Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,494,594

LA ENTREGA DE MOCTEZUMA Y EL IMPERIO AZTECA A LOS ESPAÑOLES.

Hits:17616

"El discurso…Huitzilopochtli se entrega a Quetzalcóatl".
 

A la llegada de Cortés a Tenchtitlán en calidad de “enviado de Quetzalcóatl”, el Mesías blanco y barbado del Anáhuac, que había profetizado su regreso en el año “uno caña” (1519), por las costas del Golfo de México. Moctezuma obedeciendo las instrucciones del Tlatócan o Consejo Supremo, pues el tlatuani así como el Cihuacóatl no tomaban decisiones por sí mismos, reunió en su palacio, a todos los tlatuanis de los Señoríos tributarios de sus dominios y dio el siguiente discurso delante de Cortés y sus secuaces.

 

 

“el dicho Mutezuma hizo llamamiento y congregación de todos los señores de las ciudades y tierras allí comarcanas y juntos, me envió a decir que subiese allí adonde él estaba con ellos y llegado yo, les habló de esta manera:

  

"Hermanos y amigos míos, ya sabéis que de mucho tiempo acá vosotros y vuestros padres y abuelos habéis sido y sois súbditos y vasallos de mis antecesores y míos y siempre de ellos y de mí habéis sido muy bien tratados y honrados y vosotros asimismo habéis hecho lo que buenos y leales vasallos son obligados a sus naturales señores y también creo que de vuestros antecesores tenéis memoria cómo nosotros no somos naturales de esta tierra y que vinieron a ella de muy lejos tierra y los trajo un señor que en ella los dejó, cuyos vasallos todos eran.

  El cual volvió dende ha mucho tiempo y halló que nuestros abuelos estaba ya poblados y asentados en esta tierra y casados con las mujeres de esta tierra y tenían mucha multiplicación de hijos, por manera que no quisieron volverse con el ni menos lo quisieron recibir por señor de la tierra y él se volvió y dejó dicho que tornaría o enviaría con tal poder, que los pudiese costreñir y atraer a su servicio. Y bien sabéis que siempre lo hemos esperado y según las cosas que el capitán nos ha dicho de aquel rey y señor que le envió acá y según la parte de donde él dice que viene, tengo por acierto y así lo debéis vosotros tener, que aqueste es el señor que esperábamos, en especial que nos dice que allá tenía noticia de nosotros y pues nuestros predecesores no hicieron lo que a su señor eran obligados, hagámoslo nosotros y demos gracias a nuestros dioses porque en nuestros tiempos vino lo que tanto aquéllos esperaban.   “Y mucho os ruego, pues a todos es notorio todo esto, que así como hasta aquí a mí me habéis tenido y obedecido por señor vuestro, de aquí en adelante tengáis y obedezcáis a este gran rey, pues él es vuestro natural señor y en su lugar tengáis a este su capitán y todos los tributos y servicios que hasta aquí a mí me hacíades, hacedlos y dadlos a él, porque yo asimismo tengo de contribuir y servir con todo lo que me mandare y demás de hacer lo que debéis y sois obligados, a mí me haréis en ello mucho placer".    Lo cual todo lo dijo llorando con las mayores lágrimas y suspiros que un hombre podía manifestar y asimismo todos aquellos señores que le estaban oyendo lloraban tanto, que en gran rato no le pudieron responder. Y certifico a vuestra sacra majestad, que no había tal de los españoles que oyese el razonamiento, que no hubiese mucha compasión.

 

 
Y después de algo sosegadas sus lágrimas, respondieron que ellos lo tenían por su señor y habían prometido de hacer todo lo que les mandase y que por esto y por la razón que para ello les daba, que eran muy contentos de hacerlo y que desde entonces para siempre se daban ellos por vasallos de vuestra alteza y desde allí todos juntos y cada uno por sí prometían y prometieron, de hacer y cumplir todo aquello que con el real nombre de vuestra majestad les fuese mandado, como buenos y leales vasallos lo deben hacer y de acudir con todos los atributos y servicios que antes al dicho Mutezuma hacían y eran obligados y con todo lo demás que le fuese mandado en nombre de vuestra alteza. Lo cual todo pasó ante un escribano público y lo asentó por auto en forma y yo lo pedí así por testimonio en presencia de muchos españoles.”Hernán Cortés, “Segunda Carta de Relación” de 1520.  
 

Como puede apreciar el amable lector. El "Imperio Azteca" se entregó a los españoles quienes se decían enviados de Quetzalcóatl. Cortés engañó a la dirigencia mexica, asesorado por Malinche, diciendo que la máxima autoridad que vivía del otro lado del mar, lo había enviado para restituir su hegemonía, que había sido interrumpida por Tlacaélel, al substituirlo por Huitzilopochtli e imponer el culto a la materia y a la guerra como "razón de Estado". Moctezuma instruye a sus Señores tributarios a que a partir de ese momento, tomaran a Cortés como la máxima autoridad que todos esperaban con temor y que todos los tributos que antes le hacían, desde ese momento se los tributaran a Cortés y su Señor de ultramar, que suponían era Quetzalcóatl.

 

Los mexicas no estaban pensando en ese momento que Cortés y sus filibusteros eran invasores, solo enviados de Quetzalcóatl. Por lo que “rectificando” el error teológico, se regresarían por donde habían venido. Ese fue su error. Cortés después de esa reunión, tomó preso a Moctezuma y lo encadenó, usándolo como rehén. Desde ese momento hasta el día de hoy, los pueblos anahuacas y sus descendientes, hemos vivido en un estado permanente de ocupación, con autoridades, instituciones y leyes impuestas para beneficiar a los extranjeros y avecindados.   

Buscar