Cursos

Podcast

Canales Youtube

Visitantes

31,149,288

LA DESPROPORCIONADA EXALTACIÓN DE LA CULTURA MEXICA

Hits:9256

LA DESPROPORCIONADA EXALTACIÓN
<br>DE LA CULTURA MEXICA
La narrativa del Estado mexicano, que es claramente neocolonial y de ideología criolla, se basa en tergiversar la historia, para hacer creer al pueblo que el centro más importante de la cultura del Anáhuac eran los mexicas y la ciudad de México Tenochtitlan. No solo eso, se llega hasta la desproporción de hacer creer que los mexicas, ese pueblo nómada, cazador y recolector que bajó de los desiertos del Norte al Altiplano Central en el siglo XII, los que no tenían rostro, son los creadores de la civilización del Anáhuac. Toda esta estrategia de engaño al pueblo, es para reforzar la supuesta autoridad moral e histórica de los criollos, de tener el poder estos últimos dos siglos y hacer de la ciudad de México, el centro gravitacional de la civilización derrotada, invisibilizando a las demás culturas que habitan en lo que hoy llaman indebidamente México.

Pero la verdad es que, los mexicas y Tenochtitlán eran, para 1519, el punto más débil del Anáhuac, debido a la fractura ideológica religiosa de la elite mexica, entre los que apoyaban la ideología materialista de Huichilopoztli, en contra de los que pretendían regresar a la ideología espiritual de Quetzalcóatl. La lucha entre la milenaria Toltecáyotl y la recientemente creada por Tlacaélel, la Mexicayotl, hacía sumamente débiles a los mexicas.

Los demás pueblos del Anahuac NO trasgredieron la dualidad Tláloc-Quetzalcóatl estructurada milenariamente por la Toltecáyotl, solo fueron los mexicas. Por esta razón, asesorados por Malinche, iniciaron la agresión sobre Tenochtitlán. Justamente por esta debilidad, fueron recibidos como embajadores de Quetzalcóatl, como se los instruyó Malinche a los filibusteros.

LA DESPROPORCIONADA EXALTACIÓN
<br>DE LA CULTURA MEXICALos purépechas, los mixtecos, los caxcanes, los zapotecos, entre muchos otros, podían derrotar al puñado de 450 filibusteros, mal armados, enfrentados entre sí y en permanente insubordinación en contra del líder de la banda de delincuentes. Solamente, el valiente tlaxcalteca Xicoténcatl, derrotó en las primeras escarnamusas a los invasores, demostrando la falsedad del mito de la superioridad española, motivo por el cual tuvo que ir Malinche a Tlaxcala a negociar la alianza en contra de los mexicas.

Pero, sobre todo, hay que señalar que los mayas se mantuvieron en guerra total contra los invasores hasta el año de 1697, y los caxcanes casi derrotan a los españoles en la llamada Guerra del Mixtón 1540-1551. Tanto el Virreinato de la Nueva España, como la República Mexicana, en estos cinco siglos, han estado en permanente guerra de ocupación en contra de los pueblos ancestrales para quitarles sus tierras y sus recursos naturales. Desde la matanza de Cholula en Puebla hasta la matanza de Nochixtlán en Oaxaca, la agresión institucional con los tres poderes y los tres niveles de gobierno ha sido absoluta y total.
Especialmente en los últimos gobiernos neoliberales, que literalmente entregaron el país a las empresas trasnacionales y se dedicaron con esmero a destruir la infraestructura, como es Pemex y CFE, entre otras muchas empresas de carácter estratégico que mantenían la soberanía económica y política.

El discurso oficial gira en torno al 13 de agosto de 1519, con la derrota de los mexicas en medio de una terrible epidemia de viruela, que no se toma como el factor decisivo para la derrota de Tenochtitlán. Exaltando la supuesta figura guerrera del puñado de filibusteros, que no eran un ejército y tratando de ocultar la participación del tlatoani texcocano Ixtlilxóchitl, que, con sus trescientos mil guerreros, fueron militarmente los que encabezaron la lucha fratricida entre pueblos nahuas.

El Estado mexicano oculta la situación que tenían los demás pueblos del territorio del Anáhuac, quienes no estaban en un momento de decadencia y conflictos internos como los mexicas. Oculta también que se estaba viviendo un periodo de decadencia filosófica y espiritual, solo por los mexicas, pero que, a pesar de esta decadencia, Tenochtitlán era la ciudad más grande del mundo en ese momento, la que contaba con la mejor urbanización que no tenía ninguna ciudad europea. Ocultan que la alimentación la salud, la educación y la organización, de la que gozaban todos los habitantes del Anáhuac, era superior a la de Europa producto de la Edad Media.

Esta conmemoración, se debería utilizar para ventilar la anquilosada y tendenciosa historia oficial. No se puede seguir usando los textos del siglo XVI, como fuentes históricas, porque todos están escritos de manera tendenciosa y llenos de falsedades, comenzando con los escritos de Cortés. Se necesita una historia descolonizada, analítica y crítica. Analizar todos los mitos, fantasías y mentiras que, el Estado, ha creado sobre un hecho histórico, que es una herida abierta, purulenta y dolorosa, que no se quiere tocar, pero además de dolerle al pueblo, le impide tener una conciencia histórica y una identidad cultural ancestral, descolonizada. El problema central de México, no es político o económico, es de conciencia. El Estado ha logrado un pueblo sin conciencia, al quitarle su memoria histórica y su identidad cultural ancestral. Mientras no exista conciencia no habrá responsabilidad, dignidad ni democracia. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado.

Buscar