Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

30,471,644

EL SÍNDORME DE HERNÁN CORTÉS

Hits:3003

EL SÍNDORME DE HERNÁN CORTÉS
Desde niño, me enseñaron a llamar a la invasión española, ?la conquista de México?, como si yo fuera español, y como si en 1521 existiera México. Así que hoy los mexicanos, tan colonizados, malinchistas y racistas, usamos en nuestro vocabulario cotidiano el concepto de ?la conquista de México? en vez de la invasión. Que no es lo mismo, pero es igual. Porque, cómo se escucharía que alguien dijera, ?la semana pasada vinieron los cacos a conquistar mi casa, mataron a los perros y se llevaron mi pantalla y mi computadora?.

El punto es que vemos la invasión como algo natural y normal, y como si fuéramos españoles. Invadir implica violentar, robar, asesinar y esclavizar. Vemos la invasión, en parte, porque nos han enseñado a pensar y ver la historia, con las ideas de Hernán Cortés; y en parte, porque diariamente se sigue dando las invasiones.

En efecto, es patético, pero así es. Los historiadores oficiales, que la mayoría son pro ?hispanistas?, toman los escritos que hicieron los aventureros de espada y crucifijo, como verdades que no aceptan la menor duda o crítica alguna. Dogmas en con los que se crea la historia oficial. Con ellos, hacen refritos y variaciones sobre el mismo tema.

EL SÍNDORME DE HERNÁN CORTÉSPor ejemplo: la versión de los hechos escrita por Cortés, es totalmente parciales hacia su persona y desaparece a personajes y acciones muy relevantes.

Cortés era un psicópata, no es exageración. Asesinó a quien se opuso a sus deseos o intereses, comenzando con su propia esposa a la que estranguló en su casa de Coyoacán. Pero también podemos decir de los hombres de la expedición que mando asesinar, porque deseaban regresar a Cuba y entregarlo a la justicia, porque había traicionado al Gobernador Diego Velázquez, por lo cual tenía una guardia personal para protegerse de sus propios hombres. Cortés fue un violador, no había mujer que se cruzara en su camino que no fuera violada.

Los historiadores hispanistas callan el hecho que la esposa y las hijas de Cuauhtémoc fueron violadas, no solo por Cortés, porque fueron botín de guerra, al igual que todas las mujeres de la nobleza mexica, pero eso cobardemente lo callan.

Pero además, en sus textos, porque ahora se sabe que como la corona le instauró un juicio de residencia por todas sus fechorías, no lo dejaron salir de España y le prohibieron escribir sobre la invasión, motivo por el cual, como siempre, Cortés no respetó la ley y escribió el libro, Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, con el seudónimo de Bernal Díaz del Castillo, y le encargó a Francisco Hernández de Gómora que escribiera el libro Historia de la Conquista de México, el cual se lo dictó Cortés, para tratar de mantener su popularidad como el más valiente y osado conquistador de Europa, cosa que le ayudaba en el larguísimo juicio que estaba llevando. Cortés era un personaje incómodo para la corona, por una parte era el prototipo del conquistador español, pero por otra, la corona sabía que no era una persona digna de confianza y un traidor.

Cortés tenía el vicio y la manía de la traición como forma de relacionarse. Traicionó a todo aquél que tuvo la desgracia de entrar en relación con él, comenzando con el Gobernador de Cuba. Traicionó a sus compañeros de invasión. En el juicio de residencia se le acusó de que no cumplió con el equitativo reparto del oro robado. También traicionó a sus inversionistas que le financiaron la invasión. Traicionó a sus aliados anahuacas después de la victoria sobre Tenochtitlán y algunos como el tlaxcalteca Xicoténcatl lo mandó asesinar. Y la máxima traición, que no lograr consumar, la traición al rey de España. En efecto, Cortés pretendía ser virrey de la Nueva España, pero si la corona no le daba el puesto, Cortés se independizaría de la corona y se convertiría en el rey de México. Esta es la razón fundamental por la cual, la corona le instauró el juicio de residencia y no le permitió regresar al Anáhuac.

Esto es una pequeña muestra de quién en verdad fue este siniestro personaje, el que la cultura dominante hispanista de México, lo quiere mantener como un heroico y valiente conquistador. Sin embargo, el ?síndrome de Cortés? nos alcanza hasta nuestros días de manera total y contundente, y aunque usted no lo crea, define mucho el comportamiento de aquellos que en estas tierras llegan al poder.

Robar, mentir, violar y asesinar, es la ley de Hernán Cortés. Esa actitud despiadada con los ciudadanos, máxime, sin son de descendencia anahuaca, históricamente comienza con las matanzas de Cholula y del Templo Mayor, pero siguen en ríos de sangre que recorren todos los pasajes de nuestra historia y llega con las matanzas de Tlatelolco o de Ayotzinapa y Nochixtlán.

Esa forma de torcer la ley, para violarla ?legalmente?, inicia con Cortés. Por ejemplo: Cortés traiciona a Velázquez, que tiene el permiso de la corona para ?rescatar oro?, es decir robar. Para invadir y fundar, se requeriría otro permiso que tenía un costo en el porcentaje de lo robado más alto. Cortés funda el ayuntamiento de Veracruz, pone autoridades títeres, renuncia a la expedición de Velázquez y crea otra expedición, para actuar dentro del ?marco de la ley?. Algo muy parecido al Pacto por México, reformar la Constitución para entregar ?legalmente? el petróleo a las empresas trasnacionales. Es lo mismo, pero diferente.

Si no conocemos la historia, estamos obligados a repetirla una y otra vez. La invasión no ha terminado, antes llegaban en galeones, hoy llegan en aviones, antes traían espadas y arcabuces, hoy tren dólares y euros, pero a final de cuentas, hoy hacen más daño que en el siglo XVI. El síndrome de Hernán Cortés es requisito para ser funcionario o político en este país colonizado, racista, clasista e hispanista. Educayotl AC. ?Descolonizar es dignificar?.

Buscar