Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

30,476,474

Hernán Cortés, ¿genio militar?

Hits:562

Hernán Cortés, ¿genio militar?
Pedro Salmerón Sanginés /I
Periódico La Jornada
21 septiembre 2021
La historia tradicional de occidente llama genio militar a conquistadores como Alejandro, César o Napoleón; a generales invencibles como Winfield Scott o Álvaro Obregón; o a caudillos que dejaron su impronta en las circunstancias más adversas, como Aníbal o Rommel.

Estos personajes tienen en común la capacidad de mando y organización. Estudian y analizan todos los factores de una campaña y una batalla antes de emprenderla y, en el campo, reaccionan con rapidez ante los imprevistos y las acciones del enemigo. Se ganan el respeto, confianza y cariño de sus soldados y seleccionan a los mejores lugartenientes para los más difíciles y precisos encargos. Ganan casi todas la campañas y ba­tallas y minimizan las pérdidas en las de­rrotas. Para muchos, Hernán Cortés está en la lista de los genios militares. ¿Por qué no revisamos sus resultados en el campo de batalla?

1. Dejando de lado la dudosa batalla de Centla, que no se puede explicar, Cortés empieza sus campañas cuando entra a Tlaxcala al frente de unos 400 españoles y 10 mil totonacas. Libró cuatro batallas en el terreno que eligió Xicohténcatl Axayacatzin para disminuir al máximo el efecto de los muy pocos caballos y armas de fuego. Tras la tercera batalla, los españoles quedaron sitiados en un pueblo abandonado en lo alto de un cerro. Estaban aislados, sin solución militar posible, cuando en el senado tlaxcalteca se impuso el partido favorable a la alianza antitenochca propuesta por los embajadores de Cempoala. Se levantó el cerco militar y los españoles se salvaron.

2. Durante meses, los españoles y tlaxcaltecas fueron incómodos huéspedes de Moctezuma, quien al final amenazó con expulsarlos. Cortés pidió un plazo por la llegada de Pánfilo de Narváez a Veracruz. En su ausencia, Pedro de Alvarado asesinó a cientos de guerreros desarmados durante una fiesta, y aprehendió a Moctezuma. Así se inició la guerra.

Hernán Cortés, ¿genio militar?Un mes después Cortés regresó a Tenochtitlan con refuerzos? y se metió exactamente donde lo querían los tenochcas. Cortés atravesó una ciudad vacía para llegar al recinto sagrado y darse cuenta de inmediato, de que estaba sitiado y con muy escasas o nulas posibilidades de victoria.

3. Tras seis días de combates en que le queda claro que la situación es irremediable, Cortés comete otro error garrafal: huir por donde los tenochcas quieren que huya y, peor, huir con toda la impedimenta, el tesoro, los cautivos? todo lo cual se pierde en la batalla que había ideado Cuitláhuac.

De los mil 100 españoles que había en Tenochtitlan, la noche de la huida murieron 150, según Cortés, y más de 800, según Díaz del Castillo, y de 2 a 4 mil aliados. La cifra más probable es la de Vázquez de Tapia, quien contó los que desfilaron tras la retirada: quedaban 425 soldados (casi todos heridos) y 23 caballos. ¿Qué genio militar pierde todos sus bagajes y más de la mitad de sus hombres en una noche? Cierto es que el valor de Cortés insufló ánimo a sus hombres, pero eso no elimina sus errores tácticos y estratégicos.

4. Milagrosamente salvados en la batalla de Otumba, los españoles se refugiaron en Tlaxcala, cuyo senado propuso debilitar la alianza en torno a Tenochtitlan tomando uno a uno los altepemeh más cercanos. Fue Xicohténcatl Axayacatzin quien sugirió y en buena parte diseñó la campaña que arrancó a la Excan Tlatoloyan (Triple Alianza) los altepemeh aliados de lo que hoy llamamos valle de Puebla, y posteriormente aseguró los valles de Orizaba y Tehuacán, la cuenca del Papaloapan y los pasos a la cuenca de México al norte y al sur de la Sierra Nevada, al mismo tiempo que irrumpía la viruela que debilitó considerablemente la respuesta mexica.

5. El 31 de diciembre de 1520 los españoles y sus aliados ocuparon Texcoco, que sería su base de operaciones contra México-Tenochtitlan. Texcoco tendría dos tlatoanis: Ixtlilxóchitl, aliado de Cortés, y Cohuanacochtzin, en Tenochtitlan. La siguiente parte de la campaña es continuación de la anterior y Cortés toma parte de manera directa por primera vez en Iztapalapa, ciudad que atacó al frente de 200 españoles (unos 20 de a caballo) y unos 4 mil aliados. Tras un largo día de combate, Cortés vuelve a perder a cientos de aliados, las armas de fuego y la pólvora y se retiró en derrota, cuando los defensores de Iztapalapa rompieron los diques inundando su ciudad.

6. Cortés dirige el ataque a Xaltocan y Tlacopan, dando toda la vuelta al lago. De la aparente victoria dice Bernal: Cortés no sabía qué decir porque había visto que estábamos muchos de nuestros soldados heridos y dolientes y se habían muerto ocho de dolor de costado y de echar sangre cuajada revuelta con lodo, por la boca y narices.

Twitter: @HistoriaPedro
___________________
Nota de Toltecayotl:
El problema de los historiadores orgánicos, es que no usan el pensamiento crítico. Pareciera que están imposibilitados a pensar de manera diferente o por lo menos a dudar de lo que escribieron con toda parcialidad, salpicada de fantasía desbordante y un tufo hispanista, los españoles y los anahuacas conversos del siglo XVI, que se sentían más españoles que ellos y se trataban de ?igualar?, con la nobleza castellana, en su fantasía de nobleza indiana, la cual merecía las dadivas de su supuesto elevado rango social, validado las mentiras de sus invasores. Para ser claros y directos, Cortés no fue ningún estratega, ni malo ni bueno, Cortés era un psicópata. Quien fue el comandante en jefe de los ejércitos nahuas que se unieron a la causa del supuesto embajador de Quetzalcóatl, fue el texcocano Ixtlilxóchitl, borrado de la historia por Cortés e ignorado por los historiadores orgánicos. Cortés no era militar, Ixtlilxóchitl, junto con Xicoténcatl, Moctezuma, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, si lo eran, especialmente Xicoténcatl e Ixtlilxóchitl. Invito al historiador Salmerón, a que piense, solo un instante, de manera descolonizada, si hubiera sido lógico, siendo estratega o no siéndolo, entrar a una ciudad hostil sitiada, y además, si los sitiadores experimentados y curtidos guerreros, iban a perder la oportunidad de atacar a los invasores cuando iban entrando al laberinto de su ciudad. Por lógica descolonizada es claro que Cortés regresó de Veracruz, con los 1500 hombres del traicionado Pánfilo de Narváez a Tenochtitlán, y él fue el que ordenó la Matanza del Templo Mayor, para que después fuera sitiado por los tenochcas. Historiadores orgánicos, despejen su mente colonizada, usen el sentido común. Pongan en tela de duda todo lo escrito por los vencedores?hagan verdadera historia, dejen de ser cómplices de la colonización, sea por incapacidad o por interés personal. Educayotl AC. Descolonizar es dignificar.

Buscar