Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

29,560,094

Prohíben el uso del unicel en San Bartolo Coyotepec, Oaxaca

Hits:2285


nvinoticias.com
1 abril 2018
En comercios o misceláneas, la autoridad coloca anuncios para evitar la venta de unicel
El municipio considerado como la cuna de la artesanía del barro negro, ubicado a escasos 30 minutos de la capital oaxaqueña, tomó la decisión, quizás la más importante en su historia pensando en un futuro mejor para las siguientes generaciones: expulsar el uso de unicel y desechables.

Los platos, vasos, charolas o cualquier utensilio fabricado con base en poliestireno expandido, comúnmente conocido como unicel no se venderán más en San Bartolo Coyotepec.
La labor parece titánica, pero no imposible de lograr, la iniciativa que surgió en 2008 empieza hacer eco y vencer la resistencia al hábito de los más de 8 mil habitantes; ellos han entendido que el uso de este contaminante genera repercusiones en la salud y medio ambiente.
San Bartolo se convirtió en el primer ayuntamiento de Oaxaca en tomar esta determinación. Otras 100 ciudades, sobre todo en países como Estados Unidos y lugares como San Francisco, Oakland, Seattle y Nueva York ya la aplican.
El papel para la envoltura de productos se empeiza a convertir en otra opción. FOTO: Javier Jarquín
Cómo surgió iniciativa
La iniciativa nació hace ocho años impulsada por el Comité de Salud en la localidad, la comunidad se percató de los daños a la salud y medio ambiente que enfrenta el municipio, al ubicarse en un triángulo de contaminación, entre el Río Atoyac cargado de desechos de varios localidades conurbadas y el basurero de Oaxaca de Juárez que se ubica en Zaachila.

“El municipio tenía un problema grave de enfermedades respiratorias y del estómago, ya que los moscos transmisores de enfermedades que se generan en el Atoyac y el basurero de Zaachila alcanzaban a nuestro municipio, entonces se presentó el proyecto a la comunidad y la adoptamos”, relata uno de los impulsores.

Las acciones arrancaron en 2011 con la limpia de arroyos, campos, Río Atoyac, márgenes de caminos, y en las escuelas los niños jugaron un papel fundamentales como vigilantes del medio ambiente.

A la par se constituyó un reglamento interno donde se establecieron multas de hasta 10 salarios mínimos, equivalentes a 500 pesos, para las personas a quines se sorprendieran quemando basura o tirándola en lugares no aptos.

Los ciudadanos estuvieron de acuerdo en no consumir más unicel e ir retirando otros productos desechables en sus fiestas y mayordomías; mientras que a los comercios locales se les prohibió ofrecer estos productos.

Para ello se compraron, por parte del ayuntamiento, cinco mil platos, cucharas, tazas, vasos y jarras que se pusieron a disposición de los ciudadanos de manera gratuita como una opción para reforzar la acción de expulsar el consumo de unicel.

Al término del trienio, el proyecto cayó durante los siguientes tres años y este 2018 se retomó.

Hacer conciencia

A sus casi 70 años de edad, Don Fernando Gómez es consciente de la necesidad de dejar de hacer uso de desechables de todo tipo. Recuerda que cuando era niño ninguno de estos productos se consumía de manera masiva como ahora y también no había tanto efecto en el cambio climático.

Dueño de la tienda Frutas y Verduras AD, Don Fernando, sonriente, menciona que en su miscelánea no vende más unicel, y poco a poco va dejando de expender productos de plástico, que es lo más complicado,“no es un producto de primera necesidad, así no me pega tanto”.

A cambio, ofrece opciones a sus clientes: bolsas de papel para algunos productos o utiliza el papel estraza, muy resistente al desgarro, tracción o estallido, “hay que buscar cómo no hay de otra”.

Nocivo para la salud

María Esther Damián Pérez, de la asociación Servicios para el Desarrollo Rural Integral, explica que el unicel es un polímero perjudicial para el ser humano y ecosistema; desde el momento en que se produce, se utiliza y se desecha es una cadena de contaminación.

“Cuando las personas consumen alimentos en un vaso o plato se contamina con dioxina que son las precursoras del cáncer, es bastante grave que en cualquier convivio se esté utilizando este producto”.

Según los estudios, agrega, nunca termina de degradarse porque deja partículas perjudiciales para el medio ambiente. Se menciona que más de 1000 años tardaría en degradarse un unicel cualquiera.

La bióloga añade que este es un tema de conciencia y voluntad desde la misma sociedad. “El presente y mañana lo que vamos a dejar a nuestros hijos está en nuestras manos”.

Retoman medidas

En los comercios de San Bartolo Coyotepec, sobre todo las tienditas, en los accesos hay un aviso del gobierno municipal: “AL PÚBLICO EN GENERAL: QUEDA PROHIBIDA LA VENTA Y EL USO DE MATERIALES DESECHABLES DE PLÁSTICO Y RECIPIENTES DE UNICEL”.

El oficio advierte que no está permitido su venta en comercios locales, misceláneas, puestos fijos y ambulantes, también en mayordomías, fiestas infantiles, sociales y religiosas; aquel que no acate la disposición, se le decomisará el material y será sujeto a una sanción.

“Primero retomamos el proyecto de manejo de residuos sólidos en sesión de cabildo y de ahí lo echamos adelante para educar a las personas en lo que ya se venía haciendo ”, explica la regidora de Ecología, Adela Aguilar Real.

La regidora dice que las multas quedaron en 500 pesos, 250 para quien reporte quema de basura de algún ciudadano o usando poliestireno y el resto para la tesorería municipal, recursos que se utilizan para reforzar la campaña.

Buscar