Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

27,833,126

APUALA, EL LUGAR DE NACIMIENTO DE LOS TOLTECAS.

Hits:17616

Los viejos abuelos del Anáhuac, como todas las antiguas y grandiosas civilizaciones, trasmitieron algunos de sus profundos conocimientos a través de parábolas, historias y mitos, para que sirvieran en la construcción de una vida armoniosa, tanto en lo personal como en la colectivo.

 

 

 

 

   Como hemos dicho, los Viejos Abuelos constituyeron una sola civilización, con muchas culturas diferentes en tiempo y espacio. Pero todas son hijas 

de la misma madre, nos referimos a la Civilización Madre del Anáhuac.

Por ejemplo: El mito de la “Serpiente emplumada”, está presente en todas las culturas y a lo largo de los siete milenios y medio de vida independiente y libertaria, antes de que llegaran los invasores europeos.  

La Serpiente Emplumada los nahuas la conocían como Quetzalcóatl, pero los mayas le llamaban Cuculkan y los zapotecas Beelaguetza. En sus respectivas lenguas, cada una se refería a la metáfora de la Serpiente Preciosa.


Pero filosóficamente Quetzalcóatl significa el más elevado punto de equilibrio entre el espíritu y la materia. Es decir, el Quetzal como el ave más bella vuela en las alturas, simbólicamente representa la fuerza espiritual que nos eleva, y Cóatl, la serpiente, que es el animal más inteligente, que repta sobre la tierra.

 

El “Quetzal-cóatl” es el logro del maravilloso equilibrio entre el espíritu y la materia. De esta manera el Quetzalcóatl es filosóficamente una propuesta metafórica de mantener en nuestra vida cotidiana, un sabio y difícil equilibrio entre el mundo espiritual y el mundo material.

 

De la misma forma la cultura mixteca, retoma una parábola fundadora de su cultura. El nacimiento del pueblo mixteco en Apuala. Todas las culturas antiguas han retomado el misterio del nacimiento y la muerte, como parte fundamental de su conciencia de ser.

 

De esta manera, en Apuala existe un gruta debajo de una gran fisura en una montaña. A cierta hora y en un punto del camino que baja a Apuala, por efecto de la luz y las sombras, se puede apreciar claramente la figura de una enorme vagina.   Asombrosamente, la gruta tiene una forma muy parecida a una vagina. Entrada muy estrecha, para luego ascender a una cámara que está en lo alto, como un útero. En esta cámara se debieron realizar ceremonias de “creación humana”. De las entrañas de la gruta permanentemente fluye “el agua creadora”.  

Seguramente ayudados de los enteógenos, como el hongo, el peyote o algún otro, que los Viejos Abuelos los usaban para investigar y construir el conocimiento, se realizaban transformaciones de conciencia y ampliación de la percepción.  

El “nacimiento” de estos hombres y mujeres de conocimiento, metafóricamente se realizaban en esa gruta, en la que debieron estar un tiempo simbólico “de gestación”, para salir de las entrañas de “La Madre Querida” e iniciar su camino al Sol. En Apuala debieron nacer los Guerreros de la Muerte Florecida.  

Esta debe ser la razón por la cual, los mixtecos le dieron un sentido sagrado y ritual a esta gruta. Los sabios mixtecos, hombres y mujeres de conocimiento, nacían de la sabiduría y bondad de La Madre Tierra.

Pero es importante subrayar, que esta gruta, no fue “propiedad” de los mixtecos, sino de todos los pueblos del Anáhuac. Seguramente que hombres y mujeres de conocimiento de todo el Anáhuac, desde el Norte de E.U. hasta Nicaragua, venían a Apuala a realizar esta ceremonia de “nacimiento a la Toltecáyotl”, es decir, a la sabiduría del Anáhuac.

 

Apuala se encuentra en la mixteca oaxaqueña, a 40 km de Nochixtlán, Oaxaca.

Buscar