A+ A A-

LA MARAVILLOSA ESENCIA NEGADA

Al inicio del siglo XVI por una bula Papal los pueblos originarios de nuestro continente perdieron todas sus tierras, sus religiones, sus lenguas, sus tradiciones y costumbres, toda su riqueza material y espiritual, pero sobre todo, perdieron su condición y por ende sus derechos como seres humanos.

 

Ante la invasión y ocupación de los europeos de lo que llamaron Continente Americano, los colonizadores a lo largo de 5 siglos han venido explotando, despojando y exterminando a los pueblos sometidos.

 

Para el caso de México, se supone que para 1519 existía una población de 25 millones "nativos" y en menos de cien años fueron exterminados quedando solo un millón. Actualmente el INEGI registra a 10 millones de mexicanos que "aceptan" que tienen una lengua originaria de la civilización del Anáhuac. Pero todos sabemos que después de quinientos años de feroz desvalorización de las culturas originales, los herederos de los Viejos Abuelos, para sobrevivir en un sistema colonial, niegan hablar la lengua ancestral de sus padres y abuelos. De modo que seguramente existen millones de mexicanos que poseen una antiquísima raíz viva que nos da continuidad cultural y civilizatoria.

 

Pero también existen muchos otros millones de mexicanos que efectivamente perdieron la lengua de sus Viejos Abuelos pero su forma de vivir e interpretar el mundo es de estirpe ancestral. Campesinos que siguen viviendo con las tradiciones y costumbres heredadas de la civilización del Anáhuac, con una leve pátina de occidentalización, llena de sincretismos, apropiaciones e imposiciones culturales. Bonfil Batalla los llamó "indios desindianizados".

 

¿Y nuestro "mestizaje cultural", cómo estará compuesto? La civilización del Anáhuac desde la invención de la agricultura a la llegada de los invasores tuvo una duración de siete mil quinientos años ininterrumpidos de Desarrollo Cultural, con un origen autónomo y de carácter endógeno. De la ocupación a nuestros días apenas han pasado 482 años. No podemos negar que en estos casi 5 siglos a la civilización vencida se le ha impuesto y ella misma ha tomado muchos elementos culturales de los invasores pero, es claro que la base de ese inmenso iceberg esta compuesto de la milenaria civilización del Anáhuac. No podemos seguir negando nuestra portentosa raíz. Mientras neguemos nuestra "otra parte" jamás podremos llegar a la plenitud, seguiremos siendo colonizados-colonizadores, subdesarrollados y maquiladores, inseguros y violentos, ajenos a nosotros mismos. Exaltando lo ajeno y despreciando lo propio.

 

Los mexicanos todos, debemos darnos cuenta que SOMOS HIJOS DE UNA MILENARIA CIVILIZACIÓN QUE NO HA MUERTO, que sigue viva, vibrante y vigente en muchos actos, espacios y sentimientos de nuestra vida cotidiana. Que somos cada uno de nosotros su continuidad y su futuro. Lo mismo los europeos avecindados en estas tierras desde generaciones, que los mestizos que tienen generaciones y generaciones de vivir en centros urbanos. Todos hemos sido "formados" espiritual, energética y culturalmente por esta Tierra y por su civilización milenaria. Unos de manera más superficial y otros totalmente por dentro y por fuera. Tenemos que aceptar la existencia de una CIVILIZACIÓN MILENARIA y su continuidad y permanencia. No podemos seguir diciéndoles "indios e indígenas" a nuestros hermanos más explotados del sistema colonial. Todos somos hijos de la misma civilización.

 

En un mundo globalizado desde 1492 no existe pueblo alguno en la Tierra que sea "puro culturalmente". Todos tenemos de todos, pero habemos herederos de las 6 civilizaciones más antiguas de la tierra que tenemos un origen autónomo. Lo que hoy conforma la Nación Mexicana es parte de una civilización que no ha muerto y que sigue viva en cada uno de nosotros, aunque nuestra terquedad, ignorancia y racismo colonizador nos impida tomar conciencia de ella y por supuesto, potencializarla.

 

Amable lector, ¿usted se podría imaginar a los pueblos de la milenaria India creyéndose… ingleses? Despreciando la propia cultura India y exaltando exacerbadamente la de Inglaterra. ¡Pues eso es lo que exactamente nos pasa a los mexicanos!

 

El desafío del pueblo de México es tomar conciencia de la base profunda y sólida de sus raíces originarias, sin negar la riqueza producida por la mezcla de elementos culturales de otros pueblos y civilizaciones. El desafío del gobierno de México es dejar de funcionar como instrumento para colonizar al pueblo. Debemos despertar y abrir los ojos y los corazones para darnos cuenta que nuestra "Madre Cultura" a pesar de que la hemos negado tercamente durante 5 siglos, ella nos ha dado generosa todo cuanto es nuestro y esta a la espera amorosa de que sus hijos la tomen en cuenta para que todos podamos vivir mejor. Sin tanta injusticia y con mayores oportunidades.

 

 

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a crear más contenidos, todo apoyo por mínimo que sea es muy valioso

Nuevo video en ToltecayotlTV

aquioaxaca.com

toltecapsulas

tolteca guillermo marin

toltecayotl en facebook