Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,391,766

POBRES E IGNORANTES..

Hits:6616

El día 14 del presente mes, la PGR informa que “La mayoría de los indios presos es porque son pobres e ignorantes” (La Jornada). Es lamentable la actitud excluyente y e ignorante de nuestras autoridades. En estos 5 siglos nada ha cambiado.En primer lugar, sabemos que Cristóbal Colón llegó por equivocación al Continente Americano creyendo que había llegado a la India. Cuando vio a los pueblos originarios les llamó equivocadamente “indios”. Los únicos indios del mundo son los habitantes de la India.

 

Han pasado más de 500 años y pese a saber del equivoco de Colón, les seguimos diciendo “oficialmente” a los pobladores originarios del Anáhuac… “indios”. Eso demuestra el desprecio que la cultura dominante sigue teniendo de la civilización invadida y segundo, demuestra la soberbia ignorancia de los colonizadores de ayer y de hoy.

 

Los conquistadores-colonizadores jamás “descubrieron” nada. No supieron y no les ha interesado conocer y valorar a una civilización milenaria. Nos subsumieron en su mundo conocido, es decir, nos dijeron “indios”, por creer que habían llegado a la India, jamás han conocido a la cultura invadida.No les interesó y no les interesa conocer y valorar a la antigua civilización. No han podido o no han querido entender que las dos civilizaciones de este continente, El Anáhuac en el Norte y El Tawantinsuyo en el Sur, tienen valores y principios diferentes sobre la vida, el bienestar, la felicidad, la muerte y el mundo, muy diferentes a la cultura occidental.

 

Estos valores no tienen nada que ver con la propiedad privada, la guerra, el comercio, el atesoramiento, el individualismo, la depredación de la naturaleza y el culto a la materia. En cambio se basan en el desarrollo espiritual, la familia, el comunitarismo, la solidaridad, la armonía y el respeto a la naturaleza.

 

El desprecio y la desvalorización que nos han inculcado-enseñado los colonizadores-conquistadores sobre nuestros hermanos arahuacas, es el fundamento de la COLONIZACIÓN CULTURAL, MENTAL, ESPIRITUAL, ECONÓMICA Y POLÍTICA en la que vivimos hasta nuestros días. Nuestra pobreza es producto del desprecio que sentimos por lo más esencial de lo “propio-nuestro”.

 

En efecto, en esta feroz sociedad colonizada todo mundo quiere convertirse en un colonizador y nadie quiere conocer, valorar e investigar sobre nuestras más antiguas raíces, esencia y base de lo que somos en el fondo. Mientras todos los indígenas y mestizos pretendan, para “supuestamente superarse”, convertirse en un explotador colonizador de su propio pueblo, los colonizadores extranjeros y sus hijos tendrán el sartén por el mango.

 

El modelo es explotar, robar y humillar al nativo. Razón por la cual nadie quiere ser nativo, indígena, “indio” o yope. Pero le pregunto a todas esas personas que no se sienten indígenas. ¿Qué se creen que son? ¿Españoles, franceses, alemanes o qué se creen? Ya, por supuesto que somos un pueblo mestizo, pero… si tenemos 7500 años de historia y cultura indígena y 500 años de historia mestiza, ¿en que porcentaje anda su mestizaje?¡Por supuesto que somos indígenas en lo filosófico, en lo ontológico y en lo espiritual!, el surrealismo del mexicano consiste en creerse algo que no es.

 

Aun los mismos extranjeros que viven algunos años en México, por la fuerza de esta milenaria cultura, pierden mucha de su identidad. Un ejemplo de este fenómeno lo encarnan los españoles que después de vivir 10 años en México, cuando regresan de vista a su país la gente les llama “indianos”, porque han dejado de ser culturalmente en gran medida españoles de España.En la medida en que desconozcamos, rechacemos y despreciemos nuestra raíz y nuestra esencia cultural, en esa misma medida quedamos en la indefensión ante nuestros explotadores-colonizadores.

