lleno de nubes y árboles, donde cante el cenzontle, escarben las hormigas, mordisquee una brizna de hierba el grillo, mientras el sudoroso sol juegue a esconderse entre las sábanas olorosas a limpio. Hoy quiero soñar despierto, sin el pellizco de una realidad ajena.

RASTROS
Me toma de la mano la ternura, me lleva a recorrerme libremente, hallándome desnudo como una roca cuando la lluvia lo desviste del polvo. Atravieso ligero mi pedazo de mundo sin la carga de la prisa. En el morral sólo llevo nubes  para marcar mi camino.
 
CLARIDAD
Asomado al balcón del día el sol se desmadeja en luces, se adelgaza en claridad, y como aceite tibio se va untando a los árboles, techos y a la risa de los niños.
 
POZO DE AGUA
Me vestía de jueves junto al pozo cuando me bañaba con su agua tibia. La vida crecía como la hierba en el patio, llena de escarabajos, canto de tortolitas y aquel olor a casa de lodo recién barrida. Mi existencia se reducía a un trompo, un perro de ojos grandes con pulgas, y una promesa de tener ropa nueva cuando cumpliera años en junio. El sol cabía en la punta de mi dedo gordo, andaba a trote persiguiendo mi sombra que a veces se atoraba en algún portillo. Hoy mi corazón juega al piso con el tiempo, salta recogiendo las piedras del recuerdo.

MAYO
Los recuerdos son como los sapos, despiertan ante el ruido de la lluvia.
 
MIGAJAS DE LUZ              
Espigas de luz, las palabras se desgranan sobre el regazo del día y germinan en nombres, como piedra, huipil, beso, y dan vida al poema que se puede morder como fruta, porque tiene olor a sonrisa, a ropa recién lavada, a ternura de agua, la magia del sueño en duermevela.
 
MI CORAZÓN ES UNA NUTRIA
 
       3
 
Cuando estamos alrededor de la mesa  compartiendo el agua fresca y la comida, como una mascota cansada de jugar la tarde duerme a nuestros pies. Una profunda ternura aturde mi corazón al buscar las tortillas y encontrar tu mano -en un leve roce que une el cielo y el mar-, y es cuando nos miro como dos nutrias cuidándonos tiernamente, para que no nos arrastre el río del tiempo hacia la vasta arena del olvido.

       6
 
Tu boca unida a mi boca dos amaneceres  en un mismo cielo.
Tu mirada en mi mirada dos ríos desbordados en una misma ciudad  
Mi cuerpo en tu cuerpo dos hogueras en vaivén en una misma brasa.  
Tu silencio y mi silencio dos lápidas sin nombres en un mismo olvido.   
 
       8
 
Después de extasiarme con tu imagen quisiera guardarme la mirada en un pañuelo, esconderla en algún bolsillo de la camisa o tal vez en ese destartalado ropero en casa, colocarla entre pastillas de alcanfor para que la polilla del tiempo no la devore.  

       13
 
Contigo, amor mío, la tristeza es un pajar olvidado en la aguja del tiempo.
 
       21
 
Los años han entrado a nuestra casa, encuentro sus rastros en las cosas amadas, mordidas a los platos, rasguños en las paredes, pequeñas grietas en los adoquines en el patio, la mesa del comedor con las patas flojas, todos los libros con hojas de otoño. El tiempo se ha vuelto un mar sediento de ríos, nos devora los días y los nombres de la existencia, con su mano diestra nos forma arrugas en el rostro, borra las ideas en la pared del pensamiento, ablanda los hombros del odio, le pinta canas a ese otro yo que me mira en el espejo.
 
      24
 
Soy ese silencio  en duermevela que ansía a plenitud, ser una migaja de sonido de esa palabra sonora que es tu nombre  
 
       41
 
Te amo aquí, en este instante infinito donde cada hebra de mis palabras me llevan al laberinto de tu pasión. Soy como una nutria recién nacido, camino a ciegas a encontrarme contigo, pero mi piel te respira,   conoce tu olor de nenúfar en celo. Desnuda tienes la inmensidad del mar, cuando te beso muerdo el horizonte, en tu cintura abrazo esteros, oleajes, la edad de la arena y algunos atardeceres. La ternura es un cenzontle en mi mirada, se posa en todo lo que veo a mi paso, canta con melodía de sal, picotea el verano para tener el mediodía en su garganta. Tus labios son la jícara donde encuentra mi sed, allí calmo el estiaje de las noches sin ti, luna ebria, relámpago bajo la lluvia.       

 

Buscar