Ejecutan a líder opositor a termoeléctrica de Huexca

Ejecutan a líder opositor a termoeléctrica de Huexca
Foto? Samir Flores, durante el acto del presidente López Obrador el pasado 10 de febrero, en Cuautla.Foto Cuartoscuro.com
Luchador social incansable
Balean a Samir Flores frente a su casa
Se preparaba para acudir a la estación de radio que él fundó // El martes, ante el delegado del gobierno federal, cuestionó las mentiras que dicen sobre esa obra y el PIM
Gloria Muñoz Ramírez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Jueves 21 de febrero de 2019.
Eran las cinco de la madrugada y Samir Flores Soberanes se preparaba para acudir a la estación comunitaria Radio Amiltzinko, que él mismo fundó en 2013 en Amilcingo, municipio de Temoac, Morelos, cuando su madre le avisó que lo buscaban afuera de su domicilio, a donde llegaron dos automóviles y los conductores lo llamaban a gritos. Cuando salió, se escucharon cuatro tiros: dos le dieron en la cabeza. Murió camino al hospital de Jonatepec.

Samir Flores asistió un día antes a la reunión en Jonacatepec convocada por el delegado del gobierno federal en Morelos, Hugo Éric Flores, donde cuestionó directamente las mentiras que están diciendo acerca de la termoeléctrica en Huexca y el Proyecto Integral Morelos (PIM).

Fue también, junto con Teresa Castellanos, de la comunidad de Huexca, una de las principales voces que se escucharon el domingo 10 de febrero en Cuautla, en el acto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al observar a la distancia las protestas los llamó radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores.

A fin de cuentas, dijo el mandatario, aunque haya gritos y sombrerazos, se llevará a cabo la consulta sobre el proyecto energético.

Samir Flores estuvo ahí, como lo estuvo frente a los enviados del entonces presidente Enrique Peña Nieto durante los seis años de su gobierno, pues desde el anuncio de la obra se unió a la lucha contra la termoeléctrica y el gasoducto, parte del Plan Integral Morelos.

Samantha César, de la comunidad de Amilcingo, también integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDTA) y de Radio Amiltzinko, la radiodifusora que fundaron como parte de un proyecto de autonomía comunitaria, es tajante: Van a hacer su consulta a base de sangre, y reitera que este crimen está vinculado a la lucha contra la termoeléctrica y la oposición a una consulta amañada que no respeta los derechos de los pueblos.

Samir era una gran ser humano, alegre, contento, platicador y solidario, dice Samatha en entrevista telefónica desde el Ministerio Público de Cuautla, a donde momentos antes llegó el cuerpo del defensor nahua.

Todos en la comunidad lo conocemos, porque siempre tendía la mano. Si alguien necesitaba algo para un funeral, él estaba ahí; si necesitabas apoyo y compañía, él siempre la brindó.

Samir era esposo de Liliana Vázquez y padre de cuatro hijos de entre tres y 15 años de edad. Se dedicaba a la herrería, la radio comunitaria, la agricultura orgánica y de entero a la lucha contra la termoeléctrica y el gasoducto de Huexca. Era un referente indiscutible de la lucha en Morelos, un articulador, lo más cercano a la figura de Emiliano Zapata aquí, en Morelos, dice Jaime García, uno de sus compañeros.

La lucha a Samir le venía de familia; era sobrino de Vinh Flores Laureano, legendario luchador de Amilcingo que en la década de los 70 propició la creación del municipio de Temoac con la unión de cuatro comunidades indígenas: Amilcingo, Huazulco, Popotlán y Temoac.

Flores Laureano creó también la Escuela Normal Rural General Emiliano Zapata para mujeres, en Amilcingo; el Centro de Estudios Técnico-Agropecuarios 39, en Temoac, y la Unión de Ejidos Emiliano Zapata.

La agroecología era otra de sus pasiones. Junto a sus hijos y niños y jóvenes de la comunidad, se iba a sembrar de árboles las barrancas de los alrededores de Amilcingo, pues uno de sus sueños era hacer un bosque comestible en la región. La siembra, como todo lo que emprendía, se basaba en los usos y costumbres de la comunidad, pues decía que en la recuperación de los mismos se finca la autonomía.

La lucha contra la termoeléctrica y el gasoducto llevó a los comuneros a un proceso de organización y prácticamente todos los días se llevaban a cabo asambleas, en las que la voz de Samir era infaltable. Líder indiscutible, la gente lo entendía y lo seguía.

No nos mataron un animal, nos mataron a un líder muy querido por todos los que estamos en esta lucha. Vienen por esa termoeléctrica a cambio de la vida de cualquiera de nosotros. Hoy le tocó a Samir, mañana, ¿a quién le va a tocar?, dijeron horas más tarde del asesinato, en una conferencia de prensa realizada en Aplataco.

Samir no tenía más enemigos que la gente que impulsa la termoeléctrica en Amilcingo, afirma Juan Carlos Flores, integrante del FPDTA, quien a su vez fue encarcelado en la larga lucha contra esa obra. También, como parte de la construcción de la autonomía, era integrante del Comité de Padres de Familia de la escuela del centro de Amilcingo, en resistencia desde hace 16 meses por un conflicto generado por el grupo de choque que se ha constituido en la comunidad y encabeza Humberto Sandoval, líder de la Central Campesina Cardenista en Morelos.

Teresa Castellanos, compañera de lucha de Samir, refiere: Se metieron con un guerrero muy grande y muy fuerte, un luchador social que desde un principio ha estado con todos nosotros. Un hombre que tuvo que dejar a su familia para acompañar a Huexca. Asesinaron a uno de nuestros compañeros, pero ¿cuántos más van a caer? Estamos encabronados, finaliza.

Buscar
Podcast
Canales Youtube
Visitantes

27,071,547