 

Esta es la razón por la cual desde hace 500 años a los mexicanos el conquistador-colonizador nos ha hecho creer que no somos indígenas y nos ha enseñado a despreciar todo lo que tenga que ver con la Cultura Madre. Al despreciar a la cultura y los pueblos indígenas, estamos despreciando lo más esencial y vital de nuestro ser, lo más valioso, el mayor potencial. Al hacerlo, nosotros mismos nos reducimos a nada. Por nuestra ignorancia “de nosotros mismos” nos auto convertirnos en esclavos sumisos.

 

De esta manera se explica como hemos podido vivir 500 años en esta salvaje, despiadada y deshumanizada explotación. Pues nosotros somos los explotadores de nosotros mismos… y arriba de nosotros siempre esta EXPLOTANDONOS, el extranjero colonizador.

 

Los indígenas tienen una forma de entender el mundo y la vida de manera diferente a la de la embrutecida cultura occidental. No son pobres, sino que viven de manera austera por su concepción cultural de la vida, para ellos la existencia no es “tener”, sino “Ser”, sus metas no están en el atesoramiento, la comodidad y el consumo. Ellos se encuentran en la miseria material, por 500 años de explotación, despojo e injusticia del mestizo y el extranjero avecindado. Sin embargo, son mucho más ricos en el mundo espiritual, donde nuestra pobreza desgraciadamente crece todos los días.

 

El colonizador los acusa de “ignorantes”. Si, son ignorantes de la cultura dominante, pero en sus tradiciones y costumbres, son gente más culta que el mestizo. Un indígena es un individuo más conocedor de su medio ambiente, idioma, historia, religión y tradición, que un mestizo urbanizado, que se siente occidental e hijo del canal de las barras y las estrellas.En vez de sentir desprecio y compasión por los indígenas, deberíamos los mestizos sentirnos orgullosos y tomarlos como ejemplo de la fuerza interna para resistir 500 años de injusticia, explotación y desprecio.

 

Deberían ser para nosotros un símbolo de amor a nuestras raíces y a nuestra ancestral cultura. Nos debería de admirar que pese a que en estos 5 siglos los colonizadores nacionales y extranjeros los han querido exterminar y destruir… ahí siguen, tercamente aferrados a lo más valioso de todos los mexicanos. Esperando estoicamente a que despertemos sus embrutecidos, ignorantes y colonizados hermanos. No comprendemos, ni remotamente, que a los indígenas les es más fácil vivir como lupen proletariado en los cinturones de miseria de las ciudades, que vivir como indígenas con sus tradiciones y costumbres en los remotos lugares donde se han refugiado o a donde los hemos condenado.

 

No pretendo “idealizar” a los pueblos indígenas y suponer que sus culturas “son perfectas”. Por supuesto que no, en estos 5 siglos muchas cosas se han perdido y muchas más se han degradado, pero lo que es innegable es que representan los más nuestro en cuanto a la esencia de lo que somos los mexicanos. Pero también es cierto que los pueblos indígenas tienen miles de años de experiencia y sabiduría de organización social y cultural, además de 5 siglos de sabiduría para resistir, mientras que nosotros los mestizos, tenemos apenas menos de dos siglos tratando con muchos errores de construir “La democracia de los mercaderes”.

 

Lo que si proponemos es que VALOREMOS EN LA MISMA MEDIDA a las dos civilizaciones que son la fuente de nuestra existencia. La civilización del Anáhuac y la Occidental dándoles su justa dimensión y profundidad. Una tiene más de siete milenios y la otra 5 siglos. El desafío es convertirnos en dignos herederos de Netzhualcoyotl y de Miguel de Cervantes. No debemos seguir negado una parte de nosotros mismos, pues jamás llegaremos a nuestra totalidad. Cualquiera de las dos negaciones resulta suicida.Finalmente habrá que aclararles, por si no lo saben, a los señores de la PGR, que la mayoría de los mexicanos que están en la cárcel son pobres o “chivos expiatorios”.

 

 

Los Salinas, las Gordillo o los Villareal, asesinos, criminales y ladrones andan cínicamente sueltos por las calles y siguen delinquiendo impunemente en las esferas más

altas del poder.

 

Buscar