Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

37,385,909

13 DE AGOSTO DE 2021, EN ESTOS CINCO SIGLOS DE COLONIZACIÓN?repensar la historia Luz y Guillermo Marín 9/9

Hits:897

13 DE AGOSTO DE 2021, EN ESTOS CINCO SIGLOS DE COLONIZACIÓN?repensar la historia
<br>Luz y Guillermo Marín 9/9
El pueblo, por no saber de dónde viene, quiénes fueron sus ancestros, cuáles sus logros, la dimensión de sus alcances civilizatorios, no tiene identidad; es inseguro, incapaz de conocerse a sí mismo. Como no sabe de dónde viene, no sabe quién es él, por consiguiente, trata inútilmente de igualarse con sus opresores, sean españoles, franceses o norteamericanos, pero siempre termina despreciado y ninguneado por sus colonizadores. De esta manera, no sabe quién es, no sabe a dónde va, lo que lo hace ir dando tumbos en un círculo perverso de ser colonizado-colonizador, conquista-conquistador, extranjero inculto en su propia tierra.


El Estado mexicano, neocolonial de ideología criolla, al hacer creer al pueblo que el pasado, como ellos llaman colonizadamente prehispánico, se circunscribe únicamente a la cultura mexica de 196 años, a la que la elevan a una categoría inexistente de imperio, tratando de emular al Imperio Romano, pretendiendo que los cimientos del país que construyeron los criollos en 1824, tienen un milenario antecedente prehispánico con los mexicas, razón que justifica el equivocado nombre que le dan a su país de México, en vez de Anáhuac, como milenariamente se ha llamado. Por tal razón, todos los habitantes son mexicanos, es decir, mexicas. Desapareciendo los miles de años de los periodo Preclásico y Clásico, e invisibilizando la existencia de 69 culturas ancestrales anahuacas, que siguen en permanente lucha de resistencia.

13 DE AGOSTO DE 2021, EN ESTOS CINCO SIGLOS DE COLONIZACIÓN?repensar la historia
<br>Luz y Guillermo Marín 9/9


Como personas, familia y pueblo, somos lo que recordamos. Al recordarnos a sí mismos, tenemos conciencia de quiénes somos, qué hemos hecho y sabemos qué deseamos hacer al futuro. Perder la memoria, es perder nuestra raíz y esencia de nuestra existencia. Sin memoria somos nada, polvo al viento. El invasor-colonizador se ha especializado en amputarle al pueblo su memoria a través del poder económico, político, religioso y educativo, para tener a un pueblo de zombis, indefensos, maleables y dóciles. Nos han enseñado a rechazar la historia. Nos han hecho que se nos haga aburrida, extraña, inútil. Hemos aprendido en estos quinientos años a negar nuestro rostro, a rechazar nuestro corazón verdadero. Para quedar irremediablemente perdidos en el laberinto de la desolación, parlantemente vencidos. Necesitamos hacer nuestra propia historia, la de los resistentes, y dejar la historia de los vencidos escrita por los vencedores extranjeros, desde Cortés hasta Krause.


Hoy trece de agosto de 2021, conmemoramos con mucho dolor y con gran entereza. Con gran dolor, estos cinco siglos, que nos duelen en lo profundo del alma, quinientos años de un rosario permanente de injusticias, despojos, abusos y masacres. Con gran entereza, por la fuerza que hemos sacado de nuestros ajados corazones, para seguir oponiéndonos y resistiendo; esta fortaleza parece invencible y poderosa. El poder de la razón, la verdad y la libertad.


Hoy trece de agosto de 2021, festejamos la vida, la capacidad de resistir y de oponernos a la barbarie y la deshumanización de los opresores de ayer y de hoy. Festejamos haber burlado nuestra muerte
histórica. Los pueblos y comunidades anahuacas son los vencedores, porque los asiste la razón y la justicia. Los hijos de los hijos de los Viejos Abuelos, independientemente de su fenotipo, de su lengua, de su cultura, de su tradición. Independientemente a estos rasgos externos, si vive, en ellos, los valores y los principios de la Toltecáyotl, son los herederos de esta sabia forma de vivir, que hoy más que nunca, representa el futuro de la humanidad.



En estos quinientos años, ni perdón ni olvido. No podemos seguir repitiendo los mismos errores siglo tras siglo. Necesitamos conocer la historia, para que no nos vuelva a ocurrir lo mismo. No podemos construir una historia propia-nuestra, únicamente con las del colonizador. Necesitamos convocar al conocimiento que está agazapado en las comunidades, en las familias, en las personas de conocimiento. Necesitamos recurrir al conocimiento silencio. Al poder de la energía generadora.


Se requiere urgentemente repensar la historia. No debemos seguir renunciando a nuestro legitimo pasado. No debemos seguir tolerando la narrativa del invasor de ayer y de hoy. Necesitamos iniciar un nuevo ciclo con la palabra verdadera. Educayotl AC.



Luz y Guillermo Marín
13 de agosto de 2021
Yahuiche, Oaxaca.

Buscar